¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

miércoles, 23 de marzo de 2016

PROPAGANDA Y MARKETING

Edward Bernays, sobrino de Sigmund Freud, se hizo un hueco en la historia de las relaciones internacionales al trabajar como propagandista de guerra para EEUU en la II Guerra Mundial. Sin embargo su verdadero éxito fue aplicar las teorías de su tío sobre las fuerzas irracionales que gobiernan nuestras decisiones, no para curar alteraciones psíquicas, sino para seducir al consumidor a que compre ciertos productos. La estrategia era asociar los productos con personalidades y con la idea de sentirse diferente, más allá de la funcionalidad del producto o su necesidad. De un cliente a otro Bernays se convirtió en un rico líder y pionero de las relaciones públicas y el marketing.
Bernays aprovechó las ideas de su tío el cual fue padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX. Lo cual era eficiente y era gran publicidad a que el consumidor comprará ciertos productos, vinculando productos con sus deseos y emociones.

La propaganda es una importante herramienta de la promoción que sirve para dar a conocer, por una parte, doctrinas, ideas y puntos de vista; y por otra, información referente a una organización, sus productos, servicios y/o políticas. Todo ello, con la finalidad de atraer compradores y lograr incrementar las ventas. Y tiene relación con las relaciones públicas ya que es la que se encarga de difundir o divulgar las estrategias que emplean para el público y lograr ver la reacción del público hacia el producto u organización interesada en vender.

El Gabinete de Comunicación es responsable de las relaciones informativas de la Universidad, informando a la sociedad a través de los medios de comunicación de sus actividades; así mismo, gestiona la publicación de las noticias y actividades institucionales, a través de su agenda.
Al igual que los gabinetes de comunicación, es necesario planificar una buena estrategia de comunicación para conseguir una opinión pública favorable, siendo el vínculo de expresión entre la empresa y la sociedad. Una buena venta de un producto viene acompañado de un mensaje que satisfaga las necesidades del receptor: a través de heurísticos, los receptores asociaban los valores de Estados Unidos.


¿Cuál es la diferencia entre la propaganda y el marketing? Propaganda es una palabra derivada del latín “Propagare” que significa “Difundir o Multiplicar”. Ambos conceptos están relacionados, sin embargo las connotaciones de la propaganda han convertido a esta palabra en algo malo y sucio: la propaganda tiene una finalidad muy clara: el poder, mientras que el marketing busca la venta de un producto. ¿Cuál es el límite entre propaganda y marketing? A veces está muy difuso, pero depende de la capacidad crítica del receptor: Es necesario formar una ciudadanía crítica, que se pregunté el porqué de las cosas.

sábado, 19 de marzo de 2016

FUEGO SOBRE BAGDAD: LA GUERRA COMO ESPECTÁCULO

Todo régimen del miedo hace uso del espectáculo como herramienta de control del pueblo. Inspirados en Musolinni, el primer dictador que utilizó el deporte como forma de superioridad moral de la raza frente a otros pueblos, las diversas dictaduras y sistemas democráticos han seguido su ejemplo y se han servido de los Medios de Comunicación para deshumanizar los diferentes conflictos humanos que ocurren el planeta. La cobertura televisiva de las dos Guerras del Golfo o la de la Guerra de Vietnam son claros ejemplos del poder de las imágenes y los medios de comunicación (aunque luego puedan volverse en contra de los gobiernos, como en el caso de Vietnam).

FUEGO SOBRE BAGDAD

La película está basada en las experiencias del equipo de productores y transmisión de la cadena de televisión CNN(Cable Network News) y sus reportajes sobre la Guerra del golfo pérsico. La historia es basada en las experiencias del productor de la CNN Robert Wiener (Michael Keaton) que junto a Ingrid Formanek (Helena Bonham Carter) llegan a la ciudad de Bagdad para cubrir la noticia sobre los acontecimientos que estaban sucediendo en esta ciudad. Esta película cuenta con las apariciones de Lili Taylor, Bruce McGill, David Suchet, Robert Wisdom, Joshua Leonard, Paul Guilfoyle, John Carroll Lynch, Michael Cudlitz, Hamish Linklater, Jason Antoon y Kurt Fuller.

La clave del éxito es estar en el lugar y en el momento adecuado. Esto fue lo que le sucedió a Robert y a su equipo, ya que no cogieron el primer vuelo y se quedaron esperando al siguiente. Además, gracias al cuádruplex pudieron contar en primicia y en directo el bombardeo y ser el único medio de comunicación presente allí.

En la guerra del Golfo (1990-1991) durante la operación “Tormenta del desierto”. La CNN presentó el panorama de esta guerra sólo con la estética de la tecnología, sin planos de dolor, sin sangre, sin víctimas. Lo que Estados Unidos quería en esta guerra era “crear en la opinión pública una sensación de confianza en la decisión del primer mandatario de enfrentar una guerra contra Irak como último recurso por el bien de la humanidad.” (Maydana, 2011) Es aquí donde la CNN comenzó a ejercer su papel como fuente de información del Ministerio de Defensa de los Estados Unidos.


EL IRAK DE SADAM HUSSEIN

Cuando hablamos del Iraq contemporáneo, uno no puede dejar de pensar en la controvertida figura de Saddam Hussein. El Rais iraquí es uno de los mayores objetos de demonización de Occidente , acusado ​​de todo tipo de crímenes y usado ​​como un arquetipo de la tiranía. Pero las construcciones de los biógrafos propagandistas del imperialismo estadounidense no coinciden con los hechos: Saddam Hussein fue uno de los líderes más brillantes y con visión de futuro en el Medio Oriente en los últimos años, capaz de dirigir un país de la ruina a la prosperidad, de no ceder a las amenazas y a la arrogancia extranjeros, y para nada responsable de esas “atrocidades” de manera tan vil atribuídas a su figura.

Cuando Saddam Hussein se hizo cargo de las riendas del país medioriental , tenía ante sí una situación muy deteriorada, insegura y subdesarrollada económica, cultural y socialmente . El Rais iraquí levantó a Iraq de la pobreza , creando un régimen próspero y culturalmente avanzado. La alfabetización en 1973 era sólo el 35 % , y tan sólo nueve años más tarde , las Naciones Unidas declararon Irak “libre de analfabetismo “, con una población alfabetizada de más del 90 % , y un porcentaje de 100 % de los jóvenes que iban a la escuela . Dos años más tarde, en 1984 , las propias Naciones Unidas admitieron que “el sistema educativo de Iraq es el mejor jamás visto en un país en desarrollo .” El sistema educativo iraquí era también uno de los mejores del mundo por la calidad; la tasa de los estudiantes que promovieron fue más alta que en otros países árabes, y el gobierno de Saddam , entre 1970 y 1984 , gastó sólo para la educación el 6% del PIB, equivalente al 20% de los ingresos anuales del país. En la práctica, el gasto del gobierno de Bagdad para cada estudiante era aproximadamente de $ 620, una cifra alta para un país en el mundo en desarrollo. Y ésto cuando Saddam Hussein era el hombre fuerte en Bagdad sólo por una década. Más tarde , de 1976 a 1986 los estudiantes de la escuela primaria aumentaron un 30 % , y las estudiantes femeninas un 45 %, síntoma de la creciente emancipación de la mujer , y el número de niñas que estudiaban era del 44% del total, casi a la par con la masculina . Otro resultado importante del fervor cultural de Saddam Hussein se obtiene en el ámbito universitario, la Universidad de Bagdad , fundada en 1957 , contaba con más de 33 mil alumnos entre 1983 y 1984 , el Instituto Técnico de más de 34.000 , la Universidad de Mustansirya más de 11 mil. Estas altas cifras , que muestran el florecimiento cultural baazista de Irak , llevaron al New York Times en 1987 , a bautizar a Bagdad como “el París del Medio Oriente. ”

De 1973 a 1990 se construyeron miles de kilómetros de carreteras , se completó la electrificación , y se estableció un sistema de salud y un sistema escolar totalmente gratuitos. Las infraestructuras del Irak son todas obras del liderazgo de Saddam Hussein , la mayoría de los aeropuertos que operan actualmente en Irak fueron construidos por Saddam ( el aeropuerto internacional de Basra , el internacional de Erbil, el de Bagdad ), la carretera más grande país ( la llamada “Freeway 1 ” , 1200 kilómetros de largo ) se construyó a partir de 1990 . Saddam Hussein se hizo muy popular en Irak por sus viajes constantes , en los años 70 , por todo el país , para garantizar que todos los ciudadanos tuvieran acceso a un refrigerador y a electricidad, una de las bases y una de las más grandes victorias del Partido Baath en Irak. La salud de Irak fue una de los mejores de la región , la tasa de mortalidad infantil fue de 80 personas por cada 1.000 habitantes en 1974 a 60 por 1.000 en 1982 a 40 por 1.000 en 1989. La mortalidad de menores de cinco años se redujo de 120 por cada 1.000 niños en 1974 a 60 por 1.000 en 1989 . El sistema de salud iraquí también estuvo entre los mejores en cuanto a calidad : dicen UNICEF y la Organización Mundial de la Salud que ” a diferencia de otros países más pobres , Irak ha desarrollado un sistema occidental de hospitales de vanguardia que usa procedimientos médicos avanzados , y ha producido físicos especialistas “. Antes de 1990, según informes de la OMS, tenía acceso a la atención médica gratuita y de alta calidad el 97% de los residentes urbanos y más del 70 % de las rurales , porcentaje infinatamente más alto si se compara con los de otros países desarrollo.

