¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

lunes, 15 de diciembre de 2014

NO A LA GUERRA

Decía Carl von Clausewitz que "la guerra es la continuación de la política por otros medios". No seré yo quien apruebe esta frase tópica de este militar prusiano, pero si tiene algo de razón. la política es una confrontación, una pugna de ideologías y, por un ende, una batalla hegemónica donde los ejércitos nos son los soldados sino los argumentos.

Vivimos rodeados de violencia y de conflictos. Nuestra propia existencia es un conflicto ( aunque no sea armado). Sin embargo como comunista y humanista, no puedo defender las guerras porque siempre son por los mismos motivos. económicos, hegemónicos y egoístas. La amnesia colectiva que sufre la sociedad nos hace olvidar miles de conflictos que ocurren el mundo que parecen distantes gracias a los Medios de comunicación, quienes lo han convertido en un mero espectáculo deshumanizando al hombre y sembrando la indiferencia mientras el silencio imperante de la sociedad se convierte en un cómplice de estas matanzas.

A día de hoy, existen miles de conflictos olvidados y de justificaciones militares donde acudimos a una comedia donde el lenguaje ha sido pervertido a un extremo tal que distinguen con cinismo entre "guerras justas" e incluso "humanitarias" a las intervenciones de la OTAN en Libia, en Kosovo, en Ucrania o en Siria y califican de terrorismo a las guerras de los pobres, a la do los oprimidos como el caso de la guerrilla naxalita en la India.

La propia guerra es una actividad económica, ordinario de la vida. Requiere grandes inversiones, mucha fuerza de trabajo, industrias de vanguardia, financiación a largo plazo… La guerra no se improvisa, sino que necesita una planificación milimetrada que implica gestión económica especializada y recursos materiales tan gigantescos como firme sea la voluntad de victoria.

La guerra constituye un derrame permanente, una fuga de recursos hacia la destrucción –que es lo que en sí mismo significa- que dejan de ir a los destinos que tienen que ver con las auténticas necesidades humanas.

La guerra tiene costes explícitos que están vinculados a la destrucción, a la obtención del armamento y de todo lo que es necesario para llevarla a cabo y también derivados de las nuevas condiciones productivas que genera. Pero actualmente la naturaleza de la guerra ha cambiado y, por tanto, también cambian las relaciones entre ella y la economía.

LA GUERRA Y EL CAPITALISMO

La búsqueda del control y del dominio, a su vez, definen el carácter imperialista de las distintas civilizaciones (incluida la capitalista) que fueron marcando la evolución y el trazado de la historia humana a partir del dominio hegemónico.

Las distintas "civilizaciones" a lo largo de la historia no fueron producto de la libre creación del espíritu y de la mente humana, sino un emergente de estrategias y políticas orientadas a la conquista (militar, económica, política y social) de las clases más poderosas sobre los estamentos más débiles de la población humana.

La guerra, el uso y el control del poder militar, la capacidad de destrucción masiva, fue el factor primario que posibilitó (por medio de la conquista) que grupos reducidos de individuos (las "clases dominantes") impusieran su voluntad sobre las mayorías y las condenaran a la servidumbre y el esclavismo.

Desde la antigüedad, pasando por Grecia y Roma hasta el "sistema capitalista", las guerras fueron herramientas estratégicas (claves) para la construcción de los distintos sistemas de dominio basados en el control masivo de poblaciones para concentrar (por medio de la explotación del trabajo social) poder y riquezas económicas.

Históricamente, los "ricos" (la concentración del poder económico) no nacieron de un repollo, sino que son el emergente evolutivo y transformacional de un sistema de dominio del hombre por el hombre (el control y el dominio sobre los "pobres") que descansa en última instancia en la concentración del poder militar y en la capacidad para hacer la guerra.

LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO

Hoy me he levantado al sentir una la explosión
Al salir a la calle sólo veía muertos en derredor
mientras los jinetes del apocalipsis cabalgaban
destruyendo con sus caballos todo lo que amaba

Grupos de militares patrullan la ciudad
En busca del supuesto enemigo
Sé que estoy perdido
en una espiral de odio y necedad
con mis amigos y familiares desaparecidos

El sida, el cólera, el odio y la peste
va sembrando mientras galopa
en su caballo negro la muerte
que en su camino todo arrasa y destroza

Pero un día mi sueño se cumplirá
Gritaremos NO A LA GUERRA en cualquier lugar
Manchado de sangre está el estado militar
He aquí el cinismo de la humanidad

Ojalá la única guerra fuera la lucha de clases
ojalá solo existieran en la novelas y en los cuentos
ojalá no existieran los militares y sus bases
ojalá nunca hubiera por fusiles muertos

No hay comentarios:

Publicar un comentario