¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

jueves, 1 de noviembre de 2012

LOPE DE VEGA EN SUS ÚLTIMOS AÑOS: VISITANDO SU CASA EN MADRID




Entre el perro del hortelano que ni come ni deja comer, entre el caballero de Olmedo y doña Inés, entre el grito de Fuenteovejuna contra el Comendador y entre las más de 1500 obras teatrales de Lope de Vega, conocido como “ el Fénix de los ingenios”,  Madrid alberga entre las callejuelas estrechas de la zona de los Austrias cerca de la Plaza Santa Ana la casa donde el dramaturgo vivió sus últimos  veinticinco años de su existencia hasta el año 1635, año de su fallecimiento, tras una vida de aventuras, de mujeres, de poesía, de teatro y, en su última etapa, de religión. La  muerte  de este don Juan convertido en sacerdote en sus últimos años de vida conmocionó a todo Madrid hasta tal punto de convocarse tres días de luto oficial y de tener un entierro digno de un noble en la iglesia de San Sebastián, dejando un gran legado literario para las futuras generaciones.

LA CASA DE LOPE DE VEGA EN MADRID

Su  casa, situada en la antigua calle de Francos, rebautizada en la actualidad como calle Cervantes, se encuentra en pleno barrio de la Letras de Madrid y es gestionada por la propia Comunidad Autónoma desde 1982.
Al penetrar en ella nos da la bienvenida una inscripción en latín “D.O.M PARVA PROPRIA MAGNA/MAGNA ALIENA PARVA” que Lope de Vega hizo grabar como recibimiento a los visitantes y que, según la traducción de Calderón de la Barca, significa “que propio albergue es mucho, aún siendo poco/ y mucho albergue es poco, siendo ajeno”.
La planta baja nos adentra en un jardín restaurado tal y como Lope lo describió en uno de sus sonetos, demostrando que no sólo desarrollo su faceta teatral sino que se atrevió incluso con la poesía y la narrativa, como demuestran, además de sus obras de teatro,  sus 3.000 sonetos,  sus tres novelas, sus novelas cortas, sus epopeyas y sus poemas didácticos.  Justo enfrente del este jardín, se halla el salón donde Lope de Vega tenía sus reuniones familiares, todo ello decorado con bodegones, candiles, cerámicas de Talavera y muebles de buena calidad.
Al subir a la planta principal, el visitante se encuentra con un pequeño cuarto, un oratorio dedicado a San Isidro, el patrón de Madrid, utilizado por Lope de Vega para dar misas desde que se ordena sacerdote en el año 1614.
El estudio, también situado en la primera planta, fue el fiel testigo de las creaciones literaria de Lope de Vega, donde el autor escribió sus más grandes obras. El cuadro de Lope de Vega junto al de su hija Sor Marcela, la cual escribiría obras de estilo religioso, son fieles espectadores del genio del autor, de sus tertulias literarias y artísticas frente al brasero que ayuda a dar calor a los diversos participantes del mundo de la literatura del Siglo de Oro.
A continuación del estudio se encuentra el estrado, una estancia característica del siglo de Oro con clara influencia oriental también denominado la morisca. El estrado es el lugar de las mujeres donde elaboraban diversas actividades como la lectura, la tertulia, la oración o la aguja donde más de cientos en horas veinticuatro/pasaron de las musas al teatro como describiría el propio Lope. En él podemos encontrar uno de los tres espejos de la casa: el espejo era considerado un elemento de lujo en siglo XVII. Los otros dos se hallan el cuarto de Lope de Vega y en el cuarto de sus hijos, Lope Félix y Carlos Félix, situado al lado del cuarto de las criadas, la zona más humilde de la casa.
La cocina, donde podemos encontrar tinajas y cántaros para el agua y el vino,  está situada junto al comedor tras la restauración de la vivienda, pues originalmente se hallaba en la planta baja cercana al pozo por la necesidad de agua.
En la planta superior, hay una recreación del cuarto de invitados que ya había surgido en 1561, a raíz de una orden de Felipe II que obligaba a toda casa de dos plantas a tener un lugar donde pudieran repostar las visitas. Entre los numerosos  huéspedes que tuvo Lope de Vega, destaca la figura del capitán Álamo de Contreras, el cual contaría a Lope muchas historias que le servirían de inspiración para sus obras teatrales.

LOPE DE VEGA Y SU LEGADO EN LA CULTURA ESPAÑOLA

Lope de Vega ha sido una de las figuras claves del teatro español y del Siglo de Oro, junto a personajes como Luís de Góngora, Cervantes, Quevedo y Calderón de la Barca entre otros. No solamente ha dejado un gran legado literario, sino que creó un nuevo arte de hacer comedias, donde el autor mezclaba la comedia y la tragedia, rompiendo así con el teatro religioso de la Edad Media y devolviéndolo a su categoría de espectáculo, por lo que su casa se ha convertido en un testimonio de nuestra historia, en una ruta obligatoria para todo amante de la literatura del siglo XVII y en una invitación a volver al pasado, a un viaje en el tiempo a un Madrid de otra época a través del Arte, la Literatura y la Historia, en una España donde no se ponía el sol. Como escribió el propio Lope de Vega en la última etapa de su vida: 
Cuando me paro a contemplar mi estado,
y a ver los pasos por donde he venido,
me espanto de que un hombre tan perdido
a conocer su error haya llegado.

Cuando miro los años que he pasado,
la divina razón puesta en olvido,
conozco que piedad del cielo ha sido
no haberme en tanto mal precipitado.

Entré por laberinto tan extraño,
fiando al débil hilo de la vida
el tarde conocido desengaño;

mas de tu luz mi oscuridad vencida,
el monstro muerto de mi ciego engaño,
vuelve a la patria, la razón perdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario