¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

martes, 14 de febrero de 2012

EL CLAN DE LOS COCODRILOS

Los cocodrilos, junto a sus parientes, aligatores, caimanes y gaviales, son animales muy antiguos. Pertenecen al mismo grupo de criaturas que incluía a los dinosaurios y a los antepasados de las aves. La familia de los cocodrilos pasa mucho tiempo tomando el sol o descansando en el agua, aunque cuando hace falta son capaces de moverse muy rápidamente, atacando con inmensa fuerza y precisión. A pesar de su ferocidad los cocodrilos cuidan de sus crías más que cualquier otro grupo viviente de reptiles. Las mismas mandíbulas sonrientes que pueden matar a un animal tan enorme como un ñu, pueden acarrear y proteger a jóvenes de sólo unos centímetros de longitud.

En el antiguo Egipto, muchos animales, incluyendo al cocodrilo, eran considerados sagrados. En algunos templos se les cuidaba en piscinas especiales y se les adornaba con collares de oro y piedras preciosas. Cuando morían eran embalsamados o momificados. También, participan en un hecho importante de la historia: La reina Isabel I de Inglaterra mantuvo prisionera a la reina María Estuardo desde 1569 hasta 1584. Ella y su carcelera se pusieron a trabajar realizando un impresionante tapiz. El cocodrilo era uno más entre los muchos animales que adornaban en el tapiz, y los bordaban mientras María esperaba el día de su ejecución

El más extraño de todos los cocodrilos, el gavial, tiene un hocico largo y estrecho con dientes más bien pequeños y afilados. El hocico va barriendo el agua a la vez que los dientes, entrelazados y con curvatura hacia afuera, son perfectos para capturar peces resbaladizos. Los machos adultos expulsan a sus rivales con un poderoso zumbido que hacen a través de una protuberancia que tienen en la nariz. El ruido, muy convincente considerando que sus mandíbula no son muy poderosas, se produce cuando el gavial espira el aire.

En los cocodrilos, algunos dientes de la mandíbula de abajo sobresalen por encima .de la mandíbula superior cuando mantienen la boca cerrada. Son perfectos para asir y perforar, pero no tanto para cortar y masticar. Cuando un cocodrilo está comiendo un animal tan grande como un búfalo, agarrará parte de la carcasa con sus mandíbulas y rodará una y otra vez hasta que logre arrancar un buen trozo de carne.
Aunque tiene un aspecto torpe y pesado, el aligator puede usar sus mandíbulas con una sorprendente delicadeza; la hembra, por ejemplo, a veces ayuda a la eclosión de sus huevos metiéndoselos en la boca, donde los hace rodar cuidadosamente contra el paladar con la lengua hasta que los casca. Tan delicada maniobra la ejecuta un animal que alcanza hasta los 6 metros de longitud.

Los caimanes pertenecen a la familia de los aligatores. Tienen hocicos más bien cortos y anchos y lo mismo que en sus parientes los dientes de la mandíbula de abajo son prácticamente invisibles cuando mantienen la boca cerrada. Los caimanes jóvenes comen insectos principalmente, pero cuando crecen su dieta incluye caracoles, peces, mamíferos y aves. Una especie de caimán de hocico ancho es particularmente adaptable habiéndosele visto a veces en abrevaderos y cerca de grandes ciudades con ríos altamente contaminados.

Los caimanes y aligatores amontonan hierba, tierra y hojas muertas para formar un nido donde depositan unos huevos de cáscara dura, mientras que los cocodrilos y gaviales hacen su nido en agujeros del suelo seco y suelto de playas más o menos expuestas. A menudo la hembra permanece cerca del nido para evitar incursiones de presuntos ladrones. Todos los huevos de cocodrilo tienen que permanecer calientes ya que el sexo de los recién nacidos está determinado por sutiles cambios de temperatura en las primeras etapas de la incubación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario