¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

viernes, 27 de enero de 2012

UN TEXTO QUE ME PASARON DEDICADO AL GRAN FERNANDO FERNÁN-GÓMEZ

Este escrito, que comparto con una amiga de la farándula y del arte sobre las tablas, luchadora incansable de la izquierda, además de una despedida para el actor Fernando Fernán Gómez, creo que es un reencuentro con la “vieja libertad”, aquella por la que muchos dimos el pecho y que hoy no sabemos del todo hacia dónde ha ido semejante sacrificio… Te lo remito porque quiero compartirlo contigo en la seguridad de tu aprecio con la causa:


El Parlamento, donde reside la soberanía popular según los textos legales, puesto en pie, aplaude a Fernando Fernán Gómez, el anarquista. El Presidente del Gobierno, socialista, del Alcalde conservador de Madrid, del Ministro de Cultura. El Estado, y el país, delante de la bandera roja y negra. La misma que muchos pretenden criminalizar hoy como hace un siglo… Ante el último acto del actor más genial.

Demuestra, a quien quiera entender, que el amor libre, el apoyo mutuo, la fraternidad, el internacionalismo, el pacifismo, la justicia social, la emancipación de los explotados y otras aspiraciones libertarias, no son ideas de violentos grupúsculos radicales antisistema afines a la extrema izquierda con oscuras conexiones en montañas no tan lejanas…

Igualar a los fascistas presentes en la calle con asesinatos recientes y continuados, como se está haciendo, más o menos solapadamente, con los anarquistas, utilizando el sobado argumento de que los extremos se tocan, es absurdo y, sobre todo, muy mal intencionado. No es cierto ahora ni lo fue nunca. Fernando Fernán Gómez no era un extremista ni nada que se le parezca. Cómico de profesión, persona razonable, tipo cabal, equilibrado, culto, cercano, valleinclanesco, renacentista, eterno perseguidor de los misterios del libre albedrío, obrero del escenario y académico: intachable ciudadano.

En el Teatro, a la vista de todos, sobre el escenario, Fernando Fernán Gómez recita sus últimos versos mudos, envuelto en la bandera anarcosindicalista. Fuera, en la calle, hace frío. En las paredes, carteles contra la inmigración. En los periódicos y radios, racismo de baja intensidad; inmigración ordenada, caridad, condescendencia…

Nadie habla de fronteras criminales ni del odio a los pobres o al emigrante, ambos tan fascistas. Si los inmigrantes vinieran con dinero, como hicieron los fugitivos nazis en los cuarenta, o los turistas europeos a Benidorm y similares especimenes durante los sesenta, o los jeques árabes en la maltratada Marbella municipal de los setenta (dos mil), quienes los asesinan y apalean irían a recibirlos a Barajas con una banda de “majorettes” tipo la peli de “Bienvenido Mr. Marshall”, o con La Tuna Estudiantil de Derecho, o con demostraciones folklóricas y patrioteras… E incluso, con un vino español acompañado de tortas manchegas... Siempre ricos contra pobres, el capital contra el proletariado: esa es la cuestión.

Este caso, el de ricos contra pobres, ilustra perfectamente la debilidad del razonamiento, más bien “tic” mental, según el cual los extremos se tocan… Quienes son extremadamente ricos y quienes son extremadamente pobres, igualados en las conciencias de los profesionales de la equidistancia; quienes matan y quienes mueren en el mismo lodo.

Aunque el “tiempo haya borrado el caminito”, Fernando Fernán Gómez y otros como él han dejado pistas. En tiempos de confusión, intoxicación y violencia extrema, en Lavapiés y en desiertos lejanos, una voz clara y rotunda se eleva sobre las demás sin decir nada. Desde el silencio nos llega una última voluntad emocionante del anarquista muerto. Para que no haya dudas. La “rojinegra” bandera libertaria.


A FERNANDO FERNÁN GÓMEZ, a su lucha honesta y a los valores que su vida representa.
Salud y III República, Alrosoler

No hay comentarios:

Publicar un comentario