¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

sábado, 8 de septiembre de 2012

WINSTON CHURCHILL

Sir Winston Leonard Spencer Churchill nació en el Palacio de Blenheim; Woodstock, Inglaterra el 30 de noviembre de 1874. Hijo de un destacado político conservador y de la hija de un acaudalado emprendedor americano pasó por diferentes internados donde no logró alcanzar muchos méritos académicos. Finalmente se alistó en el ejército británico.

Durante su carrera militar, Churchill estuvo en la India, en Sudán y en la segunda guerra Bóer. Allí ganó fama y notoriedad como corresponsal de guerra y a través de los libros que escribió describiendo las campañas. También sirvió brevemente en la armada británica en la Primera Guerra Mundial.
Estuvo en el primer plano de la política casi 50 años. Trabajó en el gobierno en diferentes ámbitos: Secretario de Estado de Comercio, Secretario de Estado de Asuntos Internos y Jefe de la Defensa. Durante la Primera Guerra Mundial continuó como Jefe de la Defensa hasta que el desastre de la campaña de Gallipoli causó su salida del gobierno. Más tarde, volvió ostentando diversos cargos políticos relacionados con el ejército.
Tras el inicio de la Segunda Guerra Mundial Churchill volvió a ser nombrado Jefe de la Defensa. Después de la dimisión de Neville Chamberlain tomó el cargo de Primer Ministro y condujo a Gran Bretaña hacia la victoria contra las Potencias del Eje. Churchill destacó por sus discursos, los cuales inspiraron a los británicos y alentaron a las fuerzas aliadas.
En 1945 perdió las elecciones y continuó como líder de la oposición. En 1951, volvió a ser elegido Primer Ministro hasta que se retiró en 1955. En 1953 recibió el Premio Nobel de Literatura por "su dominio de la descripción histórica y biográfica, así como su brillante oratoria en defensa de los valores humanos".
Churchill fue elegido nuevamente primer ministro en 1951, tras la victoria del partido Conservador en las elecciones. Su tercer gobierno, tras el gobierno de unidad nacional y el breve gobierno conservador de 1945, se prolongaría hasta su dimisión en 1955. Durante este tiempo, renovó lo que él mismo denominó la "relación especial" con los Estados Unidos y trató de inmiscuirse en la formación del orden de posguerra. En las cuestiones raciales, Churchill era todavía un victoriano. Trató en vano de restringir la llegada de inmigrantes del oeste de la India. "Mantener Gran Bretaña blanca" sería un buen eslogan, dijo al gabinete en enero de 1955. Ian Gilmour recuerda que Churchill le dijo, en 1955, sobre la inmigración: "Creo que es el asunto más importante al que se enfrenta este país, pero no podré lograr que ninguno de mis ministros llegue a darse cuenta".
Sus prioridades domésticas fueron, no obstante, dejadas de lado por una serie de crisis políticas en el extranjero, que eran resultado del continuo declive del poderío y prestigio militar británico. Gran defensor de Gran Bretaña como gran potencia, Churchill optó a menudo por las acciones directas. Intentando retener lo que pudiera del imperio, afirmó una vez que, "No presidiré un desmembramiento."Churchill dedicó gran parte de su tiempo a las relaciones internacionales y aunque no se llevaba bien con el presidente Eisenhower, Churchill mantuvo la relación especial con los Estados Unidos, para lo que realizó cuatro viajes transatlánticos durante su segundo mandato.

La Disputa Anglo-Iraní
Esta crisis se inició bajo el gobierno de Clement Attle. En marzo de 1951, el Parlamento iraní votó por nacionalizar la compañía Anglo-Iranian Oil, tras la propuesta del estadista Mohammed Mossadeg, el cual había sido elegido como Primer Ministro en abril de 1951. La Corte Internacional de Justicia fue convocada para mediar en la disputa, pero la oferta de repartir las ganancias en la base 50/50 con reconocimiento de la nacionalización, no fue aceptada por Mossadeg. Las negociaciones entre el gobierno británico y el iraní cesaron y el gobierno británico comenzó a fraguar un golpe de estado. El Presidente Harry S. Truman no estaba muy de acuerdo con dicho golpe, dedicándole mayor atención a la Guerra de Corea que se estaba llevando a cabo. Los británicos, sin embargo, procedieron con un bloqueo y un embargo que prácticamente cerraron las exportaciones de petróleo iraní.
Churchill intensificó la política de socavar al gobierno de Mossadeg. Ambas partes lanzaban propuestas que eran rechazadas bajo la creencia que el tiempo estaba de su parte. Las negociaciones cesaron y el bloqueo económico y político comenzó a poner presión sobre Irán, produciéndose varios intentos de golpes militares por la facciones pro-británicas en los Majils.
Churchill y su Ministro de relaciones exteriores perseguían dos objetivos. Por una parte quería el desarrollo y la reforma en Irán; por otra parte, sin embargo, no querían perder el control sobre las ganancias derivadas del petróleo. Inicialmente respaldaron a Sayyid Zia como el individuo con quién podían tratar, pero a medida que el embargo se extendía en el tiempo, los británicos se inclinaron más y más a lograr alianzas con los militares. Churchill había completado el círculo iniciado por los planes de Attle de dar un golpe de estado, con la idea de elaborar un plan similar el mismo.
La crisis se extendió hasta 1953. Churchill, apoyado por el presidente Dwight D. Einsehower, aprobó un plan para dar un golpe de estado en Irán. El plan contaba con colocar en el poder a un contendiente de Mossadeg llamado Fazlollah Zahedi. En el verano de 1953, las manifestaciones callejeras comenzaron a intensificarse en Irán y tras el fracaso de un plebiscito, el gobierno de Mossadeg quedó desestabilizado. Zahedi, con ayuda del financiamiento extranjero, tomó el poder el 20 de agosto de 1953.
Este golpe de estado indicaba la tensión existente en los años de la postguerra: la democracias industrializadas, hambrientas por recursos para reedificar Europa tras la Segunda Guerra Mundial y con la necesidad de enfrentarse a la Unión Soviética en la Guerra Fría, lidiaron con los países emergentes, tales como Irán, en la misma forma que lo hicieron con sus antiguas colonias. La idea de una posible tercera guerra mundial contra la Unión Soviética les obligaba a perder los escrúpulos en el manipulación de la política en países emergentes. Por otra parte los gobiernos de estos países eran frecuentemente inestables y corruptos. Estos factores creaban un círculo vicioso que consistía en una intervención que llevaba a la toma de poder por un gobierno dictatorial, el cual rápidamente degeneraba en corrupción, lo cual a su vez requería nuevas intervenciones.

La Rebelión del Mau Mau
En 1951, se produjo un enfrentamiento entre el gobierno británico y la Unión Africana de Kenia en relación a la distribución de la tierra en esta colonia. Cuando las demandas de la Unión no fueron aceptadas por los británicos se produjo en 1952 la rebelión de los Mau Mau, un grupo terrorista. El 17 de agosto de 1952 se declaró el estado de emergencia y tropas británicas fueron enviadas a Kenia para acabar con la rebelión. A medida que ambos bandos intensificaron la ferocidad de sus ataques, la rebelión se convirtió en una guerra civil.
En 1953, tras las matanza de Lari perpetrada por los rebeldes Mau Mau contra los Kikuyos, quienes eran leales a los británicos, la situación política en Kenia cambió en el sentido que los británicos obtuvieron una ventaja política a los ojos del mundo, dada la crueldad demostrada por los Mau Mau en dicha masacre. La estrategia de Churchill fue la de enfrentar militarmente con mano dura la rebelión, mientras implementaba algunas de las concesiones que el gobierno de Attle había bloqueado en 1951. Incrementó la presencia militar de los británicos nombrando al general Sir George Erskine como jefe de las tropas en Kenia, quién implementó la llamada "operación Anvil" en 1954, la cual derrotó a la rebelión en la ciudad de Nairobi. Otra operación denominada "Hammer" fue llevada a cabo para eliminar a los rebeldes en el resto del país. Churchill ordenó iniciar negociaciones de paz con políticos de Kenia, pero éstas colapsaron poco después de que él se retirase del gobierno.

La Emergencia de Malasia
En Malasia, la rebelión contra los británicos se venía fraguando desde 1948. Nuevamente Churchill heredó una crisis y nuevamente eligió tomar acciones militares contra los rebeldes, al mismo tiempo que trataba de lograr alianzas con sectores leales a los británicos. Inició una campaña para ganarse la buena voluntad de la población y aprobó la creación de aldeas fortificadas, una táctica militar que impondrían posteriormente las potencias occidentales en sus guerras en el Sudeste de Asia.
La emergencia de Malasia era un movimiento de guerrillas que si bien estaba centrada en un grupo étnico, había sido promovida por la Unión Soviética. Es por esto que la lucha de los británicos en este caso, tuvo mucho más respaldo que las confrontaciones de Kenia e Irán. En su punto culminante, los británicos contaban con 35.000 soldados en Malasia. La rebelión comenzó a perder fuerza y soporte de la población.
Si bien la rebelión se iba extinguiendo, era claro que el régimen colonial británico no podía mantenerse. En 1953 se hicieron planes para dar la independencia a Singapur y otras colonias en la región. Las primeras elecciones se llevaron a cabo en 1955, apenas unos días antes de la renuncia de Churchill al gobierno. En 1957, siendo Primer Ministro Anthony Eden, Malasia fue declarada independiente.
Murió en 1965. El funeral propició la asistencia del mayor número de dignatarios en la historia de Gran Bretaña, contando con representantes de más de 100 países.


2 comentarios:

  1. Biografía muy completa y bien relatada. Conocía algo de su trayectoria, pero resulta interesante la vida de estos personajes que colaboran de alguna manera en la historia de la humanidad.
    La historia de la humanidad nunca refleja los millones de personas que contribuyen a que la historia tenga bajas anónimas, pelotones de frente que paran las balas de los personajes que mandan disparerlas. No se , es que todo este galimatias de los mandatarios me pone la piel de gallina.

    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la aportación. Si te interesa la biografía de este personaje te invito a conocer Breve Historia de Winston Churchill.
    Saludos,
    https://www.facebook.com/brevehistoria

    ResponderEliminar