¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

martes, 20 de febrero de 2018

MARCONI Y LA RADIO

Su carrera fue la de un inventor afortunado, de mentalidad clara y visionaria y, además, poseía el espíritu de los negocios, preciso para inspirar confianza y procurarse los medios financieros indispensables.

Guglielmo Marconi nació en Bolonia, el 25 de abril de 1874, de padre italiano y madre irlandesa. Desde muy joven, manifestó una viva afición por "las manipulaciones de física", y en el desván de la casa paterna, organizó un pequeño laboratorio, con pilas, timbres, manipulador Morse, bobina de Ruhmkorff y otros aparatos de moda., pero bastante caros, por lo que su madre le hacía empréstitos secretos, porque Marconi padre veía con malos ojos aquel baratillo.
Probablemente, mientras estudiaba en Liorna, tuvo relación con el profesor Righi, que repetía entonces las primeras experiencias sobre las ondas electromagnéticas: la rana de Galvani y de Biot, sometiéndola a descargas electroestáticas o con el tubo de limaduras de Branly que, con esas descargas, se hacían bruscamente conductoras; y sobre todo, las observaciones características de Hertz sobre la polarización, la reflexión y la refracción de las ondas eléctricas, análogas a las ondas luminosas.

Todas estas "acciones a distancia" son perceptibles hasta a veinte metros de las fuentes, pero en aquella época, nadie podía imaginar que pudieran ir mucho más lejos; aunque ya Popov descubría, con su cohesor enchufado a un pararrayos, tempestades a varios kilómetros de distancia. Ello era debido a que las descargas atmosféricas ponían en juego potencias desproporcionadas en relación con las de los excitadores de laboratorio. No obstante, la idea de "telegrafiar sin hilos" a distancias comercialmente interesantes, había cruzado por algunos cerebros, aunque no llegó a manifestarse en realización alguna. Pero éste fue precisamente el punto de partida original de Marconi. Provisto del aparato de Hertz, la antena de Popov y el cohesor de Branly, logró realizar en Bolonia una transmisión de telegrafía sin hilos a algunos centenares de metros.

Era 1896 cuando patentó su invento, pero no encontró apoyo oficial en Italia y como la primera virtud de un inventor es no desanimarse, desde luego, Marconi la poseía, además, contaba con su madre que tenía relaciones con Inglaterra. Emprendió el viaje y renovó sus gestiones con Sir Willian Preece, ingeniero jefe de telégrafos, que precisamente se encontraba ensayando una "telegrafía por el suelo", hombre admirable por su gran inteligencia y la amplitud de visión: lejos de tratar a este extranjero como a un competidor eventual, se apresuró a facilitarle la demostración. En el mismo Londres, se realizó una comunicación a noventa metros; después, en la llanura de Salisbury, a cuatro kilómetros. El empleo de la antena de Popov, inmediatamente después, le permitió hacerlo a través del canal de Bristol, 14 kilómetros. Esta distancia era suficiente para numerosas aplicaciones y los ingleses le concedieron al joven inventor - tenía 22 años - una subvención de 15. 000 francos y fundaron para sostenerlo, la "Wireless Telegraph and Signal Company"; los italianos, informados de este éxito, lo llamaron para efectuar otros ensayos en el golfo de La Spezia.


Y comienzan los hitos de la Telegrafía Sin Hilos: en 1898 comunicaciones efectivas a través de la Calzada de los Gigantes, en Irlanda - con ocasión de las regatas de Dublín, primer "radio-reportaje" en el yate real del príncipe de Gales, y meses mas tarde, la llamada de socorro y del primer salvamento, cuando este barco fue víctima de una colisión. Después de otras exitosas pruebas, sin esperar más, Marconi decide comunicarse a través del Atlántico. Son necesarios "grandes elementos". Lleva a Poldhu, Cornwall, una estación emisora, cuya potencia se eleva desde 200 vatios hasta una veintena de kilovatios (los condensadores se cargan por un alternador); la antena consiste en un "plano" de 50 hilos, soportado por dos torretas de 49 metros de altura, separadas por 61 metros. Se embarca él mismo para ir a ensayarla y comprobar la recepción en Terranova: el emplazamiento escogido es la colina de Signal-Hill, cerca de Saint-John. Para alcanzar económicamente una gran altura, la antena está sostenida por una cometa; la recepción se hace en un teléfono montado en serie con el detector.

Desde el primer día (12 diciembre 1901), las señales de Poldhu-tres puntos, la letra "S" del alfabeto Morse - se oyen débilmente, pero el alcance de 3540 kilómetros ha sido cubierto y la fortuna sonríe al audaz. Se fundó rápidamente la "Marconi Wireless Co.", se reforzó la estación de Poldhu, se construyó la estación de Glace-Bay en Nueva Escocia, y así comenzó el servicio comercial trasatlántico.
En 1909, el salvamento del paquebote Republic y, en 1912, el más célebre aún del Titanic (865 personas supervivientes), confirmaron el inmenso servicio prestado por la Telegrafía Sin Hilos a la seguridad de las vidas humanas en el mar. Es imposible citar todo lo que ha permitido hacer desde entonces y la navegación aérea no existiría si el aviador no pudiera estar constantemente en contacto con sus bases, para conocer el tiempo, guiarse a través de la niebla y pedir socorro en caso de aterrizaje forzoso.

Mientras proseguía interesándose por la técnica propiamente dicha - sobre todo en las ondas cortas y, desde 1922, por la posibilidad de "detectar electromagnéticamente" los obstáculos -Marconi había llegado a convertirse en un personaje importante: presidente de poderosas compañías, senador, hombre político, presidente de la Academia de Ciencias italiana, premio Nobel 1909 y titular de numerosas medallas y recompensas de todos los países. Sin embargo, también le tocó sufrir duras pruebas: en 1911, en un accidente de automóvil perdió un ojo, haciéndole temer, durante algún tiempo, la ceguera completa, a la que se resignó valerosamente.
Se casó dos veces, la primera en 1905 y la segunda veinte años después, en 1925.
Marconi falleció a causa de una crisis cardíaca, el 20 de julio de 1937.






jueves, 8 de febrero de 2018

LA DESBANDÁ

La Masacre de la carretera Málaga-Almería, más conocida como 'la desbandá', fue un episodio trágico de la Guerra Civil Española en el que murieron miles de civiles.

Sucedió en febrero de 1937, unos días después de que las tropas franquistas comenzaran su ataque definitivo contra la ciudad de Málaga, una zona caracterizada por tener un fuerte movimiento obrero durante la II República.

En vistas de lo que se les venía encima y temiendo por la segura represión tras la toma de Málaga, más de 100.000 milicianos y civiles malagueños abandonaron su ciudad en dirección a Almería, ciudad que en ese momento se hallaba bajo control republicano. El camino elegido fue la actual carretera N-340, que no había sido cortada, pero sí que estaba siendo duramente bombardeada desde mar y aire.

Si en Guernica las bombas fascistas cayeron sobre 5.000 vascos, en la Desbandá más de 150.000 malagueños, en su mayoría mujeres y niños, tuvieron que huir de la ciudad a pie, descalzos incluso, mientras eran bombardeados desde el aire por aviones alemanes e italianos y desde el mar por buques nacionales. Narran las crónicas de la época, según recuerda la historiadora Lourdes Peláez, “cómo los barcos franquistas acompañaban tranquilamente en paralelo y por el flanco derecho la huida de la población, que dejaba atrás Málaga por la única carretera posible, esculpida en la roca encima del mar, mientras los bombardeaba”.

A los 5.000 muertos de aquella huida habría que sumar muchos más en Málaga una vez que cayó el 8 de febrero a manos de los sublevados. “Las informaciones de diarios de la época como El Centinela describen como Málaga ya no era una ciudad, era una carnicería, con mujeres saltando por la ventana, olor a carne quemada o los fascistas tiroteando por las calles indiscriminadamente a gente indefensa”, explica Peláez. Además, mucha gente de los pueblos que atravesaban les negó el socorro por miedo también a las represalias del ejército franquista.


ARIAS NAVARRO, EL CARNICERITO DE MÁLAGA

En su condición de fiscal, durante la guerra civil Carlos Arias Navarro (1908-1989) ingresó en el Ejército franquista como capitán honorario adscrito al cuerpo jurídico militar y tuvo un destacado papel en la represión que se produjo en Málaga. Se le conoce como el "carnicero de Málaga", pero no porque fuera hijo de un empleado del Matadero Municipal de Madrid sino porque participó en la muerte de miles de republicanos.

Tras la Desbandá vino la represión en Málaga llevada a cabo por el asesino de Arias Navarro mediante juicios sumarísimos. Durante la primera semana de la toma de Málaga por las tropas franquistas, del 8 al 14 de febrero de 1937, los nacionales ejecutaron sin juicio previo a 3.500 personas y hasta 1944, otros 16.952 fueron condenados a muerte y fusiladas en Málaga, según un informe del cónsul británico documentado por el historiador Anthony Beevor.


LA REPRESIÓN EN ANDALUCÍA




Unos 54.000 andaluces asesinados por la represión franquista, cifra que aumentará cuando culminen estudios en algunas provincias. Y 8.743 víctimas de la represión en zona republicana. Como comparación, el Chile de Pinochet se llevó por delante la vida de 3.000 personas y en Argentina se calculan en torno a 30.000 desaparecidos. La represión franquista puede ser calificada, en Andalucía al menos, como genocidio. Uno de cada cinco diputados electos fue asesinado, hay decenas de miles de procesados y muertos en combate, en prisión o trabajos forzados, otros 40.000 condenados al exilio o afectados por la labor depuradora… y en todo este proceso las mujeres fueron un sector de la población especialmente castigado. Muchas fueron vejadas, violadas e incluso asesinadas.

Muchos de nuestros más insignes políticos e intelectuales andaluces fueron obligados al exilio (Antonio Machado, Alberti…) o pagaron con su vida (Federico García Lorca, Blas Infante…) su fidelidad a la República. Todavía hoy en día son muchos los hombres y mujeres cuyos cadáveres permanecen sepultados de forma anónima en las cunetas o fosas comunes donde fueron masacrados.


jueves, 1 de febrero de 2018

BRASIL

Sin duda, desde muchos puntos de vista, Brasil es un país peculiar. Desde luego, ha sido el único que, de colonia se transformó en imperio, lo que no es poco decir. Lo curioso es que Napoleón, que estaba tan lejos, fuera el factor más influyente de este acontecimiento y, ello, como consecuencia del bloqueo que decretó contra Inglaterra; entonces, Francia, quiso intentar la conquista de Portugal, la vieja aliada de los ingleses. Rey de Portugal era Juan VI, quien, enterado de los propósitos franceses, comprendió de inmediato la inutilidad de pensar en resistir a las fuerzas napoleónicas. Secretamente, decidió embarcarse con toda su familia hacia Brasil.

Llegó a Bahía, el 22 de enero de 1808. Los brasileños recibieron con gran entusiasmo a la familia real, previendo que era un factor que prometía progreso para el país, como ocurrió en el tiempo siguiente. A poco de llegar, el rey decretó la apertura de los puertos al comercio exterior, poniendo término a las viejas restricciones coloniales. Juan VI concibió convertir a Brasil en un imperio: estableció la corte en Río de Janeiro, creó Ministerios y órganos administrativos y jurídicos; también, el desarrollo del comercio fue muy importante y, por cierto, favoreció a sus amigos ingleses con muy especiales condiciones aduaneras. Incluso, abrió el país a científicos, artistas y viajeros curiosos; en resumen, estas tierras desconocidas en Europa, tomaron dimensión muy diferente e importante En el Congreso de Viena, el embajador francés, que era Talleyrand propuso que Portugal, el Algarve y Brasil, tuvieran la categoría de un reino unido, ponencia que fue aceptada. No obstante, Juan VI decidió permanecer en Río de Janeiro. Mientras tanto, en Portugal habían ocurrido cambios, debido a las ideas liberales que invadían Europa y a que la regencia , había tomado los visos de un tiranía; además, prácticamente, había puesto el país en manos de la diplomacia inglesa. Estos hechos forzaron el regreso de Juan VI a Lisboa, pero dejó en Brasil , como regente al príncipe Pedro, heredero de la corona; éste también debió afrontar los problemas creados por los ánimos nacionalistas, que se exaltaron, todavía más, cuando la Cortes portuguesas quisieron revocar la autonomía y los derechos comerciales, que ostenta Brasil, desde que fue elevado a la categoría de reino unido. Entonces, surgió José Bonifacio, naturalista, poeta y exprofesor de la Universidad de Coimbra, a quién llamaron después patriarca de la independencia, quien recomendó la monarquía constitucional, bajo el mando del regente. Es el momento en el que, las Cortes de Lisboa deciden revocar los poderes que Juan VI había otorgado a su hijo. Los dirigentes brasileños, proponen la ruptura con Portugal y, al mismo tiempo, que Don Pedro sea designado como Defensor perpetuo de Brasil. designación que acepta y nombra Ministro a José Bonifacio.Sin embargo, la ruptura definitiva la sella la Asamblea el 1º de diciembre de 1822 y se corona como Pedro I, emperador.

El Brasil independiente costó una guerra civil con las regiones que habían permanecido fieles a Portugal (Bahía, Maranhao y Uruguay). Con la ayuda de Lord Cochrane, almirante inglés, Pedcro I, dominó la situación, pero en 1828 - tras una guerra con Argentina - Uruguay se declaró independiente. Estados Unidos fue el primero en reconocer el nuevo imperio, luego, lo hicieron Inglaterra, Francia, Austria, el Vaticano y, más tarde, todos los países europeos y, desde luego, los restantes países de las Américas; Portugal lo hizo solo en 1825.

En 1824 se dictó la Constitución que tuvo vigencia hasta 1891.Pedro I abdicó en 1831 y tras el breve reinado de Pedro II, se proclama la República el 15 de noviembre de 1889.

El territorio de la República Federal alcanza a los 8.511.996 kilómetros cuadrados; su población es de 153.300.000; su capital es Brasilia y algunas ciudades principales son Sao Pablo (más de 15.000-000 de habitantes), Río de Janeiro, Salvador y Belo Horizonte.


Brasil fue descubierto por el navegante Pedro Alvares Cabral el 22 de abril de 1530

viernes, 12 de enero de 2018

COMO ERA CHINA ANTES DE LA REVOLUCIÓN DE MAO ZEDONG

El 1 de octubre de 1949, en las postrimerías de la Guerra Civil China, cuando los nacionalistas del Kuomintang ya sólo controlaban algunas ciudades en el sur, el líder del Partido Comunista de China Mao Tse Tung proclama la República Popular China desde la puerta de Tian'anmen de la Ciudad Prohibida de Pekín.

Antes de 1949, China fue un país abrumadoramente de campesinos empobrecidos que apenas subsistían en condiciones desesperadas. Fue una sociedad en que los matrimonios concertados, la brutal práctica de vendarle los pies a la mujer y el infanticidio de niñas (pues las consideraban “inútiles”) eran comunes en el campo. En una ciudad como Shanghai, cada año se recogían 25.000 cadáveres de las calles. Fue un país en que cuatro millones de personas morían al año de enfermedades contagiosas y 60 millones estaban adictas al opio.

CHINA A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

China entró en el siglo XX en total decadencia de su sistema dinástico para ser luego desgarrada por guerras intestinas y casi cincuenta años de dominación por parte de Europa, Estados Unidos, Rusia y Japón. En los primeros años de la República de Sun Yat-sen se produjo el desmembramiento casi total del territorio en zonas de influencia dominadas por caciques y a lo largo de la primera mitad del siglo XX hubo brotes nacionalistas, guerras internacionales y una guerra civil. 

En 1911, el decaído Régimen Imperial decidió nacionalizar el sistema de ferrocarriles Chino. Esto ocasionó revueltas en toda China, y grandes regiones del país se volvieron independientes de la autoridad central. Esta revolución marcó el final de una época, ya que casi 2’000 años de tradición imperial China llegaron a su fin. El siglo XIX había destripado a la monarquía y a la tradición China de su autoridad, y muchos Chinos comenzaron a sentir que la única manera de salvar a China era seguir ejemplos occidentales. Sin embargo el problema principal de la Revolución, fue que pronto descendió al faccionalismo. 

En Febrero de 1912, el último Emperador Chino abdicó y Yüan Shih-k’ai, un poderoso primer ministro, fue elegido como presidente. Un parlamento Chino fue establecido y al día siguiente el partido nacionalista de China, el Kuamintang, fue formado. Sun Yat-sen, un poderoso miembro del Kuomintang que hasta hoy es considerado el padre de la China moderna, colaboró con Yüan hasta 1913, cuando este último atentó un golpe de estado, y Sun tuvo que volar a Japón. En respuesta, Sun reorganizó el Kuomitang bajo el modelo de la sociedad secreta y más tarde un partido revolucionario. Yüan permaneció en el poder hasta 1916, cuando presiones políticas lo derrocaron. Yüan nunca fue capaz de resolver el problema más grande de China: en la ausencia de un autoridad central fuerte, los caudillos se habían apropiado de mucho de China. Entre 1912 y 1928 por ejemplo, había más de 1300 de ellos controlando varias partes del país. 

La lucha entre el Kuomintang y el PCCh

El 12 de marzo de 1925 murió Sun Yat-sen. En la primavera del mismo año, China se vio estremecida por un sin número de huelgas obreras. Más adelante, ésta desembocaría en guerra civil. El 25 de mayo, la policía japonesa arrestó a muchos huelguistas en Tsinhtau. El 30 del mismo mes, en solidaridad con los arrestados, los trabajadores realizaron manifestaciones en Shangai. La policía británica abrió fuego contra ellos. El conflicto se extendió hasta Hong Kong, Cantón y otras poblaciones.

Mientras tanto, Chang Kai-chek ganaba influencia dentro del ala derecha del Kuomintang, conformada por fuerzas burguesas reaccionarias. Mientras los generales atacaban al movimiento obrero en Kuantung, se formaba un "gobierno revolucionario" y un ejército de campesinos y trabajadores. En septiembre de 1926, las fuerzas revolucionarias ocuparon Hankeu; después marcharon hacia Shangai donde llegaron en marzo de 1927.

La década de 1928-37 fue una de consolidación y logro por el Guomindang. Algunos de los aspectos más duros de las concesiones y privilegios extranjeros en China se moderaron a través de la diplomacia. El gobierno actuó enérgicamente para modernizar los sistemas legales y penales, estabilizar precios, amortizar deudas, reformar los sistemas bancarios y cambiarios, construir ferrocarriles y carreteras, mejorar los establecimientos de salud pública, legislar contra el tráfico de narcóticos y aumentar la producción industrial y agrícola. También se lograron grandes avances en educación y, en un esfuerzo por ayudar a unificar a la sociedad china, en un programa para popularizar el idioma nacional y superar las variaciones dialectales. El establecimiento generalizado de las instalaciones de comunicaciones fomentó aún más un sentimiento de unidad y orgullo entre la gente.

El prestigio de Mao aumentó constantemente después del fracaso de las insurrecciones urbanas dirigidas por la Comintern. A fines de 1931 pudo proclamar el establecimiento de la República Soviética de China bajo su presidencia en Ruijin Provincia de Jiangxi. El Buró Político del PCCh de orientación soviética acudió a Ruijin a invitación de Mao con la intención de desmantelar su aparato. Pero, a pesar de que aún no había logrado ser miembro del Buró Político, Mao dominó el proceso.

A principios de la década de 1930, en medio de la continua oposición del Buró Político a sus políticas militares y agrarias y las campañas de aniquilación letales emprendidas contra el Ejército Rojo por las fuerzas de Chiang Kai-shek, el control de Mao sobre el movimiento comunista chino aumentó. La épica Long March de su Ejército Rojo y sus seguidores, que comenzó en octubre de 1934, aseguraría su lugar en la historia. Obligados a evacuar sus campamentos y hogares, los soldados comunistas y los líderes del gobierno y del partido y los funcionarios que suman unas 100.000 personas (incluidas solo 35 mujeres, las esposas de los altos dirigentes) emprendieron una retirada indirecta de unos 12.500 kilómetros a través de 11 provincias, 18 cordilleras, y 24 ríos en el suroeste y noroeste de China. Durante la Larga Marcha, Mao finalmente ganó el comando indiscutido del PCCh, expulsando a sus rivales y reafirmando la estrategia de la guerrilla. Como destino final, seleccionó el sur de Shaanxi Provincia, donde unos 8,000 sobrevivientes del grupo original de la provincia de Jiangxi (junto con unos 22,000 de otras áreas) llegaron en octubre de 1935. Los comunistas establecieron su cuartel general en Yan'an , donde el movimiento crecería rápidamente durante los próximos diez años. Contribuir a este crecimiento sería una combinación de circunstancias internas y externas, de las cuales la agresión japonesa podría ser la más significativa. El conflicto con Japón, que continuaría desde la década de 1930 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, fue la otra fuerza (además de los comunistas) que socavaría el gobierno nacionalista.

China tras la derrota de Japón

Después de la Conferencia de Yalta se formó un gobierno nacionalista (Kuomintang). El 28 de agosto  de 1945 Mao y Chiang Kai-Chek realizaban "conversaciones de paz" que desembocaron en el "Acuerdo de Paz" el 10 de octubre del mismo año. Pero, "Paz" no es "Emancipación", entonces, pronto Chiang Kai-chek volvió al ataque de las "zonas liberadas". Ahora estaba masivamente respaldado por los Estados Unidos. Sin embargo, para noviembre de 1948, Mao había conquistado totalmente el Noroeste de China; para enero de 1949, Tientsin, Pekín y Chinakiakan estaban liberadas. A finales de año, Chiang Kai-chek y sus tropas del Kuomintang fueron expulsados a Formosa, donde permanecieron bajo la protección de EE.UU.

El 1º de octubre de 1949, las masas populares de Beijing se aglomeraron en la plaza de Tian'anmen para celebrar un solemne acto, en el cual, Mao Zedong, Presidente del Gobierno Popular Central, proclamó la fundación de la República Popular China.




jueves, 4 de enero de 2018

LA CULTURA COMO DISTINTIVO SOCIAL

Paradoja cruel y a la vez consoladora: Europa, mientras se hundía en guerras tan salvajes como las medievales, manifestaba una gran voluntad de progreso intelectual, un verdadero deseo espiritual. La cultura no era ya cosa exclusiva de algunos grandes príncipes, como Federicc Prusia o Catalina II de Rusia; se convirtió en el bien común de toda una clase burguesa, cada vez más numerosa.
A pesar de las prohibiciones reales, en Francia, sobre todo, aumentó la publicación de libros. Cada cual, incluso en los conven- tos, como el de San Gall, forma su biblioteca de libros científicos, literarios, filosóficos y técnicos. En 1737 la francmasonería, fundada en Inglaterra y que llegó hasta la Corte del viejo José DE Austria, reclama la divulgación de los conocimientos. En 1741 se estableció el plan de un diccionaio universal, costeado por suscripción de los masones de Europa, que no llegó a editarse tomando como modelo la Cyclopedia del inglés Chambers, los franceses d'Alembert y Diderot, seguidos por todo un equipo de intelectuales, publicaron una "Enciclopedia o diccionario razonado de ciencias, artes y oficios", cuyo primer volumen apareció en 1751. A pesar de que Francia sufría graves reveses en política internacional, Europa estaba bajo la influencia de la lengua francesa, preferida por príncipes, diplomáticos, filósofos y científicos.

Los artistas franceses eran apreciados en todas partes. Se imitaba a Versalles en los principados alemanes. La estatua de Luis XV hecha por Bouchardon, inspiró la de Gustavo Vasa, la de Gustavo Adolfo de Estocolmo y la de Federico V en Copenhague. Los arquitectos franceses tuvieron gran éxito en San Petersburgo, y allí Falconet levantó la. estatua de Pedro el Grande. Fueron Amsterdam y Leyden, tierras de libertad, los primeros productores del libro francés. Voltaire, a quien todo París aclamaba, no tuvo rival en Potsdam ni en Mos cú. Fue un mundo sin fronteras; París y Londres eran verdaderos soles de la cultura universal. Cuando el actor Le Kain leía en casa de la señora Geoffrin alguna página selecta, toda Europa escuchaba. Cuando un solitario, como el ginebrino Rousseau, se convirtió en apóstol de la soberanía popular, no fue un país sino Europa entera la que escuchó su mensaje. Su "Contrato social", publicado en 1762, proclamó que todos los hombres son iguales y libres, que el deber de toda organización política es salvaguardar los derechos de cada uno y que cada uno debe someterse al interés y a la voluntad de la mayoría, por ser el pueblo soberano. Estas ideas, que ampliaban las de Locke, nutrieron a los intelectuales, creando en ellos una conciencia nueva y conduciéndolos hacia los grandes días de 1789. Su "Emilio", tratado de educación que enaltece la virtud, el trabajo y el respeto a la familia, causó una verdadera "reacción virtuosa", que llegó hasta las esferas más altas de la sociedad, conmoviéndola e influyéndola eficazmente.

La minoría culta se interesaba mucho por lo científico. En aquella época fueron fundadas las academias de ciencias: Royal Society, de Londres;Académie des Sciences, de París, en 1666; después fueron creadas otras en Bolonia, Berlín, Upsala, San Petersburgo y Estocolmo, en 1739.
Las matemáticas triunfaban. En el año 1743 Juan 'Alembert enunció el principio de la conservación de la energía; tres años después Leonardo Euler enunció a su vez el de la inercia; en 1781 Federico Guillermo Herschel descubrió el planeta Urano, creyendo que se trataba de un cometa, teoría que deshizo el astrónomo Lexell, de San Petersburgo, al demostrar que se trataba de un planeta visible al ojo humano en las noches sin luna. Del naturalista sueco Carlos de Linneo se puede decir que fue quien fundó científicamente la botánica y la zoología.

El mundo dilataba cada vez más sus horizontes.
En los relatos, muy apreciados, de los exploradores Europa halló lecciones de relatividad. Se enteró de que los chinos son virtuosos sin conocer ni la Biblia ni el Evangelio, que hay "salvajes" que son buenos y que las bailarinas que actuaron delante de Cook, en Tahití *, tenían tanta gracia como las de Londres. Winckelmann descubrió las ruinas de Herculano y de Pompeya. Su Historia del arte entre los antiguos , que fue traducida en seguida a muchos idiomas, reveló con numerosos ejemplos que la vida cotidiana en los tiempos antiguos era tan cómoda, lujosa, agradable y llena de ingenio-sos recursos como la vida moderna. Dos grandes tentativas coronaron esos trabajos racionales: el francés Laplace, en 1796, recreó el mundo mediante el pensamiento, sin intervención divina; el alemán Kant profesó una doctrina en la que Dios fue declarado incognoscible. Es, sin duda, el primero en separar brutalmente a la ciencia, mundo de los hechos, de la filosofía, mundo de las ideas. Pero poco había de importarles a los sabios perder un tan vasto dominio cuando estaban empezando a crear uno sin fin: el de las máquinas.








LA LUZ SOLAR

La humanidad consume la luz solar en todas las demás formas durante un año entero. Si bien ahora convertimos para nuestro uso solamente una pequeñísima fracción de este torrente de luz solar, tenemos a nuestra disposición una enorme riqueza de energía radiante y llegará el día en que podremos capturarla y transformarla a voluntad.
Incluso ahora, ciertas casas, especialmente diseñadas, utilizan la energía solar para reducir sus cuentas de combustible en dos tercios. También en diversos países se fabrican aparatos económicos solares de gran eficiencia para cocinar; en Mont-Louis, en los Pirineos franceses, se ha construido un horno gigantesco. En buenas condiciones atmosféricas, ese aparato produce temperaturas de más de 3000 C, suficientes para perforar un carril de acero en 30 segundos.

Entre todas las nuevas aplicaciones de la energía solar, quizás la más importante, hoy, está en el campo de los satélites espaciales. Estos complejos artefactos, tanto de los EE. UU. como los soviéticos, están cubiertos de células solares especiales que convierten la luz del sol directamente en electricidad, utilizada en instrumentos y en transmisores de radio. Estos ingenios son tan seguros que uno de ellos, a bordo del Vanguard I, satélite del tamaño de un pomelo, lleva operando sin interrupción desde el 17 de marzo de 1958, y se espera que emita señales durante por lo menos unos 1000 años, asegurándonos así de su presencia en órbita.

Desde la antigüedad el hombre se ha dado cuenta de que la luz solar es una fuente poderosa de energía. Desde hace siglos se sabe que una sencilla lente de aumento concentra la luz del sol en un rayo tan caliente que puede prender fuego a la madera; lentes parecidas a juguetes modernos han sido halladas en las ruinas de Nínive, que datan del siglo VII a. J. En la comedia griega Las Nubes, de Aristófanes, uno de los personajes habla de enfocar una lente de aumento sobre una tableta de cera para borrar cierta evidencia escrita. Y existe la historia, sin duda apócrifa, de que Arquímedes destruyó la flota de Esparta, que atacaba Siracusa, incendiando sus velas por medio de una batería de espejos.

En los siglos XVII y XVIII los astrónomos hallaron una prueba de la fuerza de la luz al observar que las colas de los cometas parecían ser impulsadas por algún misterioso viento, y adivinaron que el efecto se debía a una especie de presión de la luz. En un intento para observar la presión de la luz sobre la tierra, suspendieron pedazos de papel muy ligeros en potentes rayos de luz. Si bien luego se ha demostrado que la idea era correcta, la presión de luz existente no era suficiente para mover el papel en aquellos experimentos. No fue sino hasta principios de este siglo cuando se dispuso de instrumentos para detectar la presión de la luz.

A pesar de lo ligera al tacto que acostumbra a ser, la luz es una de las dos formas de energía radiante que los sentidos humanos pueden percibir directamente. El ojo es un instrumento tan magnífico que puede percibir a la distancia de un palmo una milésima parte de la energía de una sola bujía. La única otra forma de energía radiante que los seres humanos pueden sentir es la llamada energía calorífica infrarroja, puesto que la piel del cuerpo humano cubierta de terminales nerviosos puede detectar el calor y que, lo mismo que el ojo, son enormemente eficientes y responden hasta a 0,003 C.

El hecho de que la energía infrarroja es una forma de luz invisible fue descubierto a principios del siglo XIX por sir William Herschel, uno de los más grandes científicos de su época, y uno de los primeros en astronomía estelar, el cual se interesó por las manchas solares y comenzó a examinar la luz con una gran variedad de filtros de diversos colores. En 1800 descubrió que si bien algunos producían un efecto calorífico, otros no lo hacían, e investigó la causa de esa diferencia, utilizando un prisma extendió un haz de luz solar formando la banda continua de color llamada espectro, roja en un extremo, y que pasa a través del anaranjado y amarillo al verde, azul y violeta al otro extremo. Observó que el amarillo era la luz más brillante, que el rojo era el que emitía más calor, y vio con sorpresa que la mayor temperatura de todas se hallaba en radiación invisible justo por bajo de la luz roja visible. Esta luz infrarroja - "bajo el rojo" - es una parte prominente de la radiación emitida por cualquier objeto caliente.

El infrarrojo como detective

Además de su importancia en lámparas caloríficas domésticas y en la terapéutica médica, donde el calor es de utilidad, el infrarrojo invisible se ha hecho, desde el comienzo de la segunda Guerra Mundial, cada vez más importante en fotografía. Ciertas películas modernas responden al infrarrojo de la misma manera que las películas ordinarias a la luz ordinaria, lo cual hace posible obtener fotografías en completa oscuridad. La intensidad de la imagen en la película varía según la temperatura de los diversos objetos fotografiados -cuanto más caliente es el objeto, tanto más brillante aparece en la fotografía.
Por razones evidentes los militares utilizan mucho las fotografías al infrarrojo en vuelos de reconocimiento destinados a localizar, gracias al calor que emiten, instalaciones tan hábilmente escondidas que serían totalmente invisibles de día. Otra aplicación del infrarrojo, el llamado sniperscopio, permite a un tirador de rifle ver en la oscuridad gracias a un proyector montado sobre un arma que proyecta un haz de infrarrojos, el cual se refleja volviendo a una pequeña pantalla también sobre el rifle, y muestra una imagen semejante a la TV.
Un año después de que Herschel descubriese el infrarrojo, el investigador alemán Johann Wilheim Ritter observó que al otro extremo del espectro había otros rayos invisibles especialmente eficaces en reacciones químicas. El descubrimiento de Ritter recibió el nombre de espectro químico.

CONTAMINACIÓN Y MEDIO AMBIENTE


Nuestra vida, para su desarrollo, necesita aire, tierra y agua, que la mano del hombre está afectando, seriamente, de muchas maneras. A medida que pasan los años una mayor cantidad de individuos de muy distintas sociedades, ha oído hablar de la capa de ozono.
¿Pero, qué es la capa de ozono?
Existe una enorme de gases que forman la atmósfera, entre los cuales está una capa de ozono, situada a unos 25 kilómetros, que tiene la propiedad de filtrar las radiaciones solares, entre ellos los rayos ultravioleta, que puede provocar trastornos e en el ser humano, como cáncer de la piel, extendiendo su capacidad a la perturbación del sistema inmunológico y hasta reducir el crecimiento de los vegetales.
Las observaciones llevadas a cabo desde el año 1979 en la Antártida han demostrado la existencia de un agujero en la capa de ozono cuyo tamaño varía según los meses, pero que parece crecer lentamente. Este filtro natural está, pues, amenazado. El contenido atmosférico de gases halogenados está aumentando. Estos gases halogenados se caracterizan por contener en su molécula átomos de cloro o de flúor que se liberan a la atmósfera debido a la radiación solar. Una vez liberados, estos átomos se combinan con las moléculas de ozono a las que disocian, dicho de otro modo, al disociarlas destruyen en el ozono la condición de filtrar los rayos ultravioleta, lo que significa que, a la vez, la capa protectora que representan estos gases queda anulada.

Hay otro fenómeno que, también, preocupa a los hombres de ciencia, aunque no parece hacerlo en los gobiernos de muchos países: el efecto invernadero. Si han visto alguna vez los cultivos que se hacen en invernaderos, habrán visto que la superficie terrestre de cultivo, se cubre con techos de plástico, con el sabrán propósito de acumular calor para crecimiento de las hortalizas o de las flores. La Tierra necesita tener una temperatura media moderada en su superficie para la agricultura general y ello es posible, porque la atmósfera, gracias a su composición, impide la reemisión al espacio de la mayor parte de los rayos infrarrojos emitidos por la Tierra. El calor queda pues atrapado, como si de un invernadero se tratara.

Los gases que reflejan la radiación infrarroja y provocan el efecto invernadero son, principalmente, el vapor de agua, el dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso y los gases halogenados. Desde hace algunas décadas, la proporción de estos gases en la atmósfera no ha dejado de aumentar. Habría que esperar, en consecuencia, un aumento de la temperatura de la superficie terrestre si no se pone coto a las causas productoras de este fenómeno. Los modelos informáticos actuales prevén un aumento de 1 a 4 o 5ºC, si la proporción de dióxido de carbono se dobla. Aparte de un aumento en el nivel de los océanos (debido a la fusión de los hielos polares), tal incremento de temperatura aceleraría el proceso de desertización.

La atmósfera, por la acción del hombre, ha creado la lluvia ácida.
El empleo de combustibles fósiles - como el petróleo - acompañado, como viene, de emisiones de óxidos de azufre y de nitrógeno. Cuando las moléculas de estos óxidos se combinan con el vapor de agua atmosférico, se forman ácidos como el sulfúrico o el nítrico y tantos otros. Entonces se forma una niebla y cae la lluvia ácida, y la acidificación abarca todo el medio; además, a medida que pasan los años, los suelos, las aguas continentales, la vegetación, el mundo animal y hasta las casas que habitamos sufren los efectos de la contaminación y ésta, llevada por los vientos a todos los confines, puesto que este fenómeno no tiene fronteras. Así es que en la península Escandinava o en el continente americano, en Canadá, grandes lagos han dejado de albergar cualquier forma de vida. Lo mismo sucede con los bosques
(hecho comprobado por los científicos) de Alemania y de China, pese a los miles de kilómetros que separan estos países; en estos países, grandes masas forestales y de especies vegetales se han visto diezmadas.

¿Y qué decir de la contaminación urbana?
No se trata solo de los vehículos, sin duda, causantes mayoritarios de la contaminación de la atmósfera de las ciudades, sino que hay anotar las calefacciones domésticas y, también, la actividad de las industrias, que funcionan en las afueras del radio urbano, que contaminan alrededores de las ciudades. Los más frecuentes son los óxidos de carbono, de azufre y de nitrógeno. Estos últimos, por acción de la radiación solar, producen ozono, cuya concentración en las capas bajas de la atmósfera aumenta peligrosamente. Por otra parte, no hay que despreciar la contaminación por los aerosoles, el plomo, los hidrocarburos no quemados, también los polvos (hollín), metales pesados, etc. El efecto nocivo de estos gases y aerosoles afecta directamente al hombre y se manifiesta en los sistemas respiratorio, cardiovascular y sensorial. A ello hay que añadir los daños causados a las edificaciones y a las plantas, éstas que sufren los efectos de los plaguicidas, que están formados por una gran variedad de productos orgánicos de síntesis utilizados para luchar contra los parásitos y animales perjudiciales para los cultivos; entre los insecticidas algunos son organoclorados, como el D.D.T. y el lindane, indiscutiblemente contaminantes, poco o nada biodegradables, que se acumulan en los ecosistemas. Algunos insecticidas organofosforados pertenecen a la misma familia química que ciertos gases de guerra. La contaminación de los suelos se produce en el momento de la aplicación de los plaguicidas. La agricultura mundial utiliza anualmente alrededor de 150 millones de toneladas de fertilizantes.

EL CARBÓN Y EL PETRÓLEO

Cuando quemamos carbón, usamos la luz del Sol que llegó a la Tierra hace 250 millones de años; entonces, América del Norte estaba cubierta por un mar interior, y en sus orillas existían pantanos cubiertos de helechos gigantes. Las hojas de estos helechos recogían energía del Sol, indispensable para su crecimiento. Árboles y ramas cayeron al agua y allí estuvieron protegidos del aire y las bacterias, agentes de descomposición. El material de las plantas no desapareció: se transformó en una sustancia oscura, esponjosa, llamada turba.

Con el tiempo, el suelo se hundió y a los pantanos los cubrió el mar. Las capas de musgo se acumularon sobre la turba y la presión, transformó ésta en lignito, pero esta forma de carbón tiene un poder calorífico que apenas llega a la tercera parte de la hulla, forma carbonífera que, generalmente, se atribuye al período paleozoico, coincidente con el gran desarrollo de los vegetales que alcanzaron el tamaño de los árboles. La carga y la presión aumentaron, el lignito se convirtió en carbón bituminoso; en determinados lugares, estas capas de carbón se vieron envueltas en el plegado que produjo las cadenas de montañas. Este proceso, convirtió el carbón blando, en carbón duro (an-tracita). Las partes de las plantas fueron aplastadas de forma que no se pueden reconocer; pero los fósiles las han conservado en las pizarras cercanas a los filones carboníferos. Algunos moldes y huellas reproducen plantas completas y hasta las venas y texturas de las hojas se pueden apreciar con toda claridad. La antracita es el carbón más rico en carbono y más pobre en los elementos volátiles de la hulla; se formó a partir de los restos vegetales ricos en lignina, es decir de troncos y ramas. Su poder calorífico es el más alto y su combustión casi no produce llama ni humo.


Millones de toneladas de carbón han sido extraídas anualmente por los hombres con el auxilio de máquinas; algunas, capaces de arrancar cuatro toneladas de carbón por minuto. Gracias al uso de estas máquinas los mineros nos suministran el carbón que, todavía, se emplea en variadas actividades. Actualmente, la luz solar fosilizada nos sirve como combustible y materia prima. Derivados del carbón se usan para fabricar tintes, perfumes, plásticos, nylon, explosivos, medicinas y muchos otros productos.


El petróleo, en nuestro tiempo, es la principal fuente de energías de la actual civilización, también se formó hace cientos de millones de años de los organis-mos en descomposición que vivían en el mar; el océano albergaba una vasta población de plantas y animales microscópicos y miríadas de ellos se hundieron y fueron enterrados en el fango. Este fango se convirtió en roca y las diversas materias enterradas dieron lugar al petróleo.


Petróleo, es un sustantivo que significa aceite de piedra y es la energía que se utiliza, como reemplazo del carbón, para mover los motores de barcos, aeroplanos, automóviles y trenes; es la energía que emplean las fábricas y la que proporciona calor para los hogares. Sus derivados, también, como el carbón, tienen otras aplicaciones: fabricar llantas, plásticos, cosméticos y otros muchos productos.


EUROPA

Europa ha sido foco de civilización desde que nació para la historia; sin embargo, todavía no se había constituido en naciones. Heredera de la cultura griega, heredera de Roma, de la concepción judeo-cristiana de la vida, así como de las fecundas energías germánicas y escandinavas, Europa ha vivido durante quince siglos una aventura que es única en la historia del mundo.

Vistos desde muy cerca, sus anales ofrecen la imagen de un campo cercado o bien de una selva impenetrable. Vistos desde arriba, vueltos a colocar dentro de la escala mundial, su evolución aparece como un fenómeno profundo de transfiguración del hombre y de la tierra en beneficio del hombre. Gracias a Europa, el mundo ha evolucionado vertiginosamente, en estos últimos quince siglos, como no lo había hecho durante milenios. Hoy, a fuerza de haber prodigado sus lecciones a los demás pueblos, Europa ha dejado de ser el único crisol donde se prepara el futuro. Olvidando aquello que aún los separa demasiado, ha llegado el momento de que los europeos tengan por fin conciencia de la incomparable misión humana que les ha sido encomendada desde sus orígenes y recuerden que tal misión, por encima de sus rivalidades y de sus odios, siempre los unió formando un solo pueblo. Es preciso que miren hacia atrás, no para deleitarse en el recuerdo de sus glorias muertas, sino para hacer surgir una nueva luz.

