¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

sábado, 29 de junio de 2013

LA NECESIDAD DE SABER Y HABLAR DE POLÍTICA EN ESPAÑA

Decía Manuel Azaña refiriéndose a España y a los españoles "Si los españoles hablásemos sólo de lo que sabemos, se generaría un inmenso silencio, que podríamos aprovechar para el estudio."
Y no se equivoca.

España no ha sufrido, como si lo ha hecho el resto de Europa, una verdadera revolución. Revolución en el sentido lingüístico de dicha palabra: "Cambio radical". En el ámbito político, España siempre ha ido a la cola de otras naciones europeas: en el siglo XIX, tras el triunfo de la Revolución Francesa de 1789 y el ascenso de Napoleón como emperador de Francia, Carlos IV nombró el 4 de mayo a Murat como Lugarteniente del Reino para que gobernara en su propio nombre en virtud de la autoridad que otorgaba la protesta de la renuncia al trono del 19 de marzo; y el 10 de mayo recibieron los decretos de 5 de mayo de convocatoria de Cortes y traslado de la Junta a lugares seguros, y el de 6 de mayo de renuncia de Fernando VII, que revertía sus derechos en su padre Carlos IV. La Junta Suprema decidió ignorar los de 5 de mayo y publicar el de renuncia del 6 de mayo. No obstante, dado que Carlos IV ya había renunciado, de nuevo, a la corona, Murat quedó como Lugarteniente de un Reino sin rey, cuyos derechos ostentaba el emperador de los franceses hasta el nombramiento de su hermano José (como lo apreciamos en unos decretos de 25 de mayo) , lo cual quiere decir que en ese momento estaba en interregno (término que aparece en el decreto de 6 de junio proclamando a José I rey de España).

Tras la Guerra de la Independencia (1808-1814), tras la entrega de el Manifiesto de los Persas de los 69 diputados absolutistas de las Cortes de Cádiz, Fernando VII firmó el tratado de Valençay por el que se lerestituía en el trono como monarca absoluto, siendo el comienzo de un tiempo de desilusiones para todos aquellos que, como los diputados reunidos en las Cortes de Cádiz, habían creído que la lucha contra los franceses era el comienzo de la Revolución española y también el inicio de la Guerra de Independencia Hispanoamericana. A pesar de los diversos levantamiento liberales del S.XIX ( recordando las figuras de grandes militares liberales como Riego o Espoz y Mina entre otros) España siempre ha sido un país donde impera la cruz y la espada y el apoliticismo. ¿qué íbamos a esperar de un país que gritó "vivan las cadenas" y proclamó a Fernando VII como "el deseado"? en fin...

¿Cuándo empezó a hablarse de política en Europa y en España?

Durante la Revolución industrial y las revoluciones liberales del siglo XIX, se creó la necesidad de efectuar una crítica social a fin de evaluar los cambios sociales y políticos que sucedían, así como su impacto en la sociedad y los motivos que los habían producido. La preocupación por el cambio social, combinada con el avance que las ciencias naturales estaban logrando gracias al desarrollo del método científico, impulsó la fusión de ambas, dando lugar a las ciencias sociales. Así surgiría la sociología, y más adelante la ciencia política, asociada al estudio de la jurisprudencia y de la filosofía política.

Las revoluciones liberales fueron claves para el asentamiento de la burguesía como clase dominante. De hecho, el liberalismo supuso:

Un profundo cambio social que garantizó el poder de la burguesía y la instauración de un orden clasista basado en la riqueza y no en los privilegios. Ese dominio se sustentó inicialmente en el ejercicio del sufragio censitario, pero éste quedó superado a raíz de las revoluciones de 1848 (donde empezó a desarrollarse el movimiento obrero) y fue sustituido por otro más amplio, de carácter universal.
La plasmación práctica de esta ideología se consiguió tras las sucesivas oleadas revolucionarias que jalonaron la primera mitad del siglo XIX: 1820, 1830 y 1848.

¿Por qué tardó tanto en hablarse de política en España?

A pesar del rápido crecimiento de la población española durante los siglos XVII y XIX, España tuvo que enfrentarse a algunos problemas de adaptación, en cuanto a las estructuras económicas y sociales se refiere, ya que el ascenso de la población fue demasiado acelerado para un país pobre, además de que las opciones que podían emplear para adaptarse, como es el aumento de la productividad agrícola, la industrialización, etc., precisaban elementos que España perdió en la crisis con la que arrancó el siglo XIX, como es el capital colonias,etc.

España sufrió una adaptación desigual: La parte agraria ponía obstáculos materiales, jurídicos y psicológicos al capitalismo, y la parte industrial tuvo que aplicar el proteccionismo para sobrevivir, cosa que no fue bien vista por la mayoría rural del país. Como consecuencia , a largo plazo, nos encontramos con manufacturas caras y malas, baja productividad agraria, que provocó a su vez una escasez de los alimentos. A nivel industrial, sectores como la explotación minera, el equipamiento general y la industria pesada o permanecieron atrasados o cayeron en manos de sociedades extranjeras. Las minas lograron triplicar el valor de su producción en 30 años. La producción estratégica acabó en el capital extranjero, ya que las sociedades españolas no supieron impulsar la explotación . Este hecho tuvo como beneficio para las sociedades extranjeras la exportación de productos en bruto.Otro hecho significativo fue la falta de equipamiento industrial en una España que carecía de capital y recursos para lograr equiparse y, sobre todo, para salir del estado en el que se encontraba. Un punto importante en la historia fue la fabricación de la red ferroviaria pero debido a la escasez de recursos que había en España, de la explotacióny la construcción se encargaron los extranjeros, la mayoría capital francés; de lo único que se encargó España fue el diseño radial y no fue muy eficiente económicamente hablando.

En cuanto a la industria manufacturera ligera podría haber vuelto a impulsarse ya que no exigía mucho capital y podrían haber invertido los españoles en ellas, es más, la industria catalana fue el centro de desarrollo de la industria textil basada en la manufactura del algodón y la lana. Pero el inconveniente al que tuvo que enfrentarse era su falta de competitividad así que los capitalistas catalanes optaron por aferrarse al proteccionismo, aunque el mercado nacional no era muy grande, así que las manufacturas españolas, aparte de ser de baja calidad, eran malas.

A nivel político, el liberalismo fue incompleto ya que solamnete se transformaron las instituciones políticas, creándose un régimen de "espadones", es decir, de militares que daban a su antojo Golpes de Estado genrando inestabilidad política y un gran número de constituciones que apenas tenían validez porque ni siquiera tenían tiene de entrar en vigor. Aparte, dicha revolución excluyó a los campesinos, al proletariado y a las clases medias urbanas.

En realidad, fue le ejército quien llevaba la batuta: todos los políticos eran militares y existían miles de pronunciamientos y golpes de estado ( Por eso, el s.XIX el conocido como "el siglo de los Espadones").
 Esa el la razón de la inestabilidad política y de que en España tuviéramos la monarquía de Isabel II, la Revolución Gloriosa de 1868, el breve reinado de Amadeo I de Saboya ( principalmente, porque nadie quería la corona de España), la proclamación de una I república que duró 11 mese sy tuvo 4 presidentes  y la restauración borbónica de Alfonso XII, que trajo la estabilidad política y un turnismo de partidos (Liberal y Conservador) sustentado por un sistema electoral caciquil que impedía la aparición de nuevos partidos en el parlamento.

Hechos políticos claves para la politización de la sociedad española: La caída de la monarquía y la proclamación de la II República 

El ascenso al trono de Alfonso XIII en 1902 coincidió con un periodo de máxima decadencia tras la derrota en Cuba y Filipinas. Los intentos de recuperación económica se vieron frenados por la conflictividad social y por las continuas derrotas del ejército en Marruecos, donde España trató de recuperar el prestigio internacional perdido en la guerra de 1898 por medio de una campaña colonial desesperada en las exiguas posesiones africanas que le habían correspondido en el reparto del continente.

Varios fueron los problemas que conmocionaron la vida pública española en 1917:
  • Deterioro de la economía: la prosperidad generada por el comercio con las potencias beligerantes comenzaba a dar muestras de flaqueza a medida que la Gran Guerra llegaba a su fin.
  • Descontento de los militares: estaban insatisfechos por el sistema de promociones y por los continuos fracasos en la campaña de Marruecos.
  • Agotamiento del sistema electoral corrupto impuesto por la Restauración, lo que llevó a protestar a los diputados liberales y a pedir un cambio de la Constitución.
  • Auge de los nacionalismos, sobre todo en Cataluña.
  • Un movimiento obrero cada vez más importante, debido al descontento por la pobreza, el paro y la guerra colonial interminable.
Para afrontar la crisis se establecieron, entre 1917 y 1919, varios Gobiernos de concentración nacional, que se mostraron incapaces de solucionar los problemas del país.
La España de principios del siglo XX conoció un cierto grado de desarrollo industrial que cambió las estructuras sociales y dividió a la población en dos grupos básicos.
  • La oligarquía dominante, formada por ricos empresarios y la nobleza, que acaparaba casi todos los recursos del país.
  • El proletariado agrícola e industrial, mayoritario y muy empobrecido. La clase media era reducida y de poca relevancia social.
El auge del movimiento obrero, especialmente del anarquismo, condujo a una serie de protestas en defensa de mejoras laborales y sociales que fueron duramente reprimidas por la Policía, el ejército y los pistoleros a sueldo de la patronal. Algunos partidos de izquierda respondieron organizando sus propios grupos armados.

A nivel internacional, los resultados no pudieron ser más desalentadores:
  • Continuas derrotas del ejército español en el norte de Marruecos, frente a las tribus del Rif, mal equipadas pero conocedoras del terreno y más motivadas para el combate.
  • Sangría permanente de hombres, dinero y recursos en una guerra que no reportaba ningún beneficio para España.
  • Descontentos populares por la gran mortandad de soldados y el despilfarro militar, que actuaba como freno al desarrollo industrial. Especialmente graves resultaron los sucesos de 1909 durante la Semana trágica de Barcelona, protesta contra la movilización de soldados que se saldó con una represión brutal.

Desde el punto de vista militar, la guerra se prolongó desde 1909 a 1927. El acuerdo con Francia en 1904 había dividido el territorio marroquí en dos zonas de influencia, quedando la franja norte bajo la supervisón de España. Las tropas españolas, mal equipadas y desmoralizadas, sufrieron gravísimas derrotas en 1909 (Barranco del Lobo) y 1921 (Annual), ésta frente al líder rifeño Abd el Krim. En 1926, la intervención del ejército francés puso fin a la guerra. Abd el Krim se entregó al mando francés y España consiguió, durante el año siguiente, controlar su parte del protectorado marroquí.

La Dictadura de Primo de Rivera y la caída de la monarquía

La situación interna tras el desastre de Annual (1921) entró en una espiral de conflictividad caracterizada por:
  • El fracaso de las reformas democratizadoras.
  • El aumento del desempleo.
  • Las huelgas obreras y campesinas.
  • La impopularidad de la campaña de Marruecos.

El desastre de Annual (1921), marcó el punto crítico en una situación política insostenible. Dos años más tarde, con el apoyo del rey y de los empresarios catalanes, el general Primo de Rivera, que había sido ministro de la Guerra, instauró una dictadura militar con el propósito de restaurar la deteriorada situación del país.Su gobierno se basó en los siguientes puntos:
  • Suspensión de las garantías constitucionales.
  • Disolución de las Cortes.
  • Prohibición de partidos políticos y sindicatos.
El poder se concentró en el general, que desde 1924 contó con el apoyo de la Unión Patriótica, partido único inspirado en las ideas fascistas que comenzaban a imperar en Italia. El objetivo de la Unión Patriótica era acoger en el Gobierno a elementos civiles conservadores y así equilibrar el predominio de los militares del primer ejecutivo que formó Primo de Rivera.

La dictadura consiguió pacificar la vida pública del país a costa de una durísima represión, al tiempo que daba por terminada la guerra de Marruecos gracias a la intervención francesa. La industrialización cobró cierto auge y la economía se recuperó. Sin embargo, la mayor parte de los problemas sociales continuaba en plena ebullición. Perdido el apoyo de los catalanes, del ejército y del rey, el general Primo de Rivera fue destituido en 1930.

Una vez destituido el general Primo de Rivera, Alfonso XIII trató de restablecer el sistema electoral fraudulento basado en las ideas de la Restauración . Sin embargo, la pervivencia de una monarquía desprestigiada era ya insostenible. El apoyo que dio Alfonso XIII al dictador Primo de Rivera desprestigió la imagen de la monarquía ante la sociedad española.

Varios fueron los problemas que precipitaron la abdicación de Alfonso XIII:
  • Decadencia del sistema tradicional de turno de partidos.
  • Ascenso de las organizaciones de izquierda, en especial los grupos de tendencia republicana.
  • Crisis económica.
  • Grave atraso de las zonas rurales.
  • Conflictos sociales generalizados: terrorismo patronal y sindical; enfrentamientos armados entre grupos extremistas de izquierda y derecha, sobre todo en Madrid y Barcelona.
La proclamación de la República

Sin embargo, la época clave de la política española fue la Segunda República.Pongámones en el contexto histórico: Durante el verano de 1930 los partidos de izquierda firmaron el pacto de San Sebastián, por el que se comprometían a colaborar en el establecimiento de un régimen republicano.

Apenas un año más tarde, y en medio de un clima particularmente tenso, se celebraron unas elecciones municipales que dieron la victoria en las principales ciudades a las organizaciones republicanas. El Rey, advertido por los resultados, decidió abdicar con el propósito de evitar el derramamiento de sangre. El día 14 de abril de 1931 se proclamó la II República en todo el territorio español.

En junio de 1931 se celebraron elecciones a las Cortes Constituyentes de la República. El resultado fue de abrumadora mayoría para la coalición de partidos socialistas y republicanos, los cuales elaboraron una nueva Constitución que fue aprobada en el mes de diciembre.

El nuevo texto constitucional incluía los siguientes puntos:
  • Reconocimiento de las libertades y derechos ciudadanos.
  • Sistema unicameral (Congreso de los Diputados).
  • Sufragio universal igualitario, con derecho de voto para las mujeres.
  • Reconocimiento del derecho a la autonomía de las regiones y carácter cooficial de las lenguas catalana, vascuence y gallega.
  • Libertad de cultos y separación entre el Estado y la Iglesia. España se convertía en un país laico.
  • Creación del concepto de «utilidad social», como base para la expropiación de los grandes latifundios.



El principal objetivo de la nueva ordenación republicana fue hacer de España un país moderno, industrializado e integrado en el concierto internacional. Para ello era necesaria una reforma generalizada de todos los aspectos de la vida del país:
  • Democratización de la actividad política.
  • Reforma agraria.
  • Industrialización, basada en una relación justa entre patronal y trabajadores.
  • Solución de los problemas regionalistas mediante la concesión de autonomías.
  • Supresión de la influencia de la Iglesia.
  • Modernización del ejército.
La política reformista del gobierno republicano encontró gran resistencia por parte de la derecha, agrupada en la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), y por la Unión Militar Española (fundada en 1933), que englobaba a los sectores más conservadores del ejército.

¿Qué provocó la llegada de la Segunda República? Principalmente fue el reconocimiento de una serie de derechos y deberes que antes eran exclusivos de las clases dominantes. La Segunba República fue la primera vez en la que el jornalero y el obrero tenían voz y voto y eran tratados humanamente. El movimiento obrero se politizó al pedir mejoras en sus condiciones laborales: era la primera vez en España que se podía hablar de política: La ley electoral es fundamental para el asentamiento de la nueva democracia. La antigua ley estaba dominada por las oligarquías del país, sobre todo en el campo. La ley electoral se reforma para votar las nuevas Cortes constituyentes, sin las presiones de la coacción caciquil, ni la compra de votos. Lo más importante de la nueva ley es el sufragio universal, que concede el voto a las mujeres y que les permite, por primera vez, acceder a las Cortes, de las que entran a formar parte desde el principio. Además, se extiende a toda la provincia el mismo sistema electoral que se aplicaba a las ciudades, es decir, se votan tantos diputados como se tienen asignados, en contra del voto restringido que dominaba anteriormente.

Estos diputados están representados en el Parlamento, cuya tarea principal es hacer una constitución que sea ley fundamental. Esta es una novedad en el constitucionalismo español, es la primera vez que todas las leyes han de supeditarse a la constitución.

Quizás lo más llamativo de la república es el cambio social que se produce en España. La derecha tratará de consolidar la revolución liberal con un régimen parlamentario democrático, lejos de la monarquía constitucional, y a la manera del resto del mundo. La izquierda tratará de fomentar las transformaciones sociales hasta conseguir las condiciones propicias para una revolución social. Se trata de seguir el ejemplo de la URSS, y los momentos cumbres son la revolución de Asturias en de 1934 y los sucesos Casa Viejas.

El primer gobierno de la república se formó en julio de 1931 con miembros de todos los partidos republicanos, con el encargo de hacer una constitución. Pero la situación en la que queda la Iglesia dentro de esa constitución, provoca la primera crisis de la república, derribando al gobierno.

Una vez terminada la constitución el primer presidente, Alcalá-Zamora, afronta los asuntos de: la cuestión agraria y del estatuto de autonomía para Cataluña. Estos serán los problemas centrales de la república, y los que produzcan mayores tensiones sociales.

La proclamación de la república no supuso el cambio automático de la estructura social del país, pero la oligarquía burguesa, la aristocracia y los terratenientes, perdieron el control de sus órganos de gobierno, aunque conservaron el poder económico. Se harán esfuerzos para arrebatárselo.

La tenencia de la tierra era un modelo de prestigio social, y el símbolo del control económico. Se prolongan las estructuras del Antiguo Régimen, por lo que se hace necesaria una reforma agraria, política. Aumenta el número de jornaleros y caen las servidumbres de la propiedad.

Durante la república quien toma el poder es la pequeña burguesía democrática y autonomista, impulsada por los intelectuales y los profesionales liberales cuya finalidad es modernizar el país. Pero la pequeña burguesía no fue capaz de crear una sociedad civil apropiada y sucumbió víctima de sus divisiones internas, su heterogeneidad y sus sentimientos y tendencias localistas.

La Iglesia, a pesar del anticlericalismo de muchos republicanos, se instala en el poder, durante el bienio radical-cedista. Hay continuas tensiones con la Iglesia, desde el polémico artículo 26 de la constitución, a la quema de conventos e iglesias exagerada por la propaganda de derechas.

Pero a pesar de todos los problemas de la república, este es un período de máximo esplendor cultural, sobre todo en literatura, con las generaciones del 98 y el 27. La ciencia, la filosofía y la cultura son un arma de combate.

¿Por qué es necesario saber de política? 

La política es un espacio abstracto y una actividad concreta. Su importancia como actividad radica en que es el eje a partir del cual se desarrolla el resto de la vida social y donde son posibles las transformaciones de ésta. Es, además, una actividad que aunque no es irrestricta posibilita que un número importante de actores sociales sean partícipes de ella. Por lo anterior, la política es una vasta área de oportunidad para las múltiples aspiraciones de la sociedad civil organizada. La política a lo largo de la historia se ha relacionado con el estado y la sociedad civil, y además ha mantenido una interacción entre ella y la cultura.

Sin la política las cosas no tendrían orden, la política está en todos lados. Las reglas en las escuelas son política. Son necesarias para mantener el orden.
La política proviene del  latín politicus y esta a su vez del griego πολιτικός politikós cuyo significado es lo civil o relativo al ordenamiento de la ciudad o los asuntos del ciudadano' , es decir, es  la ciencia o el arte de conciliar lo que en sí mismo es polémico dentro de la gran diversidad de opciones, necesidades, requerimientos y posicionamientos que de manera lógica y natural deben darse en una comunidad humana, cualquier persona que se precie de serlo no debiera marginarse de esa justa preocupación por lo social, por lo público: por lo político en suma
Wizenberg define con claridad el objetivo más amplio de la política: hacer el bien común. Hacer política, en última instancia, es la forma en que una persona se enfrenta a la sociedad, y participa en ella con sus acciones, pero fundamentalmente, con sus ideas.


Platón, uno de los más grandes pensadores de la humanidad nos dejó al respecto esta pequeña perla: “un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no valen nada sus ideas, o no vale nada como hombre”. Un hombre que no participa, con sus ideas o su acción directa en la sociedad, es decir, no hace política, tiene muy poco valor. El pasotismo, aquello que un par de décadas atrás casi fue una seña de identidad de buena parte de la juventud, es la mejor expresión de aquellos hombres de poco valor a los que recriminaba Platón.

El hombre es un ser social, que convive con otros seres humanos y comparte con ellos espacio y actividades. Pero también comparte ideas y esto, lisa y llanamente es hacer política. Aristóteles, el otro gran filósofo de la Grecia Antigua, completó la frase anterior de Platón: “el hombre es un animal político”, decía para expresar el alto valor que le daba a la política, al convertirla en un signo de identidad del hombre.
Quedarse callado y no participar, de un lado o de otro, es renunciar a nuestros derechos pero, por encima de todo ello, es no ejercer nuestra propia identidad como personas, nuestro derecho a ser como decía Aristóteles unos animales políticos, que quieren y deben buscar, como nos señalaba en el encabezamiento Wizenberg, el bien común.
Como dijo Bertolt Brecht.

1 comentario:

  1. Hola poeta:

    Soy Joaquín, tu compañero de Alternativa Republicana, por fin te conozco como escritos.

    Voy a poner un enlace en mi página web: www.idearepublicana.com ¿Donde prefieres que lo ponga en prensa o en enlaces republicanos?.

    No se si tendrás mi correo: idearepublicana@gmail.com

    Saludos republicanos

    Joaquín

    PD
    Las críticas destructivas no tardarán en llegar

    ResponderEliminar