¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

viernes, 13 de diciembre de 2013

EL IMPERIALISMO

He aquí algunos antecedentes. Al cumplirse el primer cuarto del siglo XX, Japón, en menos de cincuenta años, de ser un país prácticamente medieval, en una vertiginosa ascensión, se había transformado en una potencia militar y marítima. Ocupando Formosa, prácticamente, controlaba el mar de la China, pero los objetivos finales de Japón eran los territorios continentales de China y de Corea. Esta presencia japonesa en la zona, es el punto de partida del cese de Gran Bretaña como la primera potencia de Asia; por eso, los británicos recurrieron a Rusia para oponerla a la expansión japonesa.

        La señal de la pérdida de prestigio británico es la ocupación de Port Arthur por los rusos. Rusia, obtenía ayuda económica de su aliada Francia, que necesitaba para afianzarse en los dominios de Corea, Manchuria y Mongolia exterior. Son tres los imperialismos que se disputan la hegemonía de Asia:
- Gran Bretaña, instalada en la India, lo que le permite el absoluto dominio del océano Indico;
- Rusia, se enseñorea desde Siberia hasta Turkestán, con los ojos puestos en China,
- Japón que, desde Corea y Formosa, también codicia a China.

        Pero, además, otras potencias europeas, aunque en menor escala, estaban instaladas en Asia: Francia en Indochina y Holanda en Insulindia, aunque son los tres grandes imperialismos los que pretenden el dominio de China. Gran Bretaña, poseedora del dominio del mar (Great Britain rules the waves) no estaba integrada en la comunidad europea por su reiterado aislamiento. Esta circunstancia la lleva a aliarse con Japón, como preventivo anti-ruso; a su vez, Rusia, aliada de Francia, cuyos intereses en Asia eran importantes para ella, encabezaba el apoyo de los países continentales, formando lo que podría llamarse el imperialismo terrestre como respuesta al reto al poderoso imperialismo marítimo de Japón e Inglaterra.

        Además, aparece en el mapa una nueva potencia marítima, Estados Unidos, lo que transforma significativamente el equilibrio mundial, porque entonces Gran Bretaña ha dejado de ser, en solitario, la reina de la mares.

        Este tercero en discordia ha subido vertiginosamente en sus niveles de producción industrial y, como consecuencia, conquista el primer lugar en el mundo: su capitalismo alcanza los mismos niveles del capitalismo británico. Por parte, su potencia económica y productiva transforma a Estados Unidos en el país rector, en lo político y en lo industrial en las tres Américas, consolidando aún más su poderío con la conquista de las Filipinas.

        Gran Bretaña cedió posiciones en Asia ante los avances de Japón y los Estados Unidos de Norteamérica, pero buscó su compensación en África, ocupando el Sudán y estableciendo la República Bóer.

Son tres los imperialismos que se disputan la hegemonía de Asia:
- Gran Bretaña, instalada en la India, lo que le permite el absoluto dominio del océano Indico;
- Rusia, se enseñorea desde Siberia hasta Turkestán, con los ojos puestos en China,
- Japón que, desde Corea y Formosa, también codicia a China.

            Pero, además, otras potencias europeas, aunque en menor escala, estaban instaladas en Asia: Francia en Indochina y Holanda en Insulindia, aunque son los tres grandes imperialismos los que pretenden el dominio de China.

           Gran Bretaña, poseedora del dominio del mar (Great Britain rules the waves) no estaba integrada en la comunidad europea por su reiterado aislamiento. Esta circunstancia la lleva a aliarse con Japón, como preventivo anti-ruso; a su vez, Rusia, aliada de Francia, cuyos intereses en Asia eran importantes para ella, encabezaba el apoyo de los países continentales, formando lo que podría llamarse el imperialismo terrestre como respuesta al reto al poderoso imperialismo marítimo de Japón e Inglaterra.

           Además, aparece en el mapa una nueva potencia marítima, Estados Unidos, lo que transforma significativamente el equilibrio mundial, porque Gran Bretaña ha dejado de ser, en solitario, la reina de la mares.

           Este tercero en discordia ha subido vertiginosamente en sus niveles de producción industrial y, como consecuencia, conquista el primer lugar en el mundo: su capitalismo alcanza los mismos niveles del capitalismo británico.


           Por parte, su potencia económica y productiva transforma a Estados Unidos en el país rector, en lo político y en lo industrial en las tres Américas, consolidando aún más su poderío con la conquista de las Filipinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario