¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

miércoles, 22 de abril de 2015

LO QUE ESCONDEN LOS LIBROS

El 23 de abril es un día simbólico para la literatura mundial, ya que en este día y en el año de 1616 fallecieron personalidades como Cervantes, Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega. Igualmente se conmemora el nacimiento o muerte de otros autores prominentes como Maurice Druon, Haldor K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla y Manuel Mejía Vallejo.

Reivindicar el Día del Libro es una obligación moral como periodista y como proyecto de escritor. La literatura no deja de ser un reflejo de nuestra realidad, ya sea a través de la dicción o la ficción, y una válvula de escape que da rienda suelta nuestra imaginación y nos permite jar sin la necesidad de movernos de casa.

EL HOMBRE Y LA LITERATURA

El hombre tiene unas necesidades expresivas y comunicativas y uno de los vehículos que utiliza para satisfacerlas es el lenguaje, por el cuál expresamos nuestros sentimientos, conocimientos, ideas... con el fin de  enseñar, emocionar, persuadir, entretener, etc. a nuestros semejantes.

La lírica, la épica, la dramática y la didáctica son modos de expresarse naturales al hombre cuyas características se han ido desarrollando y codificando según las funciones que han ido ejerciendo y las necesidades que han ido cubriendo. No son simples convenciones formales o estilísticas sino que existen como respuesta a necesidades humanas distintas, por eso se dice que los géneros literarios tienen un fundamento antropológico de gran trascendencia social.

El hombre necesita evadirse de la realidad  y la literatura es la vía de escape de la realidad. A través de la poesía creamos momentos de lucidez e intensidad emotiva y estética, de clarividencia y éxtasis, centrándonos en fragmentos de la realidad, objetos, momentos, ideas, imágenes, recuerdos, anhelos, sueños, visiones, atisbos, etc  que transformamos mediante la palabra, creando ritmos, sonoridades, tonos, imágenes y sensaciones que provocan vivencias profundas, de naturaleza sensible y emotiva e intelectual a un tiempo. 

Así establecemos más lazos comunicativos y más variados con el lector que ningún otro género. Es sintomático: El poeta quiere llevar a vivir al otro y a los otros, una vivencia lo más semejante a la suya. El lector tiene que colaborar “dejándose llevar”. Tiene que implicarse íntimamente, romper su aislamiento, como lo hace el poeta al revelar su interior.

La lírica es expresión de lo que se contempla, piensa y siente; la épica, narración de lo que se observa, fabula o fantasea; la dramática, representación de lo que se observa, imagina o inventa; la didáctica, demostración de lo que se cree verdadero y bueno. A la lírica le interesa la veracidad, la emoción y la belleza; a la épica, la verosimilitud, la fabulación y la sorpresa; a la dramática, la verosimilitud, la invención y la extrañeza; a la didáctica, la verdad, la verificación y la persuasión.

EL PLACER DE LA LECTURA

Leer se convierte en un placer terrenal: podemos viajar sin necesidad de movernos de casa, sentir lo que otros han sufrido en sus propias carnes y en su alma, descubrir miles de puntos de vista sobre multitud de ideas  que nos enriquecen como personas, a conocer otras vidas y otros lugares. 

Cuando leemos aprendemos, disfrutamos, viajamos y soñamos. El amor por la lectura se  encuentra tras las obras de grandes intelectuales, eruditos, científicos y literatos, y podemos afirmar que la lectura es la llave del conocimiento y de la cultura escrita.

Leer es viajar. Y las bibliotecas son un lugar abierto a imaginación donde miles de aventuras y viajes esperan pacientemente a ser descubiertos, a ser navegados por los lectores que se convierten en inesperados protagonistas y compañeros de andanzas junto a los personajes de los libros.

Es difícil encontrar un placer comparable al creado por la lectura. Te da todo sin arriesgar nada. Sólo imaginar los libros que me esperan para ser leídos los próximos días y semanas produce tal goce y disfrute que sólo es comparable al que uno puede sentir preparando un viaje a un lugar bellísimo. 

Es el mismo placer primario, animado y animal, que uno siente ante un manjar exquisito, cuando lo contempla. Leer un libro es, antes que nada, una forma de vivirlo. De gozarlo. Delicioso es siempre el placer de la lectura. Nos da vida. Vivimos otras vidas, otras sensaciones, viajamos sin necesidad de desplazarnos de donde estamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario