¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

sábado, 16 de febrero de 2019

EL FRENTE POPULAR Y LA SEGUNDA REPÚBLICA

Hace 83 años, el 16 de febrero de 1936, el Frente Popular, la coalición electoral creada en enero de ese año por los principales partidos de izquierda españoles, ganó las últimas elecciones de la Segunda República con una amplia mayoría: 288 diputados de un total de 481 escaños.

Antecedentes del Frente Popular

A finales de 1935 empezó a gestarse una gran coalición de partidos de izquierdas que se preparaba para las elecciones de febrero de 1936 y que poco más tarde se conocería como Frente Popular. El pacto entre republicanos y socialistas pretendía un programa reformista pero desde la derecha se identificó como un pacto revolucionario. El llamado Frente Nacional o de Orden se creó para oponer sus intereses a los de las izquierdas en las elecciones más reñidas que hasta entonces había vivido España.

La larga campaña electoral que tuvo lugar entre el 4 de enero y el 16 de febrero de 1936 se prometía como una de las más duras de la historia de España. La unidad de las izquierdas quedó plasmada en el Frente Popular, la coalición izquierdista formada ante las elecciones de 1936 propuesta por el Partido Comunista. Además los anarquistas, aunque no entraron a formar parte del Frente Popular por negarse ideológicamente a colaborar con un sistema democrático, apoyaron las candidaturas para la liberación de los presos políticos. Oponiéndose a ellos se formó el Frente Nacional o de Orden cuya cabeza más visible era la CEDA de Gil Robles que lanzó una agresiva campaña electoral presentándose como la última y única alternativa de defensa ante una inevitable revolución bolchevique. Su fotografía de jefe miraba retadoramente desde los carteles situados en la Puerta del Sol madrileña. Dentro de esa coalición derechista quedó fuera la Falange porque no hubo entendimiento entre José Antonio Primo de Rivera y Gil Robles. Este hecho, de relativa poca importancia, marcaría el desarrollo posterior de la guerra civil.

La izquierda publicó un manifiesto con la petición de “amplia amnistía” y readmisión de los despedidos como ejes comunes. La CEDA centró su campaña "¡Contra la revolución y sus cómplices!", con una visión catastrofista de lo que había significado hasta entonces la República. Para la izquierda, quedaban atrás dos años de destrucción de las reformas republicanas, el "bienio negro". La CEDA, que no había podido cumplir su objetivo de rectificar a fondo el rumbo reformista, prometió la revisión total de la Constitución. La extrema derecha, con Calvo Sotelo a la cabeza, consideraba ya acabada a la República y presentaba, sin ambigüedades, su Estado autoritario y corporativo. La fecha de las elecciones para decidir todo eso, un nuevo rumbo para la República o su muerte definitiva, era el domingo 16 de febrero de 1936.

El programa del Frente Popular

Las negociaciones con los partidos republicanos fueron largas y no siempre fáciles. Sin embargo, tanto socialistas como comunistas estaban dispuestos a llegar a un acuerdo que permitiera forjar una unidad de las fuerzas antifascistas frente a la reacción. Para tal fin, tuvieron que hacer concesiones hasta ponerse de acuerdo sobre un programa bastante moderado, en el que se abordaban, entre otras, cuestiones de orden político y social:

  • Concesión de una amplia amnistía de los delitos político-sociales
  • Readmisión en sus puestos de trabajo de los obreros despedidos por sus ideas o por motivo de huelgas políticas
  • Restablecimiento del imperio de la Constitución
  • Adopción de medidas en favor de los cultivadores directos y acceso a la propiedad de la tierra de quienes la venían trabajando durante cierto tiempo
  • Adopción de medidas de fomento de la industria y el pequeño comercio
  • Establecimiento de planes de construcción de viviendas, de obras de riego y de obras publicas
  • Establecimiento de una dirección del Banco de España que cumpliera su función de regulación del crédito conforme lo exigiera el interés de la economía española, y sometimiento de la Banca privada a “reglas de ordenación”
  • Reforma fiscal destinada a garantizar una redistribución lo más equitativa posible de las cargas públicas
  • Mejora de las condiciones morales y materiales de los trabajadores
  • Establecimiento de salarios mínimos a fin de asegurar a la clase trabajadora una existencia digna
  • Creación de escuelas primarias, secundarias y de formación profesional
  • Acceso a la enseñanza meda y superior de la juventud obrera y, en general, de los estudiantes seleccionados por su capacidad
  • Restablecimiento del Estatuto de Autonomía de Cataluña y desarrollo de los estatutos de autonomía consignados en la Constitución
  • Desarrollo de una política de adhesión a los principios y métodos de la Sociedad de Naciones
Firmaron el Pacto del Frente Popular los siguientes partidos y organizaciones: Izquierda Republicana, Unión Republicana, Partido Socialista, Partido Comunista, Partido Sindicalista y Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM).
Victoria del Frente Popular

España acudió a las urnas el 16 de febrero. Unos 34.000 guardias civiles y 17.000 guardias de asalto garantizaron el orden. Los resultados, dados a conocer el 20 de febrero, fueron los siguientes:

Electores..................13.553.710 
Votantes.....................9.683.335 (71,4%) 
Frente Popular............4.654.116 (34,3%) 
Frente Nacional..........4.503.505 (33,2%) 
Centro y vascos.............525.714 (5,4%)


El Frente Popular obtuvo 263 escaños, la derecha 156 y los diferentes partidos del centro 54. El electorado votó sobre todo a socialistas, republicanos de izquierda y católicos. En el Frente Popular, los primeros puestos en las candidaturas los ocuparon casi siempre los republicanos del partido de Azaña, y en la derecha fueron a parar a la CEDA, lo cual no confirma, frente a lo que se ha dicho en ocasiones, el triunfo de los extremos. Los candidatos comunistas siempre estuvieron en el último lugar de las listas del Frente Popular y los 17 diputados obtenidos, después de conseguir sólo uno en 1933, fueron el fruto de haber logrado incorporarse a esa coalición y no el resultado de su fuerza real. La Falange sumó únicamente 46.466 votos, el 0,5% del total. Había 33 partidos representados en las Cortes, de los que sólo 11 consiguieron más de 10 diputados. Un parlamento muy fragmentado, más que polarizado, en el que además el partido que había presidido los gobiernos en los dos años anteriores se convirtió en un mero espectador.

El presidente de la República pidió nuevamente a Manuel Azaña que formara gobierno. Pero nada podía ya detener las pasiones políticas. En la ciudad los puños y las pistolas habían reemplazado al debate político, en el campo la violencia se había convertido en el último recurso para escapar de la pobreza. En Extremadura la paciencia de los jornaleros extremeños se había agotado. En un solo día, el 25 de marzo de 1936, unos 60.000 jornaleros ocuparon casi 3.000 fincas. Los terratenientes ya no temían sólo por sus posesiones sino por sus vidas. El descontento popular tenia el signo opuesto en Navarra, el feudo carlista de campesinos profundamente conservadores estaban dispuestos a defender Dios, Patria y Rey hasta la muerte. Los carlistas se habían rebelado contra la anarquía liberal en el siglo XIX, ahora se disponían a enfrentarse a una República que consideraban roja y atea. Para un número creciente de militares el golpe de estado era la única forma posible de restablecer el orden. Advertido de las conspiraciones militares, el gobierno decidió enviar a los generales mas abiertamente derechistas lejos de la Península. El general Franco fue enviado a las islas Canarias, el general Mola fue únicamente trasladado a Pamplona donde se convirtió en el “Director”, el cerebro del complot.


sábado, 9 de febrero de 2019

CANTOS COMUNISTAS

Comunista soy por muchas razones
porque al analizar el mundo me dí cuenta de sus injusticias
y entendí que un mundo comunista era necesario
y hay que enarbolar nuevas banderas rojas de nuevas revoluciones

Comunista como Lenin que unió la práctica y la teoría
dedicado al triunfo de la clase obrera y al llanto de la burguesía
arengando a las masas con discursos afilados
siendo un hombre más entre sus paisanos

Comunista como Jose Diaz y Líster y muchos otros camaradas
que, fortaleciendo el Partido, impulsaron el Frente Popular contra el fascismo
sabiendo que la clase obrera es la verdadera expresión del patriotismo
y, que en sus manos, está la salvación y la emancipación anunciadas

Comunista como Marx y Engels que teniendo capital
dedicaron su vida entera a defender a la clase obrera
denunciando la explotación de aquellos que tiene más

Comunista soy, hijo del proletariado
Comunista hasta morir, idealista convencido
Comunista, rojo, del pueblo un soldado
siempre fiel, siempre en la vanguardia del Partido

porque a pesar de que nos intentarán callar
llevamos un nuevo mundo en los corazones
con un sentimiento de lucha incapaz de frenar
y seguiremos entonando himnos de revoluciones.

miércoles, 6 de febrero de 2019

OLIVER LAW Y LA BRIGADA LINCOLN

Decía el Che Guevara que la solidaridad era la ternura de los pueblos. Esa ternura y ese altruismo fue el que animó a los 67000 voluntarios de las Brigadas Internacionales a luchar contra el fascismo y defender la democracia durante la Guerra Civil Española. De  todos ellos, unos 2.800 estadounidenses combatieron contra Franco durante la Guerra de España.

Estados Unidos y La Segunda República Española

En un sótano del bajo Manhattan (Nueva  York), tres destacados miembros de organizaciones comunistas asentadas en la ciudad comentan las instrucciones llegadas desde Moscú. El Komintern instaba al pueblo estadounidense a sumarse a la movilización internacional para defender la República española de la rebelión militar apoyada por la Alemania nazi y la Italia fascista.

Unos días antes ya habían llegado a la península los primeros voluntarios europeos para unirse a un Ejército Popular que los líderes republicanos habían logrado organizar para sustituir a las combativas pero desorganizadas y poco preparadas milicias. La lejanía geográfica y la propia situación política interna había provocado que los camaradas estadounidenses atendieran con retraso al llamamiento de Moscú. Sin embargo, el reclutamiento comenzó inmediatamente y los primeros yanquis pisarían territorio español en enero de 1937.

Owen Appleton fue uno de los primeros en alistarse. Graduado con honores por la Universidad de Harvard llegaría a ser secretario del Batallón Lincoln y acabó muriendo en una trinchera del frente del Ebro. El perfil de Owen se corresponde con el de buena parte de los compañeros con los que combatiría en España. Entre ellos había marineros, desempleados y obreros industriales, pero un importante porcentaje estaba formado por profesores, estudiantes, artistas e intelectuales.

Incluso los hijos del alcalde de Los Ángeles, que también moriría en suelo español, y del gobernador de Ohio decidieron dejar atrás la comodidad y seguridad de sus hogares para participar en la que consideraban, con acierto, la primera gran batalla contra el fascismo internacional. Unas 60 mujeres se sumarían durante los años de la guerra al contingente norteamericano.

No se trataba, por tanto, de jóvenes impulsivos. De hecho, la media de edad rozaba los 27 años, sino de personas formadas y comprometidas ideológicamente con la arriesgada empresa que iban a acometer. Comunistas (en mayor porcentaje) socialistas, progresistas… los historiadores coinciden en que más que una ideología concreta, lo que empujó a cerca de 2.800 estadounidenses a cruzar el Atlántico para combatir en España fue un espíritu de solidaridad internacional y un profundo sentimiento antifascista.

Uno de cada tres voluntarios era judío que ya veía en el triángulo Hitler-Franco- Mussolini una clara amenaza para la supervivencia de su pueblo. La miseria provocada por la Gran Depresión incrementó, además, la conciencia de clase de estos jóvenes que veían como crecía en su país, día a día, la desigualdad social, al tiempo que se mantenía una brutal discriminación racial contra las minorías.

Tom Page fue uno de los 85 afroamericanos que formaban parte del contingente de voluntarios estadounidenses: “Fue la primera vez en mi vida que me sentí tratado con dignidad, como un ser humano y por eso lamenté siempre haber dejado aquel país”, afirmaba al recordar su dura experiencia en España. “Durante el tiempo que estuve en España nadie miró mi color de piel. Cuando regresé a EE.UU pensé que las cosas habrían cambiado. No fue así” añadía Salaria Kea, la única mujer negra que formó parte de la Brigada Lincoln.

El papel de la Brigada Lincon

Los primeros voluntarios estadounidenses llegaron a España en enero de 1937 y se integraron en la XV Brigada Internacional. Posteriormente, otros norteamericanos se integrarían en diversos cuerpos del Ejército Popular republicano. Es por esta razón por la que los supervivientes y sus descendientes utilizarían, y siguen utilizando hoy en día, el término “Brigada Lincoln” para referirse al conjunto de los estadounidenses que sirvieron en diversas unidades durante la Guerra de España.

Tras un demasiado corto periodo de entrenamiento en Tarazona de la Mancha (Albacete) y Villanueva de la Jara (Cuenca) los batallones Lincoln y Washington tuvieron un sangriento bautismo de fuego en la batalla del Jarama. Se calcula que entre el 6 y el 27 de febrero perdieron a 400 hombres, la mitad del total de bajas que sufrirían durante toda la guerra. Sin apenas tiempo para restablecerse, los voluntarios combatieron en Boadilla del Monte, Villanueva de la Cañada y Brunete donde cayó Oliver Law, el primer afroamericano en la historia de los Estados Unidos que comandó una unidad militar. Bajas como la de Law provocaron que los dos batallones se fusionaran, a la vez que se creaba otro, el Mackenzie-Papineau en el que se integrarían nuevos voluntarios recién llegados desde Nueva York.

El recorrido bélico de los estadounidenses continuó por las batallas más sangrientas y decisivas: Belchite, Teruel y, finalmente, el Ebro donde el batallón Lincoln acabó de labrarse un prestigio glorioso por su forma de resistir ante la ya evidente superioridad del Ejército franquista.

El 22 de septiembre de 1938 los internacionales de la XV Brigada recibieron la orden de retirada. La República había adoptado esta sorprendente medida con la ilusoria esperanza de que arrastrara a Hitler y a Mussolini a tomar idéntica decisión. A finales de octubre los brigadistas desfilaban por Barcelona donde les despedía una multitud encabezada por Dolores Ibárruri, La Pasionaria: “No os olvidaremos; y cuando el olivo de la paz florezca, entrelazado con los laureles de la victoria de la República española, ¡volved!…“

Oliver Law

Oliver Law fue el primer afroamericano en dirigir una fuerza militar integrada en la historia de los Estados Unidos. Law nació en el oeste de Texas el 23 de octubre de 1900. Mientras aún estaba en su adolescencia, se unió al Ejército de los EEUU. Y desde 1919 hasta 1925 se desempeñó como soldado en la 24ª Infantería, un traje negro estacionado en la frontera con México. Después de dejar el ejército, Law se mudó primero a Bluffton, Indiana, donde trabajó en una planta de cemento y, poco después, a Chicago, donde condujo un taxi para la Yellow Cab Company. Con el inicio de la Ley de Depresión se desvió entre las filas de los desempleados. Con el tiempo, consiguió un trabajo como estibador y se unió a la Asociación Internacional de estibadores. Después de esto, Law abrió un pequeño restaurante y cuando esta empresa fracasó, se fue a trabajar para la Administración de Proyectos de Obras. Mientras estaba sin trabajo, Law se unió a la Defensa Internacional del Trabajo y en 1932 el Partido Comunista. Sus actividades políticas lo llevaron a frecuentes encuentros con el Escuadrón Rojo de la Policía de Chicago durante uno de los cuales fue golpeado gravemente. Poco antes de partir hacia España, Law fue arrestada mientras dirigía un mitin para protestar por la invasión de Etiopía por parte de Italia. Durante este período, Law se casó con Corrine Lightfoot, hermana de un prominente afroamericano en el Partido Comunista, Claude Lightfoot.

Law estuvo entre los primeros voluntarios de los Estados Unidos. Recibió su pasaporte el 7 de enero de 1937 y se fue a Francia, a bordo del París , el 16 de enero de 1937. En España, las cualidades de liderazgo de la ley y la experiencia militar previa fueron altamente valoradas. Primero se desempeñó como Líder de Sección de una compañía de ametralladoras. Cuando el batallón Lincoln se reorganizó después de los desastrosos asaltos del 27 de febrero de 1937 en Jarama, Law fue ascendido a Comandante de la compañía. Law continuó avanzando en rango durante el largo período de guerra de trincheras en el frente de Jarama. Fue seleccionado como Ayudante del Comandante del Batallón. 

Luego de un intento fallido de formar un sistema de regimiento dentro de la brigada y el comandante de Lincoln, Martin Hourihan, fue transferido al personal del regimiento, Oliver Law fue elegido para reemplazarlo y se le dio el rango de capitán. Law dirigió al batallón Abraham Lincoln durante los días iniciales de la ofensiva de Brunete. El 10 de julio de 1937, el cuarto día de la campaña, fue herido de muerte mientras dirigía su comando en un asalto a Mosquito Ridge. Cincuenta años después de su muerte, el logro histórico de Law fue reconocido cuando el alcalde de Chicago, Harold Washington, declaró el 21 de noviembre de 1987 "Oliver Law y Abraham Lincoln Brigade Day"

Héroes y villanos

Una parte importante de los 2.000 supervivientes combatió en la II Guerra Mundial. Sus superiores se debatían entre la admiración por quienes tenían en sus espaldas una impagable experiencia en el combate y la desconfianza por los ideales que les habían llevado a pelear en España. Sus expedientes fueron marcados con las iniciales P.A. (premature antifascist), un estigma que les pondría en el punto de mira, años después, pero del que los miembros de la Lincoln se sentirían orgullosos hasta el final de los días.

Tras la caída de Hitler, los veteranos de la Brigada tuvieron que hacer frente a una nueva amenaza. Los años del macartismo y de la llamada caza de brujas les convirtió en sospechosos en una época en que el Estado creía ver conspiradores comunistas detrás de cualquier cortina. Resignados a no recibir reconocimientos oficiales, en los años 70 crearon el ALBA (Archivos de la Brigada Abraham Lincoln) para preservar y difundir su memoria. Igualmente, el único monumento que les recuerda en su patria, ubicado en San Francisco, fue financiado por ellos mismos.

Quizás el reconocimiento final les llegue muy pronto, ahora que todos los supervivientes han fallecido, y de la forma más inesperada. David Simon, creador de la célebre serie de televisión “The Wire”, afirmó recientemente que “sueña con realizar una serie sobre la Brigada Lincoln”.

La solidaridad por bandera

El internacionalismo proletario tiene dos elementos importantes: la solidaridad con los procesos revolucionarios de todos los pueblos del mundo, que se expresa a través de la prestación de ayuda a éstos para que alcancen éxito; y el aprendizaje de lo que ellos tengan de positivo para alcanzar los comunes objetivos de la causa revolucionaria de los trabajadores.

La lucha contra el fascismo en España terminó con una derrota temporal, pero abrió el camino a la victoria en 1945.  Las palabras de la Pasionaria en 1938, "¡Volved!, cuando el olivo de la paz florezca...", resonaron en los oídos de estos voluntarios cuando en noviembre de 1996 volvieron a España a recibir el encendido y merecido homenaje del pueblo español. Habían transcurrido 60 años, pero su gesta quedó finalmente reconocida.


lunes, 14 de enero de 2019

JOHN DOS PASSOS Y LA LITERATURA ANTIMILITARISTA

Frente a tantas matanzas reales y potenciales, el siglo XX propició asimismo una reacción antibelicista como tampoco se había conocido hasta entonces. Esa sana reacción moral se expresó en diversos ámbitos de la cultura humana, la literatura entre ellos. Entre los escritores que surgieron reaccionando a la barbarie, destaca la figura de John dos Passos.

John dos Passos: su vida

Escritor estadounidense representativo de la "generación perdida", cuyas novelas, amargas y profundamente impresionistas, atacan la hipocresía y el materialismo de los Estados Unidos entre las dos guerras mundiales y tuvieron una honda influencia en varias generaciones de novelistas europeos y estadounidenses, Dos Passos nació el 14 de enero de 1896 en Chicago. Nieto de un zapatero portugués e hijo ilegítimo de un abogado, fue educado en el hogar materno. En 1917 se graduó en la Universidad de Harvard, donde conoció a intelectuales vinculados al grupo "estetas de Harvard". Durante la Primera Guerra Mundial fue conductor de ambulancias en el frente francés, experiencia que le proporcionó material para su novela Iniciación de un hombre: 1917 (1920). El reconocimiento de la crítica y del público le llegó con su siguiente novela, amarga y antibelicista, Tres soldados (1921), con la cual alcanzó el reconocimiento de la crítica por su amargo antibelicismo. 

Inspirada en su propia experiencia, La Iniciación de un hombre: 1917 recoge el recorrido del narrador, chófer de ambulancias, por diferentes lugares para ofrecer un panorama visual y sonoro de la guerra que mezcla breves descripciones, en las que Dos Passos da libre curso a una estética sensual, con diálogos en los que todo tipo de personajes, soldados, oficiales, médicos, pero también ancianos o tenderos que viven en zonas de combates, expresan sus opiniones sobre la guerra… Tres soldados es la segunda novela del escritor estadounidense. En ella, va más allá en su denuncia de la guerra, poniendo en escena a varios soldados procedentes de distintas clases sociales durante las largas esperas en las trincheras puntuadas de tiroteos de gases…

Al terminar la guerra, su país le dio permiso para quedarse en París con el fin de cursar estudios de antropología en la Sorbona. 

Ambas obras se inscriben en la temática característica de la Generación perdida: aunque se defiende al individuo en rebelión, se acaba condenándolo al fracaso. Pero en 1925 publicó su monumental Manhattan Transfer, que por su peculiar estructura abrió una nueva manera de escribir y de entender la ciudad: como un organismo poderoso y en cierto sentido autónomo de los seres que la habitan.


Manhattan Transfer (1925), una visión panorámica de la vida neoyorquina entre 1890 y 1925, tuvo un éxito inmenso. Esta poderosa novela, construida con fragmentos de canciones populares, titulares de prensa, pasajes de monólogo interior y fragmentos naturalistas de las vidas de una multitud de personajes sin relación entre sí, determinó el estilo de las mejores de sus últimas novelas. Manhattan Transfer enmarca una visión del Nueva York de principios del siglo XX abandonando el tradicional análisis caracteriológico o psicológico de los personajes por una indagación más sociológica y colectiva.

 Su trilogía USA (reunida en 1938), en el mismo estilo, amplió su panorama para abarcar todo el país. Comprende las novelas El paralelo 42 (1930), 1919 (1932) y El gran dinero (1936), y describe el crecimiento del materialismo estadounidense desde la última década del siglo pasado a la Gran Depresión. En este ambicioso proyecto, Dos Passos expresó buena parte de la filosofía de la historia que habían compartido los intelectuales de su país durante el período de 1920 a 1940. Ya en 1926 había publicado artículos políticos con una visión más bien de izquierda; sin embargo, a partir de 1930 se fue decepcionando hasta devenir un conservador nacionalista, nostálgico de una especie de pasado mítico de Estados Unidos, que intentó recuperar en sus novelas y ensayos posteriores. Pero tales obras no alcanzaron (con excepción de sus memorias, Años inolvidables) la calidad e importancia de sus ciclos urbanos.

Dadas sus dotes observadoras, viajó por Europa, Oriente Próximo y Marruecos como periodista y el resultado fue una gran desilusión política que plasmó en otra trilogía, Distrito Columbia, compuesta por Hombre joven a la aventura (1939), El número uno (1943) y El gran proyecto (1949). Continuó escribiendo mucho: varias novelas, libros de observaciones personales, de historia, biografía y viajes. El mejor recibido fue Mediados de siglo (1961), una novela que retomaba la técnica caleidoscópica de sus primeros éxitos para narrar otra visión panorámica de la posguerra en Estados Unidos. 

A finales de los años sesenta, ya firmemente comprometido con la defensa de los valores ultraderechistas, John Dos Passos se alejó de forma radical de esa realidad americana que le había desilusionado para volver los ojos hacia el pasado y narrar la historia de tres siglos del país de sus antepasados. Fruto de este absorto aislamiento -no ajeno a la propia meditación interior- fue la obra titulada The Portugal Story (La historia de Portugal, 1969), un libro que, publicado un año antes de la desaparición del autor, mostraba la asombrosa evolución ideológica que había experimentado John Dos Passos

En el momento de su muerte, el 28 de septiembre de 1970, en Baltimore (Maryland), Dos Passos había terminado la mayor parte de una novela, La crónica decimotercera. Póstumamente se publicó Isla de Pascua (1971), un libro de viajes, y La crónica decimocuarta (1973), sus diarios y correspondencia. El relato de Dos Passos sencillo y directo con un fondo crítico y social, que busca además una totalidad cultural, influyó mucho en escritores europeos y americanos como en el peruano Ciro Alegría, o en los españoles Camilo José Cela y Juan Benet.

"¿De qué sirve que terminen las guerras si los Ejércitos continúan en pie?" Tres soldados

John Dos Passos forma parte junto a otros autores, principalmente norteamericanos, como Faulkner, Hemingway, Steinbeck y Scott Fitzgerald de lo que la escritora norteamericana Gertrude Stein dijo a su amigo Ernest Hemingway en conversación privada que luego el escritor revelaría en sus obras Fiesta y París era una fiesta: "You're all a Lost Generation". Con esta frase la poeta estadounidense quiso transmitirle a Hemingway que, dada la admiración que muchos de estos jóvenes sentían por París y Europa en general, los Estados Unidos de América habían venido a perder a toda una generación de grandes autores. Lo que como ha demostrado el curso de los años, Estados Unidos no sólo no perdió a esta legión de escritores, sino más bien vino a enriquecer su literatura con las aportaciones que éstos trasladaron a la cultura norteamericana.

La primera gran conflagración mundial inauguró también la “era de las matanzas”, como dejó escrito el gran historiador Eric Hobsbawm, es decir, una nueva época en la que los niveles de horror y destrucción alcanzados no tuvieron parangón con nada de lo conocido con anterioridad. La carrera de armamentos entre EE.UU y la URSS desarrollada en la segunda mitad del siglo XX, potencialmente capaz de desembocar en un conflicto bélico que hubiera podido provocar la extinción de la humanidad, fue su culminación lógica.

Todo estos hechos contribuyeron de forma decisiva que el movimiento obrero de inspiración consecuentemente socialista o anarquista se opusiera a la Gran Guerra (aunque no pudiera impedir su estallido) y que ésta, a pesar de comenzar con un gran apoyo de masas, se acabara transformando en una inmensa catástrofe humana que indujo a las poblaciones, empezando por la rusa, a rebelarse contra sus respectivos estados para exigir su fin inmediato.


martes, 8 de enero de 2019

GALILEO GALILEI

La ciencia más antigua de la Humanidad es la Astronomía, que se basaba en un principio axiomático: La Tierra es el centro del Universo. No obstante, el año 2.000 años a.C., el griego Aristaco de Samos, había afirmado que el centro del Universo era el Sol. En 1473, nació Copérnico, célebre astrónomo polaco, quien escribió un libro sosteniendo, como el griego Aristaco, que: La Tierra giraba alrededor del Sol, verdadero centro del Universo.Su teoría significaba una revolución completa en el enfoque del Universo. Como tantas veces, las ideas de Copérnico cayeron en el vacío y, para resucitar, debieron esperar- no tanto como el griego de Samos - hasta la aparición en el mundo científico del matemático, físico y astrónomo italiano, Galileo Galilei (1564-1642).

Galileo fue el primero en unir las ciencias Matemáticas y Físicas que hasta entonces habían marchado separadas; esta concepción, además, le permitió unificar los fenómenos celestiales con los terrenales, destruyendo la tradicional división entre el mundo de más allá de la Luna y del mundo más acá de la Luna. Su método consistió en combinar la experimentación con el cálculo y en la transformación de lo concreto en abstracto, pero con una constante comparación de los resultados.

La experimentación había comenzado a tener importancia con las aportaciones de Roger Bacon (1220-1292) y de su homónimo Francis Bacon (1561-1626), pero fue Galileo el encargado de destruir la teoría de los griegos, y lo hizo experimentando.

Este joven científico desde su juventud se vio rodeado de la leyenda. Se cuenta que, mientras rendía el primer año en la Universidad de Pisa, visitó la catedral de la ciudad y observando la oscilación de la lámpara central, calculó que necesitaba la misma cantidad de tiempo para completar cada oscilación, sin que importara el largo del recorrido. Más tarde, hizo experimentos para comprobar su observación y sugirió el principio del péndulo, útil para regular la marcha de los relojes.

La otra anécdota atribuida a Galileo cuenta que subió a la famosa torre inclinada de Pisa y lanzó desde lo alto dos esferas de 5 y 10 kilos de peso, respectivamente: ambas golpearon el suelo al mismo tiempo. Así demostró como falacia lo que sostenía Aristóteles que la velocidad de la caída dependía del peso del objeto.

Galileo dio un paso fundamental para el desarrollo del conocimiento al utilizar la inducción como método lógico de la ciencia, por encima de la deducción. Contrariamente a lo que se había aplicado hasta entonces, el método inductivo partía de las observaciones para llegar a las generalizaciones. Esta nueva concepción constituye la piedra fundamental de la moderna Filosofía de la Naturaleza y establece que no existe la certeza de alcanzar una verdad permanente, porque la verdad de hoy puede ser modificada o desmentida por nuevas experiencias ú observaciones. Desde muy joven, Galileo estaba convencido de la verdad de la teoría de Copérnico, pero no se atrevía a defenderla por temor a quedar en ridículo ante los científicos de su época.

El año 1609, estando en Venecia, se enteró de que el holandés Lipperschey, hacía un año que había inventado el telescopio (Este invento también se atribuye a otros dos científicos, Jannsen y Metius). Galileo, como siempre, superó al inventor, construyendo un telescopìo con tres brazos y preocupándose especialmente de mejorar la curvatura de las lentes. Con estas modificaciones logró aumentar el poder de su telescopio de manera muy importante; este hecho le permitió hacer observaciones astronómicas que fueron aportaciones de trascendencia para esta ciencia: 1) Descubrió los satélites de Júpiter; 2) Comprobó que la superficie de la Luna era irregular y no plana, como se la suponía; 3) Observó que la Vía Láctea, estaba compuesta por una colección de lejanas estrellas; y 4) Descubrió las fases de Venus y reveló también las manchas solares, temas sobre los que escribió un libro.

Todo esto significaba aceptar como verdadera la condenada teoría de Copérnico, aparte de establecer que Ptolomeo, estaba equivocado.Los profesores que seguían el hilo aristotélico de los conocimientos, al ver amenazadas sus posiciones, se unieron para despertar sospechas eclesiásticas, porque la teoría de Copérnico contradecía a las Sagradas Escrituras. A este movimiento adhirieron los predicadores domínicos y, secretamente, denunciaron a Galileo a la Inquisición, acusándolo de pronunciar blasfemias contra la doctrina católica. Galileo se defendió con brío. Dejó el claro que la Iglesia recurría a interpretaciones alegóricas de las Escrituras, cada vez que tropezaba con la verdad científica.

Sin embargo, debió viajar a Roma para explicarse. Y, aunque tenía de su parte a algunos eclesiásticos expertos en estos temas, el cardenal Bellarmina, jefe teológico del catolicismo, sin valorar los argumentos científicos expuestos por Galileo, solo temió que tales afirmaciones debilitaran la lucha que sostenía con el protestantismo. Entonces, el cardenal decidió dictaminar que el libro de Galileo fuera declarado falso y erróneo.

Durante los siguientes siete años, Galileo hizo una vida de estudios, retirado en su casa; pero, en 1624, viajó a Roma esperando obtener la derogación del decreto del año 1616, aunque solo consiguió que el Papa lo autorizara a escribir sobre "los sistemas del mundo", desde los puntos de vistas de Copérnico y Ptolomeo. Pero, el Papa, advirtió a Galileo que la Ciencia no podía presumir saber cómo había sido hecho el mundo, porque Dios podría haber apelado a caminos inimaginables por el hombre y que éste no debía restringir su Omnipotencia.

A fines de 1623, Galileo publicó "Experimentando", que dedicó al Papa Urbano VII, una polémica y brillante exposición sobre las realidades físicas, afirmando que el libro de la Naturaleza está escrito en caracteres matemáticos.Su propósito era desvirtuar un intencionado panfleto suscrito por Orazio Grassi, acerca de la naturaleza de los planetas.Galileo estuvo ocupado varios años redactando su monumental obra Diálogo de los Dos Principales Sistemas del Mundo. Pero el conflicto con la Iglesia no cesó y, de nuevo, fue acusado de herejía; aunque invocó su edad y su mala salud, fue obligado a viajar a Roma. Fue declarado culpable de sostener y divulgar la doctrina de Copérnico. Se le ordenó retractarse, con una fórmula en que él abjuraba, maldecía y detestaba sus pasados errores. La sentencia era de prisión, pero, el Papa, le cambió esta pena por la de arresto domiciliario.

Así vivió Galileo durante sus últimos años, encerrado en su casa, y aunque ya sobrepasaba los 70 años mantenía sus prodigiosas facultades mentales. En 1634, terminó su Diálogo sobre Dos Nuevas Ciencias, una recapi-tulación que abarca desde sus experimentos iniciales hasta sus meditaciones de madurez sobre los principios mecánicos, posiblemente, uno de sus trabajos más importantes. La publicación se hizo en 1638. Poco antes de quedar ciego, hizo sus últimos descubrimientos telescópicos:- Los balances diurnos y nocturnos de la Luna, y dio las normas de la aplicación pendular para la regulación de los relojes, que Huygens hizo realidad, solo en el año 1656. Todavía alcanzó a discutir con sus discípulos Viviani y Torricelli, explicándoles sus últimas ideas sobre la teoría del impacto.

Galileo Galilei murió el 8 de enero de 1642.

martes, 25 de diciembre de 2018

BEN BELLA


Un 25 de diciembre nacía un revolucionario: Ahmed Ben Bella.

Fue el primer presidente de la República Argelina Democrática y Popular, surgida tras las conversaciones del Frente de Liberación Nacional y las autoridades coloniales francesas que se vieron obligadas a sentarse a la mesa de negociaciones después de una cruenta guerra que dejó millones de muertos.

En 1965 fue derrocado por un golpe de Estado encabezado por Houari Boumédiène y permaneció en prisión por quince años. Luego de liberado se exilió en Francia donde encabezó la oposición contra el gobierno argelino. Regresó al país para participar en las primeras eleciones multipartidistas de Argelia como candidato del Movimiento Democracia para Argelia, pero finalmente su partido no se presentó. Falleció en un Argel en 2012, luego de ser hospitalizado en varias ocasiones en el Hospital Militar de Ain Naadja.

Nació en Maghnia, Argelia; el 25 de diciembre de 1916, era hijo de una familia de campesinos. Durante la Segunda Guerra Mundial combatió a las potencias del Eje como miembro del ejército de Francia el cual lo condecoró por su valentía.

Concluida la guerra Ben Bella comenzó su lucha por la independencia de Argelia. Fue arrestado en 1952 por las autoridades francesas, pero escapó y huyó a Egipto. En 1954 fue uno de los nueve miembros originales del Comité Revolucionario que después se convertiría en el Frente de Liberación Nacional de Argelia (FLN). En 1956 fue descubierto a bordo de un avión marroquí en una operación de suministro de armas al FLN y fue encarcelado en Francia.

Cuando en 1962 la metrópoli reconoció por los Acuerdos de Evian la independencia de Argelia, Ben Bella fue liberado y regresó a su país. Derrotó en las elecciones presidenciales a su rival Yusuf Ben Jedda. Se convirtió en presidente del gobierno y un año más tarde en el primer presidente de la República.

Ben Bella fue una figura muy activa en la política internacional y apoyó diversos movimientos de liberación nacional africanos. Su política interior estuvo marcada por reformas de carácter socialista, como la nacionalización de la tierra. En 1963 se aprobó una Constitución que hacía de Argelia una república de tipo presidencialista. Fue derrocado en 1965 por un golpe de Estado encabezado por su antiguo aliado, Houari Boumédiène y fue encarcelado hasta 1979.

Luego de la muerte de Boumediane las condiciones de vida de Ben Bella en la cárcel mejoraron y en 1979 fue trasladado junto a su familia a la localidad de M'Sila, en el sur del país. Tras dieciocho meses el nuevo presidente Nacer Chadli le asigna una pensión de 12.000 dinares y un chalet en Alger-Bologhine.

En septiembre, es autorizado a realizar peregrinación a La Meca, y luego un viaje a los Estados Unidos, donde visita las reservas de los indígenas americanos. Tras esto decide no regresar a Argelia y se convierte en un crítico del FLN. En octubre de 1980, se exilia en Ginebra, Suiza. Allí crea el Movimiento Democracia para Argelia (MDA), que no fue legalizado hasta 1990. Ese año volvió a su país para participar de las primeras elecciones en Argelia, tras la desaparición del régimen de partido único, y participar en la política como uno de los líderes de la oposición. Finalmente su partido no se presentó a las elecciones, ganadas por el entonces gobernante Frente Islámico de Salvación (FIS).

En 1992, el ejército impulsó un nuevo golpe de Estado y Argelia inició una década de guerra civil entre el poder militar y los movimientos islámicos radicales. Ben Bella se convirtió entonces en un líder pacifista internacional.

En 1981 es nombrado Presidente de la Comisión Islámica Internacional de Derechos Humanos. A partir de ese momento y hasta el año 2003, cuando fue elegido presidente de la Campaña Internacional contra la Agresión en Irak en la Conferencia de El Cairo, Ben Bella quedó al margen de la política.






En 1983, con ya sesenta y siete años, veintidós de los cuales pasó en prisión, Ahmed Ben Bella critica abiertamente al régimen del Presidente Chadli Bendjedid y habla sobre la corrupción y el mal gobierno que afectan a los países del Tercer Mundo.

En 2012 fue internado varias veces en el Hospital Militar de Ain Naadja debido a una enfermedad que finalmente le produjo la muerte el 11 de abril de 2012.

sábado, 15 de diciembre de 2018

VASSILI ZÁITSEV

En una ocasión, en una entrevista, le preguntaron:
"¿Cuándo matas a un general nazi, que es lo que más sientes?
Y fríamente respondió:
"El retroceso"."

Un 23 de marzo de 1915, nacía en una aldea de la región rusa de Cheliábinsk en los Montes Urales, VASSILI ZÁITSEV, uno de los francotiradores más famosos del mundo; que durante el período comprendido entre el 10 de noviembre al 17 de diciembre de 1942, en la Batalla de de Staligrado, abatiría a 225 soldados y oficiales del Ejército nazi, incluyendo a 11 francotiradores (abatir a los francotiradores del otro bando era una de las prioridades). Sus hazañas contribuyeron a subir la moral de las tropas soviéticas, principalmente en el frente de Stalingrado, convirtiéndose en un héroe nacional.

De una familia de campesinos, en su niñez siempre estuvo relacionado con la caza, primero con el arco y después con las armas de fuego; aprendiendo a usar el rifle y el arte de camuflaje cazando ciervos y lobos en los alrededores de Elininski, en las estribaciones de los Montes Urales. En su juventud pasaría por la escuela técnica de Magnitogorsk. En 1937 sería llamado a filas, ingresando como librero en el puerto naval de Vladivostok sede de la Flota Roja en el océano Pacífico.
El 21 de septiembre de 1942 llegaría, después de muchas solicitudes para entrar en acción, como suboficial, a Stalingrado formando parte del 1.047 Regimiento de Fusileros dentro de la 284ª División de Infantería de Rifles.

La Batalla de Stalingrado sería el duelo determinante entre las tropas nazis y los ejércitos soviéticos desarrolla entre junio de 1942 y febrero de 1943, con aproximadamente de tres a cuatro millones de bajas, tanto entre soldados de uno y otro bando como de civiles. Considerada como la más sangrienta batalla de la historia de la humanidad, sería una "guerra de ratas" entre las ruinas, donde la esperanza de vida de un nuevo combatiente no pasaba de las 24 horas; todo ello en un importante enclave que ninguno de los dos bandos quería perder por se un punto estratégico en la entrada a la región petrolera del Cáucaso.

Cuando llegó a Stalingrado, Vassili Záitsev tenía 26 años y ya no sólo era un magnífico y preciso tirador, sino también estaba dotado de una gran paciencia y era un experto en el camuflaje y en colocar sutiles señuelos. Aparte de poseer otras cualidades como: agudeza visual, oído, sensibilidad, firmeza, sangre fría, valentía y astucia militar. Era capaz de mimetizarse con su entorno de tal manera que sus víctimas muy difícilmente podían dar con su posición o bien no contaba con el tiempo suficiente para darse cuente donde estaba acechando.
Le cogería pronto gusto a su tarea militar de francotirador:

"Me agradaba ser francotirador y gozar de la licencia para elegir mi presa, a cada disparo es como si pudiera oír la bala atravesando el cráneo enemigo."

Y resaltaríal, los detalles, que por nimios que pudieran parecer, que se podían ver gracias a la mira telescópica, aunque tuviera que disparar a 550 metros:

"Sabes si se ha afeitado, puedes ver la expresión de sus rostro, canturrea. Y mientras tu hombre se frota la frente o inclina la cabeza para ponerse bien el caso, busca el mejor punto para que la bala haga impacto; no tiene ni la menor idea de que le quedan sólo unos segundos de vida".

Dentro de toda la literatura que se ha escrito de las hazañas de Vassili Zíatsev, además de una de una película afamada como "Enemigo a las puertas" de directo de cine Jean- Jacques Annaud, hay un relato muy famoso de su enfrentamiento con un excelente francotirador alemán, aunque no esté totalmente probado por la inexistencia de informe oficiales:

"Este episodio trata de la llegada a Stalingrado de un comandante alemán, experimentado en batallas y al igual que la soviético, gran francotirador. El comandante respondía al nombre de Erwin König, el cual llegó a la devastada ciudad de Stalingrado, con una sola misión, acabar con la vida de tan famoso francotirador soviético. König había sido adiestrado y sobre todo contaba con amplia información que le proporcionaban los servicios secretos alemanes acerca de las tácticas que empleaban los francotiradores soviéticos, muchas de ellas ideadas por el propio Vassili Záitsev. En cambio tanto ese como sus compañeros, no tenía ni idea no sólo de las estrategias de König que eran totalmente atípicas, sino que ni siquiera conocían en que sector se movía y su presencia solo era conocida gracias a un prisionero alemán que informó de un hombre de alta graduación que no hacía más que explorar el terreno de Stalingrado y del que circulaban muchos rumores.

El primero en mover ficha fue König, matando a dos francotiradores rusos, fue entonces cuando Vassili decidió pasar a la acción y comenzar a buscar obsesivamente al francotirador alemán.
El encuentro tendría lugar en la fábrica "Octubre Rojo", abandonada por obvias circunstancias bélicas. En este combate se batiría König, a los soviéticos Vassili Záitsev, su compañero Nikolái Kulikov y Danilov, un encargado de la propaganda bélica y de agitar a las masas. Ambas faccioens permanecieron ocultas durante 3 largos dáis, en los que los soviéticos fueron capaces de detectar una chapa metálica debajo de la cual se encontraba el alemán König. Esta localización se produjo después de que Danilov, con claros síntomas de fatiga de guerra cometió la imprudencia de asomarse para delatar la posición del alemán que inmediatamente disparó abatiendo al propagandista de un balazo en el hombre que los apartaría del duelo, aunque finalmente sobrevivió. No obstante ninguno de los dos francotiradores soviéticos fue capaz de saber donde se encontraba König, tan solo pudieron intuir imprecisamente la zona de la que procedía el disparo. Tras explorar dicha zona con sus prismáticos, Vassili se fijó en una plancha de metal como el lugar donde podría estar. Tomando como base este emplazamiento. Para engañar a König, Nikolái levantó su casco e inmediatamente König disparó, a lo que el ruso respondió fingiendo que había sido herido, tras esto, el francotirador alemán se asomó para comprobar su diana, momento que el infalible Vassili Záitsev aprovechó para asestarle un tiro en la cabeza. El héroe de la Unión Soviética había ganado su duelo más complicado." (Fuente: Batallas de guerra. "Vassili Záitsev, el gran fancotirador soviético").

Además de servir en combate, Vassili Záitsev se dedicaría también a la labor de instructor de francotiradores, conformando un grupo del élite de 28 miembros, que según algunas fuentes lograron abatir a alrededor de unos 3.000 enemigos.

Vassili Záitsev no podría celebrar, con sus camaradas, la victoria ante los nazis en la Batalla de Stalingrado, ya que en enero de 1943, sufriría graves heridas a causa de la metralla de un proyectil de un lanzacohetes alemán "Newerberfer" y quedándose ciego. Tras sufrir un doloroso viacrucis y diveras operaciones quirúrgicas, los médicos, con el profesor Filatov a la cabeza, lograrían devolver la vista. El 22 de febrero de 1943 recibiría el título de "Héroe de la Unión Soviética". Más tarde regresaría al frente de batalla para terminar la guerra combatiendo en la ofensiva soviética hacia Rumanía sobre el Río Dniéster en 1944, donde alcanzaría el grado de capitán, y por último muy cera de Berlín durante la Batalla de las Colians de Seelow en 1945.

Tras finalizar la II Guerra Mundial, Vassilí Záitsev tomaría como residencia la ciudad de Kiev, donde se casaría, donde finalizaría la carrera de Ingeniería e ingresando en el Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), pasando luego a ser director de una fábrica de textiles. Viviría en Kiev hasta el día de su muerte, el 15 de diciembre de 1991; siendo enterrado en Kiev, para, posteriormente, darle un sitio en la colina Mamáyev Kurgán en Volvogrado.

Su imagen domina el colosal monumento a los Héroes de la Batalla de Stalingrado erigido en la ciudad (hoy Volvogrado), su rifle se exhibe en el Museo de Historia y las miras telescópicas de sus adversarios, trofeos indiscutibles de su victoria, están expuestas en el Museo de las Fuerzas Armadas de Moscú.

Luchador, partisano y camarada
siempre con el fusil en la mano
preparado para combatir

donde pongo el ojo, pongo la bala
disparabas a los invasores fascistas
en tu Madre Patria ocupada

fiel ejemplo de la resistencia comunista
ejemplo del NO PASARÁN
los fascistas a Moscú no llegarán

sinónimo de resistencia
ejemplo para la liberación del proletariado
sinónimo de desobediencia
en una lucha que aún no ha acabado

jueves, 29 de noviembre de 2018

OSCAR WILDE

Oscar Fingal O’Flahertie Wills Wilde nació el 16 de octubre de 1854 en Dublín, Irlanda de progenitores profesionales y literarios. Su padre, Sir William Wilde, era uno de los cirujanos más destacados de Irlanda, publicando libros sobre arqueología y folklore ; su madre era una revolucionaria poeta y una autoridad en los mitos y el folklore celtas. Estas condiciones crearon un ambiente propenso para el desarrollo de las habilidades artísticas y literarias por las cuales Wilde destacaría en el futuro .

Posteriormente, Wilde estudió mediante becas sucesivas en el Trinity College en Dublín (1871-74), y el Magdalen College, Oxford (1874-1878), que lo premió mediante un título con honores. Durante estos cuatro años, se distinguió no sólo como un erudito clásico e ingenioso autor, pero también como poeta. Fue profundamente impresionado por las enseñanzas de los escritores ingleses John Ruskin y Walter Pater sobre la importancia central del arte en la vida, específicamente por el énfasis de la última en la intensidad estética mediante la cual esta debe ser vivida.

A inicios de la década de 1880, cuando la Estética era la ira y la desesperación de Londres, Wilde se estableció a si mismo en círculos artísticos y sociales debido a su ingenio y vistosidad. Pronto, el periódico Punch lo hizo el objeto satírico del antagonismo de esta publicación a los Estéticos por lo que es considerada la devoción no masculina de ellos al arte y la vida, algo que evidentemente se refleja en El Retrato de Dorian Gray, además de los característicos poses amanerados y típico traje estético mediante el cual Wilde exhortaba a todos a que "amen a la belleza y al arte".

Son estas conductas las que hacen a Wilde un escritor interpuesto entre el romanticismo y realismo, ya que destaca la belleza del mundo en que vivimos al mismo tiempo que la ambienta con tragedias realistas y veraces de la época victoriana inglesa, una época en la cual se vivían grandes cambios en las formas de vida a expensas de los valores y la ética humana.

El realismo es un movimiento literario que denota en la obra de Oscar Wilde por su uso de observaciones y descripciones detalladas en el contexto textual, presentes para crear un ambiente ficticio cuyos aparentes aspectos de la realidad lo hacen accesible al lector. Dichos objetivos emergieron en la literatura principalmente a través de la novela, que podía estrechamente aproximar el diálogo y detalle de la vida humana mejor que la poesía, el cuento o aún el drama.

Después de ser liberado en 1897, se retrajo a París por el resto de su vida sin poder volver a alcanzar la capacidad literaria que tenía antes de ser condenado, sufriendo una triste muerte en 1900 a la corta edad de 46 víctima de meningitis.

Fue un gran escritor y dramaturgo reconocido por su brillante ingenuidad, pero su vida terminó en la deshonra y la pobreza, algo que es tétricamente similar con la vida del personaje de Dorian Gray que creó en su única novela cinco años antes de morir, una novela que se proseguirá a analizar y discutir.

OBRA


Entre sus primeras obras se cuentan dos colecciones de historias fantásticas, escritas para sus hijos, El príncipe feliz (1888) y La casa de las granadas (1892), y un conjunto de cuentos breves, El crimen de lord Arthur Saville (1891). Su única novela, El retrato de Dorian Gray (1891), es una melodramática historia de decadencia moral, que destaca por su brillante estilo epigramático. Aunque el autor describe todo el proceso de la corrupción del protagonista y, a través del sorprendente final, defiende la lucha contra la degradación moral, los críticos de su tiempo continuaron considerándole un inmoral.

Las obras teatrales más personales e interesantes de Wilde fueron las cuatro comedias El abanico de lady Windermere (1892), Una mujer sin importancia (1893), Un marido ideal (1895) y La importancia de llamarse Ernesto (1895), caracterizadas por unos argumentos hábilmente entretejidos y por sus ingeniosos diálogos. A pesar de su escasa experiencia dramática, consiguió demostrar un talento innato para los efectos teatrales y para la farsa, y aplicó a estas obras algunos de los métodos creativos que solía utilizar en sus restantes obras, como las paradojas en forma de refrán inverso, algunas de las cuales han llegado a hacerse muy famosas: "Experiencia es el nombre que cada uno da a sus propios errores" o "¿Qué es un cínico? Una persona que conoce el precio de todo y el valor de nada".

En contraste con sus comedias, Salomé es una obra teatral seria sobre la pasión obsesiva. Originalmente escrita en francés, la estrenó en París en 1894 la reconocida actriz Sarah Bernhardt. Despues, el compositor alemán Richard Strauss compuso una ópera homónima basada en ella. Lord Alfred Douglas la tradujo al inglés, en 1894, y el artista Aubrey Beardsley la ilustró.

En la cárcel, Wilde escribió De profundis (1895), una extensa carta de arrepentimiento por su pasado estilo de vida. Algunos críticos la han considerado una obra extremadamente reveladora; otros, en cambio, una explosión sentimental muy poco sincera. La balada de la cárcel de Reading (1898), escrito en Berneval, Francia, muy poco después de salir de prisión, y publicado anónimamente en Inglaterra, es uno de sus poemas más poderosos. En él retrata la dureza de la vida en la cárcel y la desesperación de los presos, con un lenguaje bello y cadencioso. Durante muchos años, el nombre de Oscar Wilde sobrellevó el estigma impuesto por la puritana sociedad victoriana. En la actualidad, el artista que se esconde tras ese nombre ha sido reconocido como un brillante crítico social, y sus obras mantienen una vigencia universal. En la literatura en español su influencia se dejó notar en los escritores más esteticistas desde el español Ramón Gómez de la Serna, pasando por el chileno Eduardo Barrios o el catalán Pere Gimferrer. El escritor y editor Ricardo Baeza ha traducido casi toda su obra publicada, primero en España y después en Buenos Aires, donde se exilió durante la Guerra Civil española.


martes, 13 de noviembre de 2018

EL EXTRAÑO CASO DEL DOCTOR JEKYLL Y EL SEÑOR HYDE

El conflicto interior entre el bien y el mal se ha convertido en un concepto propio de la cultura humana. Ya sea desde un punto de vista antropológico o artístico, el hombre siempre ha estado interesado en analizar los diferentes aspectos de su propia conducta. 
El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde es una novela corta de terror, considerada también novela gótica, escrita por el escocés Robert Louis Stevenson que fue publicada en 1886. 
El núcleo de la obra radica en la dualidad del espíritu humano, balanceándose entre los principios del bien y del mal, y conduciendo al protagonista a una doble personalidad mediante los efectos de una pócima científica.

SINOPSIS DE LA OBRA
La otra carta es una confesión del propio Jekyll: en su juventud se dio cuenta de que la conciencia de cada ser humano se compone de dos aspectos - el bien y el mal - que están enzarzados en una lucha continua. Siguiendo la hipótesis de que es posible polarizar y separar estos dos componentes del yo, creó una poción y su correspondiente antídoto, que podía transformar a una persona en la encarnación de su parte maléfica, consiguiendo al mismo tiempo depurar el lado bueno. Después de tomar la poción, Jekyll disminuía un tanto su estatura, tomaba un aspecto desagradable para con todos sus semejantes, adquiría la fuerza y la astucia de doce hombres, su naturaleza malvada se volvía dominante, además su inteligencia se hacía extrañamente brillante y sus reflejos extraordinarios; a esta "persona" la llamó Edward Hyde. Inicialmente los efectos de la poción eran temporales y no era necesario el antídoto. Después de unas cuantas transformaciones a Hyde, y viceversa, Jekyll se acostumbró a realizar regularmente la metamorfosis con el fin de poder entregarse a placeres antisociales prohibidos, que nunca se permitiría en la persona de Jekyll. Sin embargo, su parte maléfica se fue haciendo más y más fuerte, rebasando la capacidad de Jekyll para controlarla, necesitando el uso del antídoto para recuperar su forma original. Después del asesinato del parlamentario, Jekyll, horrorizado, decidió dejar de tomar la poción.

Desgraciadamente para el doctor, después de algún tiempo de tranquilidad, las trasformaciones a Hyde se producían espontáneamente, mejorando sus "facultades", y Jekyll sólo podía permanecer de esta forma mientras durasen los efectos, cada vez más debilitados, del antídoto. Finalmente se agotó un ingrediente fundamental del antídoto, una sal que había adquirido inicialmente en gran cantidad. Las nuevas remesas de esta sal ya no producían un antídoto efectivo. Al principio, Jekyll lo atribuyó a impurezas en estas remesas, pero finalmente llegó a la conclusión de que la impureza desconocida se hallaba en el lote inicial, siendo ésta la que otorgaba efectividad a la mezcla, por lo que nunca más podría obtener una poción efectiva, ni su antídoto, y quedaría convertido en su oscuro alter ego Hyde permanentemente.

TODOS LOS SERES HUMANOS SOMOS JEKYLL Y HYDE


La noción de alter ego, en la psicología, se usa para nombrar a la segunda personalidad de un sujeto. El álter ego, en este caso, supone una disociación producida por un trastorno de identidad, en la que el Yo cuenta con más de una personalidad que actúan de diferente modo.

Esta idea suele ser tomada en la ficción para simbolizar la lucha moral entre el bien y el mal que puede desarrollarse en el interior de una persona.
En una historia que íntimamente nos involucra, la moraleja de este relato, es que el mal está dentro de nosotros, es un constituyente de nuestro ser; podemos derrotarlo pero jamás eliminarlo del todo y no debemos jugar con él o de lo contrario corremos el riesgo de que nos destruya como al Dr. Jekyll.
Stevenson también implantó, sin saberlo, los principios de lo que serían más tarde los conceptos básicos del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, con su Ello, Yo y Superyó. La idea de que dentro de nuestra entidad cognitiva (la mente) habitan estas tres figuras.

El Ello añora y resguarda todos nuestros deseos más atrevidos y primitivos. El Ello se presenta de forma pura en nuestro inconsciente y está presente desde el nacimiento (el ello no es sinónimo de inconsciente). Representa nuestros impulsos, deseos y necesidades más elementales y primitivas del ser, de cubrir sus necesidades fisiológicas inmediatamente sin considerar las consecuencias.

Está constituido por impulsos tan básicos como la tendencia natural a satisfacer el hambre, la sed y la sexualidad, las que Freud llamó pulsiones de vida, alimentados por el libido. Mas tardé Freud descubrió y matizó la pulsión de la muerte, responsable de las conductas de tendencia agresiva y destructiva.

El Superyo alberga nuestros principios morales y éticos, los principios acordes a las normativas sociales adquiridas con éxito en la infancia. El superyó es la parte que contrarresta al Ello, representa los pensamientos morales y éticos adquiridos y aprendidos por la cultura. Consta de dos subsistemas: la consciencia moral se refiere a la capacidad de la autoevaluación, la crítica y el reproche.

Y el Yo es el que modera entre ambas fuerzas.Tiene como fin cumplir de manera realista los deseos y demandas del Ello y a la vez conciliándose con las exigencias del Superyó. Todas las acciones ejecutadas son analizadas por el Yo amenazando con el castigo en caso de incumplimiento. El Yo nos permite reconocer las acciones que realizamos, a elegir el camino a seguir, y razonar los impulsos con tal de no ceder lugar a la liberación libidinosa, y velar por la integridad general de la realidad. Es el primer paso del reconocimiento, para afrontar las alegrías, culpabilidad o castigo.

Aunque hombre de dos caras, no era yo, en modo alguno, un hipócrita: mis dos aspectos eran genuinamente sinceros. No era yo menos mi propio ser cuando dejaba a un lado todo freno y me hundía en la vergüenza, que cuando trabajaba, a la luz del día, en el adelanto de la ciencia o en remediar ajenas desdichas y dolores. Doctor Jeckyll

lunes, 22 de octubre de 2018

ROBERT CAPA




Robert Capa es el pseudónimo de los fotógrafos Ernö Friedmann, de origen húngaro, y Gerda Taro, de origen alemán, quienes unificaron  sus trabajos en la personalidad de Capa para publicar sus fotografías como un solo autor y facilitar las ventas. 

Ernö Friedmann y Gerda Taro
Ambos fotógrafos se hicieron un hueco en la historia por ser los primeros corresponsales de guerra que utilizaron cámaras de pequeño formato y por humanizar con sus fotografías la crueldad de las guerras.
La  fotografía  de Capa se caracterizada por la cercanía con la que tomaba las fotos y el dominio de la velocidad de obturación, el cual le permitía captar el movimiento de las situaciones con especial significado. A pesar de perder nitidez en las imágenes al aumentar la velocidad de disparo, Capa sabía captar el instante, dejándolo para la posteridad.



Ernö Friedmann nació en Budapest, Hungría en 1913, mientras que Gerda nació en Sttutgart, Alemania en 1910. Fueron conocidos por retratar como nadie algunas de las guerras más significativas del siglo XX.
Bajo la personalidad de Capa, crearon un nuevo modelo de fotógrafo;  un fotógrafo que acercaba con su cámara una realidad casi tangible. De hecho, fue el primer corresponsal de guerra en utilizar cámaras de pequeño formato para contar lo que sucedía en el frente. Desde 1936 obtuvo prestigio en todo el mundo por sus reportajes sobre la Guerra Civil española.

La valentía de Robert Capa le condujo a presenciar muchas batallas en primera línea, abandonando la posición neutral que debe tener un periodista, apoyando fervientemente la causa republicana durante la Guerra Civil Española; utilizando sus fotografías para reflejar el dolor y la crueldad de la guerra y buscar la adhesión de los receptores al bando republicano español.

Sus fotografías  en blanco y negro muestran el idealismo de los voluntarios y milicianos que defendieron la causa republicana y son un claro ejemplo de cómo la fotografía puede utilizarse como propaganda política: el reflejo del dolor,  la tristeza, la crueldad de la guerra y la valentía de los milicianos cautivaban a los receptores, que rápidamente tomaban partido a favor del bando republicano.  A diferencia de la propaganda bélica procedente del poder político, Capa humanizaba la guerra mostrando las carestías de los soldados, su rutina diaria en las trincheras, la vida social de las ciudades como Madrid, utilizando su cámara como un arma de denuncia de las guerras y convirtiéndola en un  fiel reflejo de la crueldad de los conflictos bélicos.
 
Lanzándose en paracaídas, o arrastrándose a la playa junto a la primera oleada de soldados, logró documentar cinco de las principales guerras del siglo XX. Así, humanizó la guerra civil española, la segunda guerra mundial y la guerra en China entre los nacionalistas del Koumintag de Chan Kai Shek y los comunistas de Mao Tse Tung.

 De todos estos conflictos informó con un arrojo que hacía honor a su divisa: “Si no son bastante buenas tus fotos, es que no estás bastante cerca”

En 1938, cuando sólo tenía 25 años, la revista británica Picture Post no dudó en llamarle “el mejor fotógrafo de guerra del mundo”.

A finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta, Capa viajó por todo el mundo como corresponsal de Magnum Photos, agencia que fundó en 1947 con Henri Cartier-Bresson, David Seymour, William Vandivert y George Rodger. La exposición también presenta retratos de algunas de sus amistades más famosas de esta época, como Ingrid Bergman, John Huston, Ernest Hemingway y Pablo Picasso.

El empeño de Capa por plasmar la guerra con la mayor inmediatez posible acabó costándole la vida mientras reflejaba la lucha por la independencia de la Indochina francesa en 1954.