¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

viernes, 31 de mayo de 2013

CONFESIONES DE UN ASESINO



Si lee usted esta carta, camarada, querido amigo, es para explicarle la verdad de mi verdadera muerte, la cual está cercana pues el destino es cruel y mezquino. Será una muerte cruel y despiadada tras una vida dedicada completamente al pueblo, a cada persona, a cada rincón que recorrí, que ame y trabajé por él; y por el motivo de mi condena le escribo.
En primer lugar, las mentiras y calumnias vertidas sobre mi no pueden ser más mezquinas y retorcidas: me llaman el asesino de prostitutas cuando no toque nunca a ninguna mujer pues para eso creo en el concepto de igualdad entre las personas y no me rebajo a la vil condición machista que acarrea la historia del ser humano.
Empezaré mi historia hablando de mi pueblo. Debe conocer que ser de un pueblo, ser parte de un todo, conlleva siempre una responsabilidad cívica y moral: el garantizarte tu propio pan y ayudar a aquellos que lo necesitan. Ese fue el principal valor que nos inculcaba nuestro difunto párroco, buitre carroñero donde los haya, desde pequeño desde su posición y labor humanitaria y cristiana.
El susodicho cuervo (a lo largo de la historia, comprenderá por qué utilizó este calificativo contra su persona) nos hablaba desde su altar de un mundo donde Dios nos aguardaba con los brazos abiertos tras una vida, larga o corta, de agonía, dolor y sufrimiento, donde se nos negaba el placer de disfrutar de las cosas materiales que nos proporcionaba la tierra.
Ese mundo, afirmaba el párroco, sería la utópica fantasía hecha realidad de cualquier ser humano: un mundo sin enfermedades ni dolor.
Un mundo apetecible para nuestro pueblo, un pueblo sin río, pueblo de pozos donde todo el mundo bebía el agua con temor de que estuviese envenenada por sulfatos o fosfatos.
Tras esta pequeña y breve introducción, le explicaré en detalle los motivos de condena a muerte.
Sucedía que nuestro querido párroco sentía un amor especial hacia nuestros niños. Había hecho suya aquella frase que Jesús pronunció en el evangelio: dejad que los niños se acerquen a mí.
Manuel era un chiquillo de ojos azules, de pelo rubio, el más joven del pueblo. Era una persona alegre e infantil cuya sonrisa y carcajadas nos alegraban el día y fue elegido monaguillo por el párroco.
Empieza, entonces la serie de sucesos relativos a mi condena.
Sucedió que, un domingo, tras finalizar la misa, el susodicho párroco, buitre carroñero, llevó a Manuel a los aposentos donde descasaban.
Allí, empezó a toquetearle todo el cuerpo mientras llegaba al éxtasis del placer carnal, produciéndole una erección mientras el pobre Manuel empezó a temblar.
El párroco hizo suya la frase que reza que aquel que trabaja para Dios es el que reparte las hostias y, de un guantazo, tumbó al pobre Manuel en el suelo y le despojó de la túnica para poder introducirle su órgano viril en el orificio anal del pequeño.
Los jadeos de placer del párroco se mezclaban con los lloros y ruegos de Manuel. El cura disfrutaba cada vez más de éxtasis que produce el sexo anal. Manuel imploraba auxilio mientras era violado. Parecía no tener escapatoria.
Ocurrió que un grupo de mineros, donde yo estaba integrado, que veníamos de la cuenca, negros por el carbón, pasábamos por allí.
Al oír los gritos procedentes de la iglesia, entramos precipitadamente y, he de confesar que no estábamos preparados para tan horrenda imagen, y algunos de nosotros sufrimos vómitos y nauseas.
Entramos enseguida a la acción. Mis compañeros cogieron al párroco violentamente, separándole del niño que lloraba mares, y empezamos a golpearle con fuerza con nuestras herramientas.
Los gritos de placer del párroco se transformaron en gritos de dolor. Saboreé cada golpe que le aticé al párroco hasta coger un cuchillo de carnicero y asestarle cuatro golpes en la frente, haciéndole sangran como un cerdo en la matanza. Noté cómo el impacto del cuchillo sacudía todo mi cuerpo. Desde ese momento lo comprendí todo: Dios no nos diferenció de los animales. La casualidad no evitó que el chico fuera violado por ese cuervo.
Su cuerpo tembló violentamente hasta quedar postrado en el suelo, inerte.
Y el resto de la historia ya la conoce, en lo relativo al juicio donde fui falsamente acusado de asesinar mujeres para poner en contra de mi persona a la opinión pública. Yo asumí toda responsabilidad y pedí la amnistía para mis compañeros, alegando que fui yo el causante de dicha muerte.
Mi última voluntad fue pedir que alguien dejara por escrito los acontecimientos sucedidos.
Sin más, finalizo mi confesión esperando a la muerte con la satisfacción en el pecho de haber obrado con justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario