¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

jueves, 2 de febrero de 2012

CARTA DEL ÚLTIMO ADIÓS

Querida mía:

Ya falta poco tiempo. Mi hora ha llegado. Lo último que veras de mí es esta carta que te escribo. Te pido que no me llores cuando me haya ido. Hemos pasado mucho tiempo juntos: desde que nos conocimos aquel día de febrero en el parque; yo, con uniforme de soldado; tú, con ese vestido azul claro.
Creí ver ese día a un ángel, pues relumbrabas con tanto brillo que las estrellas parecían sombras, ahogadas por la luz de tu figura.
Recuerdo tu mirada esmeralda, con tus labios esbozando una sonrisa reluciente, con tu larga melena que se agitaba como una bandera negra por el viento.
Luego, nos cogimos de la mano. Paseamos hasta llegar al olmo donde nuestros cuerpos se fundieron en un abrazo eterno, con un beso de tus labios de fresa paramos el tiempo, enmudeció la naturaleza, llegamos al Edén: Desde ese momento, mi amor por ti fue eterno.
Las cosas cambiaron con el paso del tiempo. Llegó el invierno del hambre y de la guerra. Nos separaron los hombres, pero el amor nos mantuvo unidos a pesar de la lejanía.
Oigo los rezos resonar. Mi hora está cada vez más cerca. Espero que esta carta llegue a tus manos. Albergo la ilusión de que así sea.
No llores por mí. Las lágrimas que derrames no me harán volver a tu lado. Los recuerdos serán tu consuelo. Sólo quiero que sepas que estaré en tu recuerdo, como una sombra del pasado.
Camino hacía la horca. El verdugo viste una túnica negra que le cubre por completo. Un hacha afilada se sitúa en su mano izquierda.
Se acerca un sacerdote. Me pregunta si quiero confesión.
Confieso que amé y creí en Dios, pero ese ente se difuminó cuando nos separaron. ¿Por qué nos negó el estar juntos? ¿Acaso no es el dios del amor y el perdón? ¡Cruel hipocresía!
Termino esta carta con un beso y unos versos. Nunca me olvides. Yo estaré a tu lado, donde quiera que estés.
Un ángel cayó del cielo
Un regalo me fue otorgado
Algo inesperado
Que de mis ojos quitó el velo
Gran alegría recorrió mi ser
Mi corazón retumba con la fuerza de un bisonte
Mientras tu cuerpo resplandeciente iluminaba el horizonte
Tu sonrisa, más que generosidad, es derroche
Tu blanco rostro siempre hará brillar mis noches
A pesar del tiempo y la distancia
En mi corazón tienes estancia
Cuando llegue el fatídico día del adiós
Te pido que no albergues dolor
El sonido de mi voz
En tu pecho estará
Mi corazón es mi regalo
Espero que lo mimes y lo cuides
Querido ángel alado.
El viento sopla con fuerza. Me colocan en la horca. Veo por última vez al verdugo.
Silencio. Todo ha acabado


No hay comentarios:

Publicar un comentario