¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

viernes, 16 de octubre de 2015

EL METRO DE MOSCÚ

Para muchos el metro es un transporte que nos lleva del punto A al punto B. Pero en el caso de Rusia es una obra de arte

El metro es un sistema de transporte más rápido y con mayor capacidad que el tranvía o el tren ligero, pero no es tan rápido ni cubre distancias de largo alcance como el tren suburbano o de cercanías. Es indiscutible su capacidad para transportar grandes cantidades de personas en distancias cortas con rapidez, con un uso mínimo del suelo. Pese a que la tendencia expansiva de las redes de metro de las grandes ciudades las ha llevado a conectar con otros núcleos de población periféricos del área metropolitana, el tipo de servicio que prestan sigue siendo perfectamente independiente y distinguible del que prestan otros sistemas de transporte ferroviarios.

Sin embargo, en Moscú es algo más: sin perder atractivo entre los turistas, que lo visitan como si se tratara de un palacio zarista, no en vano sus estaciones son auténticas obras de arte. Conscientes de su popularidad, las autoridades apenas han retocado las estaciones más antiguas, que conservan sus mármoles, lámparas, frescos, arcos, grabados, barandillas y bancos de madera.

EL METRO DE MOSCÚ: CURIOSIDADES

El Metro de Moscú (en ruso: Московский метрополитен) también conocido como el palacio subterráneo, fue inaugurado en 1935, es el primero del mundo por densidad de pasajeros, transportó en el año 2011 a 2388,8 millones de pasajeros y el día pico fue el 22 de noviembre de 2011 en el cual transportó a 9,27 millones de personas.1 Tiene 196 estaciones y una longitud de tendido subterráneo de 327,5 kilómetros (tercero en el mundo después de Londres y Nueva York) con 12 líneas.

En la línea nº 5, con forma de anillo que se cruza con todas las otras, la megafonía indica a los viajeros el sentido en que viaja el tren utilizando voces masculinas cuando avanzan en el sentido de las agujas del reloj, y voces femeninas cuando va en sentido anti-horario. En las líneas radiales, se utilizan voces masculinas cuando los trenes se acercan al centro de la ciudad, y voces femeninas cuando se alejan.

El metro de Moscú tiene 182 estaciones distribuidas en doce líneas y una longitud de tendido subterráneo de 298 kilómetros. Estos datos lo convierten en el tercero más largo del mundo después de Londres y Nueva York. Es conocido también por su decoración, muy variada y rica en muchas de las estaciones, que representa el arte de la época del realismo socialista. 44 de las 182 estaciones son monumentos arquitectónicos y fueron premiadas en numerosos concursos internacionales.

La primera línea fue abierta el 15 de mayo de 1935 entre Sokólniki y Park Kultury, con una rama hacia Smolénskaya que fue ampliada hasta Kíevskaya en abril de 1937 (cruzando el río Moscova sobre un puente). Dos líneas más fueron abiertas antes de la Segunda Guerra Mundial. En marzo de 1938 la línea de Arbátskaya fue ampliada hasta la estación de Kúrskaya (hoy Arbatsko-Pokróvskaya - línea azul oscuro). En septiembre de 1938 se abrió la líneaGórkovsko-Zamoskvorétskaya, entre Sókol y Teatrálnaya.

Los proyectos de la tercera etapa del Metro de Moscú fueron retrasados durante la Segunda Guerra Mundial. Dos secciones del metro fueron puestas en servicio: Teatrálnaya - Avtozavodskaya (3 estaciones, cruzando el río Moscova en un túnel profundo) y Kúrskaya - Izmáilovskiy Park (4 estaciones).

Después de la guerra se inició la construcción de la cuarta etapa del metro, que incluía la línea Koltsevaya y la parte profunda de la línea Arbatsko-Pokróvskaya desde Pl. Revoliutsii hacia Kíevskaya.

Las razones de la construcción sección profunda de la estación Arbátskaya radica en el inicio de la Guerra Fría. Son profundas y están ideadas para esconder gente en el caso de una guerra nuclear. Después de la finalización de la línea en 1953.

El metro de Moscú tiene 182 estaciones distribuidas en doce líneas y una longitud de tendido subterráneo de 298 kilómetros. Estos datos lo convierten en el tercero más largo del mundo después de Londres y Nueva York. Es conocido también por su decoración, muy variada y rica en muchas de las estaciones, que representa el arte de la época del realismo socialista. 44 de las 182 estaciones son monumentos arquitectónicos y fueron premiadas en numerosos concursos internacionales.

La primera línea se inauguró en 1935 y transcurre entre las estaciones Sokólniki y Park Kultury. Ahora el subterráneo moscovita cuenta con 12 líneas, la línea número 5, con forma circular, se cruza con todas las demás.

Aquellos que descienden al subterráneo por primera vez siempre se asombran por su gran profundidad: sus escaleras mecánicas se hunden bajo la tierra hasta los 63 metros.¿La razón?: las estaciones estaban ideadas para servir de refugios nucleares en caso de surgir una guerra con Estados Unidos. Pero también existen algunos andenes en la superficie.

Los mosaicos, una tradición que los rusos heredaron de Bizancio, son uno de los principales atractivos del metro, en especial en Kíevskaya, que incluye escenas revolucionarias como la fundación de la URSS y otras, impensables ahora, como la amistad entre los pueblos ruso y ucraniano.

En Komsomólskaya los mosaicos son aún más espectaculares, como la intervención de Lenin en la Plaza Roja o la batalla de Borodinó contra el Ejército de Napoleón en 1812, y son parte del techo, lo que la convierte en una de las paradas preferidas de los turistas.

El metro de Moscú refleja fielmente la propia evolución histórica de la URSS. Su construcción corresponde a una época en la que el lujo era para el pueblo. Es conocido como el Palacio Subterráneo: 44 de sus estaciones están reconocidas como obras monumentales de la arquitectura mundial.


LA UNIÓN SOVIÉTICA EN TODO SU ESPLENDOR: EL METRO DE MOSCÚ

El metro soviético se diseñó para sacar la cultura a la calle, a la vida cotidiana de las masas. Las estaciones y vagones son piezas poéticas y literarias. Muestran al viajero fragmentos de la mejor literatura mundial.

Moscú es una ciudad que cuenta con casi 15 millones de habitantes y tiene un tráfico muy intenso, su metro es uno de los primeros del mundo por densidad de pasajeros: transporta alrededor de 3 341 500 000 personas al año y cerca de 9,2 millones de personas lo utilizan al día. Así, para muchos moscovitas ha llegado a ser una parte necesaria de la rutina cotidiana y la mayoría de los pasajeros pasa en él más de una hora diaria. ¿Cómo se puede pasar este tiempo?

Por ejemplo, existe un proyecto de promoción de la cultura llamado “el Moscú que lee”, y los vagones que participan en él no tienen publicidad. En vez de esto, están decorados con fragmentos de obras de escritores rusos o incluso de poetas extranjeros, como es el caso de la iniciativa de los vagones de poesía chilena.


La iniciativa de los vagones literarios no es la única forma de promocionar la cultura en el transporte subterráneo moscovita. Existen trenes dedicados a importantes acontecimientos históricos. Así es el tren llamado Flecha Roja, originalmente el nombre del antiguo expreso Moscú–San Petersburgo o el tren dedicado a la batalla de Kursk. Además hay otro modelo individualizado, el tren-pinacoteca Acuarela que por fuera está pintado de flores y por dentro tiene una galería de pinturas expuestas para la delicia de los pasajeros. El autor de algunos de los lienzos es el acuarelista contemporáneo Serguéi Andriaka, que tiene su escuela artística en la capital rusa. Otras pinturas son obras de sus discípulos.

Moscú es también la única ciudad en el mundo cuyo metro presentó una muestra de cerámica, y se organizó en la estación Vorobiovy Gory, hecha de vidrio y situada en el puente sobre el río Moscú. Y esta no fue la única exposición del subterráneo. En muchas estaciones se pueden ver fotografías de la época soviética, varios vagones se convirtieron en pinacotecas de artistas modernos y obras de la Galería Tretiakov. En la de Delovói Tsentr está funcionando la galería Metro con imágenes de destacados fotógrafos rusos modernos. Los vándalos nunca dañaron estos vagones especiales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario