¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

lunes, 29 de octubre de 2012

DEL ABSOLUTISMO AL PARLAMENTARISMO EN GRAN BRETAÑA


Del absolutismo al parlamentarismo en Gran Bretaña

La dinastía de los Estuardo es católica aunque, en teoría, fueron educados en la religión protestante. Jacobo I utilizaría la religión para justificar su intervencionismo político. Publicó una verdadera ley de la monarquía libre apoyándose en que el rey solo responde ante Dios.

La sociedad inglesa tenía dos claras facciones:
* Los aristócratas y masas campesinas son en general partidarios de la corte
* Los mercaderes, armadores, medianos hacendados, serán grupos que van a querer cambios y libertades (serán el origen de los whigs, liberales del siglo XIX), propiciando el poder del Parlamento frente a la Corona.
Sin embargo, las tendencias políticas de los Estuardo viran hacia el absolutismo: Carlos I se enfrenta al Parlamento por la vía militar a pesar de sus derrotas en Marston Moor en 1644 y en Naseby en 1645. A raíz de esta batalla, Oliver Cromwell, en los primeros días de 1649, obliga al Parlamento a declarar traidor a rey Carlos I, el cual es decapitado el 30 de Enero de 1649.
Desde 1649 se siembran los ideales de la República Inglesa, donde Oliver Cromwell gobernará con el título de Lord Protector. Cromwell llevará a cabo una serie de medidas populares con las que tendrá problemas por su sentimiento religioso cerrando teatros, tabernas, etc. Debido al cansancio del pueblo por sus ideales puritanos, Cromwell propone a su hijo Ricardo para la sucesión. Ricardo rechaza en 1656 el título de rey y restaura la Cámara de los Lores.
Richard Cromwell renunció a su cargo en 1659 y el general Monkpide pide en 1660 al Parlamento que proclame a Carlos II Estuardo, rey de Inglaterra. El 20 de Mayo de 1660 vuelven los Estuardo al poder, intentando instaurar el catolicismo con acciones como las de 1672 con la proclama de una indulgencia a favor de los católicos, aprobada en 1673 por el Parlamento (“Bill of Test”)
Todas estas circunstancias van a propiciar que surja el llamado “Partido del país”, (whisgs). Este partido ganará las elecciones de 1679 constituyendo un Parlamento que aprobará el “Habeas Corpus”:”todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario”, derecho que será aprobado en “The Bill of Rights”, una Declaración de Derechos que reúne un conjunto de verdades que estaban dispersas y fluctuaban por Inglaterra desde cierto tiempo atrás, creándose una monarquía parlamentaria, exigiendo a los reyes jurar la declaración a la hora de gobernar.
La tendencia hacia el autoritarismo por parte de los Estuardo provocará la Gran Revolución Gloriosa, en la que Guillermo de Orange es coronado rey frente a Jacobo II.
Por este documento, basado en la filosofía de Locke, y una serie de leyes elaboradas en los años posteriores, el Estado inglés se convierte en una “monarquía pactada entre el rey y sus súbditos”. Las leyes posteriores a la Declaración de Derechos son:

- King with Parlament: el parlamento regula la figura del monarca.

- Acta de Establecimiento: ningún católico puede acceder al trono de Inglaterra

El papel de la prensa en las revoluciones inglesas.

La prensa estaba controlada por el poder. Esta situación provocó la aparición de periódicos clandestinos que transmiten lo que sucede en la política inglesa. La mayor parte de la información recogida sobre la vida política es aportada por los mismos parlamentarios, por lo que aprobaron una serie de leyes sobre libertad de prensa. Por último, presentaban un título y un editor (los cuales son conocidos). Además empezaba a haber cabeceras.
La libertad de prensa, sin embargo, no era total porque el Parlamento no permitía publicar noticias críticas con los parlamentarios, creando en 1643 medidas de control y censura.
Ante esta situación respondió Milton en su Areopagítica (1644), donde crítico la censura, argumentando que la libertad de prensa era un derecho del hombre, no del Parlamento.
Se volvía a una situación de censura y privilegio parlamentario. Sólo se permitirían aquellos periódicos que fuesen partidarios de Cromwell. Tras su muerte en 1660 y la subida de Carlos II reaparece la censura real porque la prensa era un problema para sus intereses. En 1665 aparece el London Gazette, periódico bisemanal, y en poco tiempo comienzan a circular una serie de periódicos clandestinos en cafés. Los periódicos que contenían informes parlamentarios filtrados por algunos de sus miembros, eran de tirada pequeña y muchos de ellos estaban hechos a mano, ya que la impresión también debía hacerse clandestinamente.
Poco a poco se irán configurando estados de opinión liberales y conservadores hasta llegar a la Gloriosa en 1688, que supondrá una expansión de la libertad de expresión y del desarrollo de la prensa.
Por otra parte, el Daily Courant hacía gala de dos principios: la imparcialidad, centrándose en los hechos evitando ser partidista y la credibilidad, procurando utilizar fuentes fidedignas. Estos dos principios suponían una mejora, pero presentaban también sus problemas. No obstante, gracias ellos, el lector se convertía en un agente activo que opinaba y construía la información.
Buckley buscaba la objetividad. Para ello, seleccionaba las fuentes y las jerarquizaba por fiabilidad, introduciendo un elemento subjetivo. A su vez, evitaba suposiciones, lo que suponía una cortapisa en la investigación.
Posteriormente aparecieron más diarios, como el Evening Post (1706) y el Daily Advertising (1731).
Tras la situación legal tras la Gloriosa, la censura va a ser indirecta: el poder político sometió a la prensa a un régimen fiscal muy duro con la Stamp Act (1712) consiguiendo que su desarrollo fuese menor y, por otra parte, se prohibía informar sobre el Parlamento, pues si no gozaba de intimidad perdía libertad de acción.
Pero no todo era prensa de información política. Existía un periodismo cultural, con una vocación pedagógica de tipo moralizante, cuyos principios eran la formación a los ciudadanos, educando a la sociedad en lo que estaba bien y mal. Destacaron tres publicaciones: The Weekly Review (1704), dirigido por Daniel Dafoe; The Examiner (1710), dirigido por Jonatahn Swift; y The Spectator (1712), la más importante de las tres, dirigida por dos parlamentarios, Addison y Steek. Estas publicaciones reflexionaban sobre las costumbres sociales, convirtiéndose en un producto de tertulias de cafés, donde una serie de personas y debatían y eran controladas por un moderador.
Otro de los éxitos de la prensa fue atraerse el apoyo del pueblo, actuando como cuarto poder contra la censura del gobierno.
En 1785, nacía The Times, el primer que concebirá la prensa como un negocio. Es un periódico que pretende ser creíble para ganar la confianza del público y vender más, lo cual consigue gracias a ser el que primero informaba de la Revolución Francesa en Inglaterra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario