¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

viernes, 30 de noviembre de 2012

LA FOTOGRAFÍA COMO COMUNICACIÓN




La fotografía se inventó en 1839 y rápidamente se extendió por Inglaterra, Estados Unidos y Europa. Definida por Lewis Carrol y Cameron como un “medio de dejar constancia de una persona y dejar constancia de la belleza que encuentro”, la fotografía fue utilizada por la burguesía para reflejar la posición social, así como un método eficaz para recordar a las personas y a los familiares. Las primeras fotografías aparecen en 1850 y paulatinamente irían sustituyendo al retrato que hasta ese momento era considerado el mejor método para recordar a antiguos familiares y amigos.

La creciente demanda por parte de la burguesía convirtió a la fotografía en un negocio rentable cuyo principal objetivo era reflejar la personalidad del individuo.

Eduard Steichen empezó en 1900 como fotógrafo artístico y en los años 20 se convirtió en fotógrafo publicitario. Como él mismo explicó: “hay que conseguir un momento de realidad del retrato”. Durante la década de los 30 hay una gran renovación con la captación del movimiento, coincidiendo con el auge de la moda, que se acaba convirtiendo en un simple pretexto para retomar la fotografía antigua. Uno de los principales fotógrafos de moda fue Seeberger.

La fotografía sirvió, además, como un reflejo de la crueldad de las guerras y como propaganda política contra el fascismo y el nazismo. El mejor ejemplo es el de Robert Capa, que retrató las batallas y las muertes durante la Guerra Civil Española sirviendo de propaganda para ayudar al régimen republicano contra Franco. Durante la II Guerra Mundial, los fotógrafos de los diversos bandos fueron el espejo de las crueldades de la guerra: las fotografías de los campos de concentración, de los frentes rusos o francés, los enviados americanos que fotografiaron las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki son el reflejo de las crueldades y atrocidades de las guerras.

Cabe destacar el uso propagandístico que tuvo la fotografía en la Unión Soviética de Stalin, que, tras asentarse en el poder e instaurar una dictadura personalista, utilizó el arte fotográfico para “eliminar” a sus opositores, retocando viejas fotos donde antes aparecían personajes de la vieja guardia bolchevique de Lenin, como Trotsky, Zamenev y Kinoviev, que fueron eliminados físicamente y eliminados del pasado.
En las décadas de los 40 y los 50, la fotografía y la moda empezarían a ir de la mano gracias a Penn,  quien consiguió que ambas disciplinas se retroalimentaran creando una simbiosis perfecta: la fotografía mostraba a los modelos posando con los diseños de los modistas y a su vez incentivaba a la población al consumo.
Otros fotógrafos fueron Corbijn, quien utilizaría la fotografía en términos musicales; Demachelier, reclamando la fotografía como un reflejo de la realidad; Rheuns, quien usaría la fotografía para transmitir la “violencia de la mujer”, luchando con la dualidad masculina-femenina.

Con la aparición del cine y su consolidación, aumenta el número de retratos que reflejaban a los actores y sus películas. El auge y consolidación de los Medios de Comunicación, sobre todo con la televisión y con los años sesenta, y su uso de fotografías para personalizar las noticias provoca la aparición de los paparazzi, los cuales se dedicarían al mundo de la moda, el ocio y el espectáculo, sirviendo a la vez a un periodismo cultural y al amarillismo. Los políticos empiezan a utilizar la fotografía como propaganda, dando así una imagen más cercana al pueblo, sobre todo con la consolidación de la democracia, gracias al crecimiento en el número de votantes y la participación femenina.

La fotografía tuvo, también, un papel muy importante en el reporterismo de guerra: a partir de la Guerra de Vietnam (1962-1975) la aparición de imágenes en color donde se veía a las tropas americanas masacrando a la población vietnamita creó una opinión pública contraria a la guerra, utilizándose la fotografía como un método de denuncia social. Los trabajos de Mc Canin y Smith son el claro ejemplo del poder de la imagen en los medios y en la opinión pública.

Otros ejemplos las fotografías de la guerrilla chiíta de Hertbolá en el Líbano, las de Colman Doyle retratando la dureza de la realidad de Belfast y los estragos del IRA en Irlanda, mostrando por primera vez un interés en las víctima y no en los ideales, es decir, humanizando los conflictos y dejando un gran legado en la memoria colectiva y en la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario