¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

martes, 22 de septiembre de 2015

LA GOMA

  Cristóbal Colón se sintió muy sorprendido cuando vio jugar a las indígenas sudamericanos con una pelotas que botaban en el suelo. Los nativos confeccionaban estas pelotas con la resina de unos árboles que crecían en Brasil: eran los árboles del caucho. Colón trajo este producto a Europa, sin imaginar el papel que jugarían en los siglos venideros.
El uso práctico comenzó cuando el británico Priesley se dio cuenta de que esta goma podía borrar los trazos de un lápiz. En 1823, el escocés MacIntosh, patentó unos vestidos que tenían una capa de goma entre los tejidos, lo que impermealizaba la tela. Pero, no tuvo un éxito completo, puesto la tela, así tratada, con el calor se volvía pegajosa, pero, con el frío, se endurecía demasiado. El norteamericano Charles Goodyear-1800+1860- hizo muchos ensayos tratando de evitar estos inconvenientes y, como ha ocurrido tantas veces en la vida de los experimentadores, intervino el azar. Goodyear, sin darse cuenta, volcó una mezcla de goma y azufre en una estufa que estaba muy caliente. Se sorprendió al comprobar que la mezcla se había secado al instante, incluso, mientras estaba caliente. Repitió una y otra vez su experiencia y la goma NO se volvía pegajosa; por el contrario se había vuelto tan suave y elástica como el cuero. Así comenzó la industria del caucho.
        Bautizó el proceso con el nombre de vulcanización, recordando a Vulcano, el dios romano del fuego. Pese a que patentó su procedimiento en 1844, debió litigar doce años antes de obtener su reconocimiento; su nombre ha perdurado por el neumático de automóviles que se vende con su nombre, aunque el diseño inicial lo hizo Paul Lichtfield.
        Pero, retrocediendo en el tiempo, debemos situarnos en el año 1879, para conocer la estructura de la goma. El científico francés Bouchardat hizo el siguiente experimento: calentó la goma en ausencia de aire y obtuvo un líquido, cuya molécula estaba compuesta por 5 átomos d Carbono y 8 átomos de Hidrógeno.
        Le dio el nombre de isopreno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario