¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

martes, 31 de enero de 2012

APUNTES SOBRE EL RACISMO

El peso de las costumbres es algo parecido a la presión atmosférica, porque no nos damos cuenta de que la sobrellevamos, que dependemos de ellas, y que si resulta fácil que no nos declaremos racistas, en verdad, primero, debemos tener muy presente algunos aspectos que forman muestra auténtica posición frente a este problema. Inicialmente, debemos analizar y asimilar el significado de una serie de palabras de las que nos servimos para adentrarnos en este antiguo problema, como lo demuestran las definiciones de hombres que han estudiado este fenómeno , y que son muy ilustrativas.

Empecemos por saber que holo - es un elemento complementario que significa todo, como - holocausto - que, en tiempos de los romanos era una ceremonia religiosa en la que se sacrificaban animales para agradar a los dioses, mientras que andando la historia esta palabra ha servido para designar el sacrificio de víctimas humanas (entre los israelitas consistía en quemar a toda la víctima) y, en nuestros tiempos, holocausto , se la ha usado para designar la matanza de millones de judíos a mano de los nazis. Sigamos con la palabra miscifobia - cuyo significado es el horror a la mezcla o el complementario hetero - elemento que significa otros, desigual, diferente, heterosexual o el prefijo xeno, cuyo significado es espantarse, por lo que - xenofobia significa el odio, la repugnancia o la hostilidad a todo lo que es extranjero. Sepamos, también, que raza, viene del italiano razza que significa - clase, especie-, a su vez, palabra derivada del latín ratia, cuyo significado indicaba descendencia o linaje.

Linneo, el naturalista sueco, enumeró seis razas - Salvaje, americana, europea, asiática, africana y monstruosa, pero Blumenbach distinguió cinco: - blanca, negra, amarilla, cobriza y malaya. Y, así, aparecen los términos negro, amarillo, semítico. Durante la Ilustración, salvo Rosseau, todos aceptaron la teoría racial de europeos y no europeos. Más tarde, los europeos se dividían en varias razas - germanos, latinos y eslavos, en este mismo orden decreciente de méritos, pero todos ellos superiores a los semitas. Buffon era monogenista (origen único de las razas); otros, eran poligenistas. Estos últimos aparecen cuando la Ciencia se emancipa de la tutela eclesiástica. Pero, la raza como concepto de linaje o como grupo de hombres de características culturales o sociales, procedentes de un pasado común, ha sobrevivido a la racionalización biológica del término. Por eso, Renan debe emplear malabarismos intelectuales para rechazar la doctrina pangermanista, basada en la superioridad de la raza aria. Aunque es importante recordar que es durante los tiempos del colonialismo en el que se aplica el concepto de razas claramente inferiores.

Colette Guilaumin afirma que la ideología racista, nació en el siglo XIX por la conjunción de tres elementos 1º - Los hallazgos empíricos y filosóficos de la Ilustración (conciencia de la diversidad de culturas y postulado de la unidad de la especie humana); 2º el desarrollo de las ciencias (sobre todo de la biología, la sociología y la antropología) 3º y el progreso industrial, caracterizado por la proletarización y la colonización. Pero, la percepción del otro, como ser esencialmente distinto, es anterior al siglo XIX.

Si llamamos racismo a cualquier forma de hostilidad o desprecio, se vulgariza el vocablo, porque todo el mundo sería racista - contra los jóvenes, contra los viejos, contra los patronos, contra los obreros, contra los homosexuales, contra los intelectuales, contra los cazadores o contra los calvos o los barbudos, etc

.Así sería imposible distinguir entre el racismo y la etnofobia, la heteroofobia, la xenofobia, o el simple resabio de alteridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario