¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

martes, 25 de junio de 2013

EL MAL DE ORWELL


En su aniversario, es necesario hacer un repaso de su obra literaria. Novelas como Rebelión en la granja, Homenaje a Cataluña o 1984 se han convertido en un referente para criticar a la Unión Soviética, a Stalin y al comunismo en general

Existen miles de argumentos contra el comunismo, contra Stalin y a la Unión Soviética. Uno de los más utilizados es la figura y la obra literaria de George Orwell. El autor ceilanés se ha convertido en una pieza clave de la derecha mediática para desacreditar al comunismo y, sobre todo, a la URSS. Pero ¿quién era George Orwell?

LA VIDA DE ORWELL

Eric Arthur Blair nació el 25 de junio de 1903 en Motihari, cuando era aún India Británica, aunque se trasladó a Inglaterra,  junto a su madre y sus dos hermanas, cuando apenas contaba dos años de edad.
A los seis años comenzó su educación asistiendo a una pequeña escuela parroquial, pero sus profesores le recomendaron para que, beneficiario de una beca, asistiera a una de las mejores escuelas de Inglaterra de la época, Saint Cyprian, y pudiera aprovechar más sus cualidades intelectuales. Más tarde estudiaría, también becado, en las escuelas de Wellington y Eton, ambas de gran renombre y prestigio.

Acabados estos estudios ingresó en la Policía Imperial India de Birmania, pero sólo consigue desarrollar un gran odio hacia el imperialismo británico.

Abandonó el ejército y se dedicó a deambular por Inglaterra viviendo en la indigencia, realizando pequeños trabajos hasta que consigue colocarse como maestro en una escuela. Pero también ese trabajo le duraría poco, en este caso por enfermedad, y encuentra un puesto como vendedor en una tienda de libros de viejo. En 1928 viajó a París, donde trabajó como lavaplatos en un hotel de París, pero sin mucha más fortuna, volviendo a Londres después de una estancia de un año enfermo y sin dinero.

Empezó su carrera literaria, narrando sus distintas experiencias vividas hasta entonces. Sus primeros escritos fueron “Los días de Birmania” y “Sin blanca en París y Londres”, en clara referencia a su experiencia en el ejército soldado y sus penurias por estas dos ciudades. Fue entonces cuando adoptó el seudónimo de George Orwell, ya que no quería que sus padres se sintieran mal o molestos, puesto que sus novelas eran casi autobiográficas. Patriota a la hora de elegir este nombre, eligió el del santo patrón de Inglaterra y como apellido el nombre de un bello río inglés.

Identificado con los problemas de los más oprimidos y siendo un hombre de ideas de izquierdas, militaría en las filas del Partido Laborista inglés, siendo vigilado por el gobierno y la policía durante años debido a sus ideas demasiado progresistas, que no le impedirían, no obstante, criticar duramente el comunismo soviético. En esta época George Orwell participó activamente, bajo las filas del POUM de Andreu Nín, en la Guerra Civil Española, estando a punto de morir en España.

SU OBRA LITERARIA

Orwell plasmó en sus libros su compromiso político y su lucha, denunciando las posturas del Partido Comunista tutelado por la Unión Soviética. Homenaje a Cataluña narra su llegada a Barcelona, donde fue testigo de los Sucesos de Mayo de 1937. Pongámonos en situación, por un lado, la República había firmado el Decreto de unificación de los Ejércitos y Milicias Populares en Abril de 1937: El Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC) tenía como objetivo prioritario ganar la guerra, porque sin una victoria era del todo inoportuno el planteamiento revolucionario, posición mantenida por la CNT, las Juventudes Libertarias y el POUM y otros grupos de menor importancia como la anarquista Agrupación de los Amigos de Durruti o la trotskista Sección Bolchevique-Leninista de España.

Este suceso provocó uno de los episodios más lamentables de la Guerra Civil Española (suceso que aún hoy tiene dividida a la izquierda en este país).

Su siguiente obra fue Rebelión en la Granja. Independientemente de la ideología que pueda tener el lector, el libro no es gran cosa: los libros de historia de 4º de la ESO o de Bachillerato cuentan con mayor detenimiento la deriva de la Revolución Rusa. Incluso otros autores como Máximo Gorki o Rosa Luxemburgo ya denunciaron las posiciones bolcheviques de Lenin (Luxemburgo lo plasmó en su obra la Revolución Rusa, publicada en 1919) o periódicos de izquierdas como el socialista francés L'Humanité,  el cuál realizó un artículo titulado "Golpe de estado en Rusia que lleva a Lenin y a los maximalistas (bolcheviques) al poder". Por tanto, el libro de Orwell no aporta ninguna novedad.

1984: la novela clave para desacreditar a la URSS

A pesar de ser escrita por George Orwell bajo el título de trabajo de El último hombre de Europa (The Last Man in Europe en inglés), la propaganda capitalista de Inglaterra y los Estados Unidos cambió el nombre por motivos comerciales.
Esta obra se ha convertido en una especie de biblia propagandística contra la Unión Soviética para el capitalismo y los detractores de la URSS.

Hay varios puntos claves en la novela:
  • El Ingsoc, la ideología del estado totalitario en el que transcurre la novela, es una corrupción de English Socialism.
  • La "V" del emblema del Ingsoc es una parodia de la "V" de la victoria utilizada por los aliados en la Segunda Guerra Mundial. Esta "V" se utiliza también en el envase de los cigarrillos de la Victoria y de la ginebra de la Victoria.
  • La "reescritura del pasado", trabajo de Winston Smith en el Ministerio de la Verdad
  • El Gran Hermano es una copia del culto a la personalidad de Stalin (instaurado post morten. De hecho, en Rusia siguen recordando a Stalin y a la Unión Soviética por todo los derechos y garantías que recogía: derecho al trabajo, vivienda, educación, cultura, transporte, sanidad... derechos que tras la caída del telón de acero van diluyéndose devorados por el capitalismo)
  • Emmanuel Goldstein, el Enemigo del Pueblo, está inspirado en Trotsky, siendo comunes a ambos personajes, el real y el creado por Orwell, las siguientes características:
    • Ambos participaron y fueron personajes importantes en las primeras etapas revolucionarias.
    • La descripción del aspecto físico de Goldstein coincide con la de Trotsky.
    • Goldstein y Trotsky son apellidos judíos, pero la referencia más obvia es que el verdadero apellido de Trotsky era Bronstein.
    • La persecución a Trotsky en la Unión Soviética inspira los Dos Minutos de Odio en la novela.
  • El cambio de alianzas entre las superpotencias es una caricatura del Pacto Molotov-Ribbentrop, que firmaron  la Unión Soviética y la Alemania nazi, roto con la Operación Barbarroja. La Unión Soviética no quería entrar en la Segunda Guerra Mundial, recordando aquella cita marxista de la única lucha permitida es la lucha de clases.
  • Winston Smith es una clara alusión a Winston Churchill, y Smith es el más común de los apellidos anglosajones.
  • La habitación 101 es una referencia al despacho 101, que Orwell ocupó mientras trabajaba para la British Broadcasting Corporation durante la Segunda Guerra Mundial.
  • Las bombas voladoras son una referencia a los misiles nucleares V-1 y V-2 alemanas.
  • El uniforme negro del Partido Interior que viste O'Brien se debe al uniforme negro que usaban los miembros de las SS alemanas.
  • El uniforme azul que usan los miembros del Partido Exterior está relacionado con el uniforme azul que utilizaban los miembros de la Falange Española.
Sin embargo, la historia de 1984 no se da en el mundo comunista. Basta con  echar un vistazo al  mundo en que vivimos y a nuestro alrededor: el mundo se encuentra en un estado deliberado de guerra permanente, donde los Medios de comunicación tiene un papel importante,  que ayuda a mantener controlada a la población a través del miedo y las privaciones. La clase dirigente observa y analiza incesantemente las reacciones de la gente para tomar medidas drásticas y silenciosas si hiciera falta, y ha creado un sistema de desinformación que le permite rehacer la historia a su antojo.


George Orwell en la actualidad


La derecha mediática, en su mayor parte, ha convertido a Orwell en un elemento propagandístico más contra el comunismo: El icono de Orwell es adorado a la vez por los socialdemócratas  y por la caverna mediática neocon norteamericana y europea. El temor a la Unión Soviética y a lo que representaba para las clases trabajadoras era una obsesión que les quitaba el sueño, así ¿qué mejor que coger a un militante comunista crítico con la URSS?

Paradójicamente,  las denuncias plasmadas en 1984 se han dado en el país que abandera la libertad: Estados Unidos. 1984 está vendiéndose con gran éxito tras las revelaciones sobre la vigilancia y el control de las comunicaciones del Gobierno de EE UU. Es curioso que, en nombre de la seguridad nacional, los empleados de los servicios de inteligencia de EE UU busquen posibles amenazas terroristas a través del registro de llamadas telefónicas y de la observación del tráfico en Internet, medidas que denunciaba Orwell y que siempre se habían utilizado para desacreditar a la Unión Soviética y a los países comunistas.

Si hay algo que demuestra la historia es que esta es imprevisible. Si Orwell levantara la cabeza a lo mejor rectificaría y admitiría su error.



No hay comentarios:

Publicar un comentario