¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

miércoles, 4 de julio de 2012

UNA CARTA DE UN ENAMORADO

Mi vida, mi todo, mi otro yo. No sé como escribir a tu divina persona pues los seres mortales no estamos capacitados para llegar a las faldas ni a las huellas de los seres inmortales que nos inspiráis, divinas musas, poemas, cuentos, canciones.... sois nuestro sustento y a la vez nuestra perdición. Sustento porque nos dais una razón para vivir, pero perdición pues la vida sin vosotros es una amarga, lenta y dolorosa muerte.
Eres la blanca paloma que rompe las cadenas a las que me ata la esclavitud de la realidad, eres la palabra que resucita mi cadáver ya desecho por el tiempo, eres las rosas rojas que se depositan en mi tumba y son salpicadas por las gotas de la lluvia de los dioses que lloran al recordar este romance tan imposible de realizarse.
Perdona si mis palabras son torpes, si entre mis balbuceos puedes encontrar los millares de sentimientos que intento mostrarte y regalarte este corazón enamorado pues ya no me pertenece desde que caí en tu hechizo y te convertiste en la única razón de mi existencia, en mi único aliento, en mi único sustento que me ata a este mundo, divino ángel del cielo que Dios dejó abandonado en esta fría tierra inhóspita y desalmada.
Perdona si te molesto en este momento, pero no puedo dejar de pensar en tu persona, siempre fría como una mañana de invierno pero que hace derretir el hielo para dejar florecer las rosas de las próximas primaveras, tú, siempre tan firme y esbelta como un roble y tan bella como un rosal en flor, que, a pesar de tus espinas, produces placer entremezclado con dolor, pues no pueden existir estos dos elementos por separado.
Espero de todo corazón que recibas esta carta y que seas comprensiva; que correspondas con tu amor toda esta vorágine de sentimientos y palabras que pugna por salir las primeras de mis labios resecos, ansiosos de beber la hiel de los tuyos y tu dulce néctar que resucita a cualquier muerto.
¿Y cómo terminar esta carta sin meter la pata, sin ofenderte? intentaré ser breve en mi explicación: eres como el polen de primavera que hace florecer nuevas flores en la próxima era; eres como el sol cuyos rayos lamen la naturaleza creando una explosión de calor y belleza, eres la vida por algún dios otorgada, por todos querida, por todos temida si es arrebatada.

1 comentario:

  1. TAMBIÉN PUBLICADA AQUÍ
    http://delaspalabrasbonitas.blogspot.com.es/2012/11/una-carta-de-un-enamorado.html

    ResponderEliminar