Europa crece y se multiplica

Tal vez, de manera menos efectista que la industria y las técnicas, pese a que la medicina y la higiene más lentas en hacer visibles sus efectos, éstas contribuyeron poderosamente en la metamorfosis del aspecto de Europa. La mortalidad infantil disminuyó ostensiblemente y el promedio de duración de la vida se hizo a la vez mayor. Desde que, en el año 1796, el inglés Jenner hizo retroceder el peligro de la viruela, las victorias de la medicina fueron incontables. Basta mencionar los nombres de los ingleses Parkinson, Bell, Hodgkin y Addison, de los franceses Bichat, Laennec, Broussais y Dupuytren o los alemanes como Virchow, Traube y Wunderlicht o el húngaro Semmelweis, que acabó con la fiebre puerperal..
El Londres que describe de Dickens, en 1840, tenía menos de 2 millones de habitantes, pero cuarenta años más tarde se acercaba a los cuatro millones. El centro de la ciudad se reservó para el mundo de los negocios, el mundo en que se alojaba Oliver Twist, un extenso y regular trasiego de transportes urbanos, del centro a los aledaños le dio a Londres un aspecto singular. Esta vida agitada llevó a los ingleses a crear el "descanso de fin de semana -the week end-, hábito que se extendió, poco a poco, a todos los países europeos.

El movimiento urbano fue menos importante en Francia, país de aldeas y en las dos terceras partes de sus provincias hubo un rápido aumento de la población rural. Bajo Napoleón III y el impulso de Haussmann, París se convirtió en un muy importante centro urbano de Europa; su población de 1.000.000 de habitantes, se duplicó. Otras ciudades importantes de Europa oriental la seguían: San Petersburgo, Moscú y Viena, con 800 mil, 600 mil y 700 mil, respectivamente.

Un siglo antes, José II había hecho un paseo público del famoso Prater de Viena, tan famoso como los Campos Elíseos, de París.
Berlín, en muy poco tiempo pasó a ser una de las mayores ciudades del mundo; los 150 mil berlineses de 1800, ochenta años más tarde pasaron a ser una población de 1.150.000, convertida en la capital industrial y comercial de Alemania, sin rival en el comercio de granos.

Se construyeron dársenas en las desembocaduras del Sena, del Escalda, del Támesis, del Elba, que recibían a los barcos de todo el mundo descargando mercaderías de lejanos países. Hamburgo se transformó en el primer puerto del continente, como lo fue Liverpool en Gran Bretaña. Marsella, bajo Napoleón III , sintió llegada su hora, construyendo dársenas, muelles y almacenes.

El Mediterráneo recobraba la importancia que le había hecho perder el uso de la ruta de El Cabo, y si Venecia era centro para dirigir los negocios internacionales, contaba con puertos como Trieste, Génova y Brindisi para disputarse la ruta de la Indias.

La historia de Europa comienza en una leyenda

Europa era una mujer muy bella, con piel de lirio, que vivía en Fenicia, donde Agenor, su padre, era rey. Un día, mientras jugaba con sus amigas a la orilla del mar, la vio el ardiente Zeus, quedó prendado de ella y se transformó en blanco toro para acercársele. Confiada, Europa montó sobre el lomo del animal. No bien lo hizo, el toro se lanzó al agua y atravesó el mar con la joven fenicia sobre él hasta llegar a la isla de Creta. De aquella unión nacieron cuatro hijos: el heroico Sarpedón, héroe asiático, y Minos, Eaco y Radamanto, tres legisladores tan famosos que luego llegarán a ser jueces indiscutidos de los infiernos...
Aquí la leyenda se aleja para dar paso a la historia.

LA SEXUALIDAD EN ORIENTE

La sexualidad en las sociedades primitivas está cargada de sacralidad, porque es el medio de participar en la fecundidad de la Naturaleza y en el gran misterio de la continuidad de la vida. Los europeos, fueran colonizadores o misioneros, no lo entendieron y quedaban espantados ante lo que consideraban espantosas aberraciones.

En las islas de la Polinesia, los europeos se sentían atraídos por la belleza natural y, otros, horrorizados llamaron a la isla Tahíti la Sodoma de los mares del Sur. Los ritos los llevaban a cabo grupos de adolescentes, institucionalizados socialmente, cuyo objetivo era la práctica festiva, itinerante, de ritos eróticos en nombre del dios Oro, personificación de la fertilidad.
Los ritos incluían bailes, cánticos, y la práctica del amor libre. Los misioneros, que no llegaron a comprender el componente religioso de estas ceremonias, presentaban a los arioi como grupos de adolescentes dedicados al vagabundeo libidinoso.

La prostitución no existía en Tahití cuando llegaron los europeos, pero la acogida sexual de las muchachas era extraordinaria. Para tranquilizar sus conciencias los blancos comenzaron a pagar a las indígenas por sus favores. Cuando éstas se dieron cuenta de que, lo que daban de balde y como muestra gratuita de hospitalidad podía hacerse de manera remunerada, decidieron aprovechar tan inesperada bendición del cielo: y la prostitución quedó institucionalizada.

Podrían ponerse innumerables ejemplos del terrible impacto que para los oceánidas supuso la introducción del cristianismo, tan rígido en su moral sexual. En Micronesia, por ejemplo, en las islas Ellice y Gilbert, los jefes de los clanes, en determinadas circunstancias, compartían su esposa con su hermano o con un amigo. A veces tomaban como esposas secundarias a cuñadas que, por ser poco agraciadas o por cualquier otro motivo, tenían dificultad para encontrar marido. Los misioneros las convirtieron en adúlteras, creándoles infinitas angustias.