¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

sábado, 5 de octubre de 2013

EL MIEDO VA A CAMBIAR DE BANDO

La oleada neoliberal  que está realizando el gobierno español, bajo el paraguas de la Unión Europea y los dictados del FMI está destruyendo lo poco que quedaba del llamado Estado de Bienestar.

El liberalismo a ultranza, basándose en los principios de Adam Smith, afirma que el Estado no puede intervenir en la economía porque su intervencionismo supondría un ataque a la pieza angular de su ideología: la defensa de la propiedad privada.

Este discurso está camuflado bajo la bandera  que defiende que, por encima de todo, existe  la libertad del individuo. Por tanto, la lógica está clara: si el estado ataca la propiedad privada, el estado ataca a la libertad del individuo.

Bajo la excusa del ahorro, el gobierno, sometido al poder económico, ha convertido a los medios de comunicación en una herramienta propagandística del gobierno, repitiendo incesantemente de manera goebelina que la ciudadanía española es la causante de la crisis.

Sin embargo, hay que recordar que la deuda fue, en principio, privada durante los años 2008 y 2009 y que fueron los gobiernos, bajo el mandato de los mercados, quienes se encargaron de socializar las pérdidas y de culpar a los ciudadanos, señalándoles como los causantes de la crisis.

Eso es en parte verdad, pero los economistas saben que los seres humanos responden a estímulos: los MDC, como empresas que son, empezaron a emitir miles y miles de anuncios incentivando el consumo, el gasto, la compra de pisos… provocando que la ciudadanía, inconscientemente, se convirtiera en la protagonista de esta tragedia.

Por tanto, es cierto que la ciudadanía tiene parte de culpa en esta crisis, pero no es la causante de ésta.


La ciudadanía debe estar prevenida contra los Medios de Comunicación porque, como dijo Malcom X, éstos les harán amar al opresor y a odiar al oprimido.
  Por eso, es necesario que el miedo cambie de bando.




No hay comentarios:

Publicar un comentario