¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

martes, 27 de enero de 2015

NOS VIMOS EN BERLÍN


El 1 de noviembre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó asignar el 27 de enero como el Día Internacional de Conmemoración de las víctimas del Holocausto.

Naciones Unidas eligió el 27 de enero porque fue el 27 de enero 1945 cuando el Ejército Soviético liberó a los presos del campo de concentración de Auschwitz.

La fijación de esta fecha tiene como objetivo lograr que los estados miembros elaboren programas educativos para mostrar a las futuras generaciones la realidad histórica de unos hechos lamentables y repudiables como los acontecidos durante el Holocausto, con el fin de evitar actos de genocidio en el futuro. El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, establece su propio programa de divulgación, titulado "El Holocausto y las Naciones Unidas" y realiza labores para movilizar a la sociedad para el recuerdo del Holocausto y las enseñanzas que se deben extraer del mismo, para que se repita nunca un capítulo tan terrible en la Historia.

El papel de la Unión Soviética en la II Guerra Mundial

En 1941, la Unión Soviética encabezada por Rusia entra en el bando aliado y repele importantes ofensivas alemanas. Las pérdidas que sufre el ejército alemán en la batalla de Stalingrado, una de las más sangrientas de toda la guerra, son cruciales para la victoria aliada. Las fuerzas alemanas no vuelven a recuperar la iniciativa en el Este y tienen que reorganizar sus efectivos para paliar las bajas.

A pesar de los intentos por parte de los Estados Unidos y Gran Bretaña de autoproclamarse vencedores, excluyendo a otros aliados menos poderosos y también al invencible ejército rojo, quien fue el gran vencedor de la guerra contra Hitler fue la Unión Soviética. Gracias al ejército rojo el fascismo desapareció de Europa (aunque al detenerse en Berlín posibilitó que el fascismo enmascarado de democracia continuara hasta hoy).

La resistencia heroica de más de 200 días en Stalingrado, durante el invierno del 42-43, infectó del virus terminal de la derrota a un agresor alemán cuyo inmenso poderío tampoco pudo doblegar a los combatientes del Ejército Rojo y el pueblo en Moscú, Leningrado, Kursk… aquella colosal Gran Guerra Patria.

La bandera roja de la hoz y el martillo sobre el Reichstag el 9 de mayo de 1945 simbolizó el fin de una locura devastadora causante de la muerte de 70 millones de seres humanos y surgida de la irracionalidad, la demagogia, las ambiciones extremas; la reticencia alemana ante las condiciones impuestas por las potencias aliadas como resultado de su derrota en la I Guerra Mundial; el insano sentido de superioridad de la ficticia raza aria cual base de un nuevo orden mundial vinculado a la redistribución territorial planetaria; el fortísimo respaldo de las corporaciones estadounidenses a su rearme y el apoyo al nacionalsocialismo hitleriano por parte de varias burguesías: no solo la local.

Al indoblegable pueblo soviético, al Ejército de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (integrado en su mayoría por obreros industriales y campesinos) la humanidad le debe la terminación definitiva del conflicto iniciado de forma unilateral el 1 de septiembre de 1939 mediante la invasión a Polonia; la contención del exterminio nazi; el fin del Holocausto con esos casi seis millones de judíos asesinados, más otros once millones de víctimas entre los cuales se incluyen tres millones de prisioneros de guerra soviéticos. Nada ni nadie hubiesen podido detener a Hitler sin la barrera de la URSS.

La II Guerra Mundial se suscitó, fundamentalmente, entre Berlín y Moscú. Las estadísticas lo indican: de los 20 millones de militares muertos, 16 pertenecían a los ejércitos soviético y germano. Sumados todos los efectivos caídos de Inglaterra, Francia y Estados Unidos, no sobrepasan algo más del millón.

Años de cine hollywoodense, teorías del totalitarismo y libros de propaganda colaboraron en la construcción de una imagen distorsionada de la realidad histórica que favorecía a Occidente en detrimento de Rusia. El estado ruso actual, en la búsqueda de la recuperación de la grandeza pasada y la reconfiguración de su identidad nacional, intenta recomponer un retrato de la guerra alejado de estos malos entendidos y resaltando la importancia de la URSS. En esa operación ha caído, sin embargo, en nuevos malos entendidos y olvidos, ya que ha preferido rescatar el rol de Stalin y del nacionalismo ruso, omitiendo los aspectos más oscuros del dictador y trazando una línea de continuidad entre el pasado zarista, la época soviética y un presente revitalizado que busca legitimarse a través del rescate combinado y parcializado de los logros de ambos regímenes.


Recordad, nunca olviden la historia
la historia reciente que nunca llegó a su fin
recuerden cuando estuvimos presos en Berlín
Prohibido olvidar: refrescar la memoria

Aunque el fascismo fue derrotado, todavía persiste
aunque gran parte de la población sufre amnesia y olvido
y los pueblos todavía resisten el embiste
de la bestia que resurge con la crisis y el caos

El enemigo todavía no está derrotado, no está vencido
Por eso recordad Berlín y su legado !Acordaos!
porque no nos dominarán por la fuerza sino por la ignorancia
y no existen tantos años de distancia






1 comentario:

  1. Hola buenas noches,bueno yo no se mucho de politica y me gustaria saber como se llamaria al regimen que hubo en la URSS con un tal Stalin,

    ResponderEliminar