LA GUERRA COMO ESPECTÁCULO

El montaje de la guerra del Golfo fue un claro ejemplo de lo que los situacionistas llaman el espectáculo — el desarrollo de la sociedad moderna hasta el punto en el que las imágenes dominan la vida. La campaña de relaciones públicas fue tan importante como la militar. La manera en que la táctica escogida fuese presentada en los medios de comunicación tenía un importante valor estratégico. No importaba tanto el valor “quirúrgico” del bombardeo como su cobertura por los medios de comunicación; si las víctimas no aparecían era como si no existieran. El efecto “Nintendo” funcionó tan bien que los eufóricos generales tuvieron que tomar precauciones contra el exceso de euforia general, por miedo a que cualquier fallo en su estrategia pudiera provocar una desilusión posterior. Las entrevistas con los soldados en el desierto revelaron que ellos, como los demás, dependían casi totalmente de los medios de comunicación para conocer lo que supuestamente estaba ocurriendo. El dominio de la imagen sobre la realidad fue percibido por todo el mundo. Una parte importante de la cobertura se dedicó a la “cobertura de la cobertura”. Dentro del espectáculo mismo se presentaron debates superficiales sobre el nuevo grado obtenido por la espectacularización universal instantánea y sus efectos sobre el espectador.

Este dominio de los medios estuvo reforzado por el propio condicionamiento interno del espectador. Cuando la gente está reprimida social y psicológicamente, es fácil atraerla a espectáculos de violencia, que permiten a sus acumuladas frustraciones explotar en orgasmos de orgullo y odio colectivo socialmente aceptables. Al estar privados de logros significativos en su propio trabajo y en su ocio, participan indirectamente de las empresas militares que tienen un indiscutible efecto real. Como carecen de una comunidad genuina, se emocionan ante la idea de compartir un proyecto común, aunque sólo sea el de luchar contra el mismo enemigo, y reaccionan con enfado ante cualquiera que contradice su imagen de unión patriótica. La vida del individuo puede ser una farsa, la sociedad puede estar descomponiéndose, pero todas las complejidades y dudas quedan temporalmente olvidadas en la seguridad personal que le procura la identificación con el estado.

LAS GUERRAS NO SON UN ESPECTÁCULO

Decía Carl von Clausewitz que "la guerra es la continuación de la política por otros medios". No seré yo quien apruebe esta frase tópica de este militar prusiano, pero si tiene algo de razón. la política es una confrontación, una pugna de ideologías y, por un ende, una batalla hegemónica donde los ejércitos nos son los soldados sino los argumentos.

Vivimos rodeados de violencia y de conflictos. Nuestra propia existencia es un conflicto ( aunque no sea armado). Sin embargo como comunista y humanista, no puedo defender las guerras porque siempre son por los mismos motivos económicos, hegemónicos y egoístas. La amnesia colectiva que sufre la sociedad nos hace olvidar miles de conflictos que ocurren el mundo que parecen distantes gracias a los Medios de comunicación, quienes lo han convertido en un mero espectáculo deshumanizando al hombre y sembrando la indiferencia mientras el silencio imperante de la sociedad se convierte en un cómplice de estas matanzas.

La propia guerra es una actividad económica, ordinario de la vida. Requiere grandes inversiones, mucha fuerza de trabajo, industrias de vanguardia, financiación a largo plazo… La guerra no se improvisa, sino que necesita una planificación milimetrada que implica gestión económica especializada y recursos materiales tan gigantescos como firme sea la voluntad de victoria.

La guerra constituye un derrame permanente, una fuga de recursos hacia la destrucción –que es lo que en sí mismo significa- que dejan de ir a los destinos que tienen que ver con las auténticas necesidades humanas.

La guerra tiene costes explícitos que están vinculados a la destrucción, a la obtención del armamento y de todo lo que es necesario para llevarla a cabo y también derivados de las nuevas condiciones productivas que genera. Pero actualmente la naturaleza de la guerra ha cambiado y, por tanto, también cambian las relaciones entre ella y la economía.

LA GUERRA Y EL CAPITALISMO

La búsqueda del control y del dominio, a su vez, definen el carácter imperialista de las distintas civilizaciones (incluida la capitalista) que fueron marcando la evolución y el trazado de la historia humana a partir del dominio hegemónico.

Las distintas "civilizaciones" a lo largo de la historia no fueron producto de la libre creación del espíritu y de la mente humana, sino un emergente de estrategias y políticas orientadas a la conquista (militar, económica, política y social) de las clases más poderosas sobre los estamentos más débiles de la población humana.

La guerra, el uso y el control del poder militar, la capacidad de destrucción masiva, fue el factor primario que posibilitó (por medio de la conquista) que grupos reducidos de individuos (las "clases dominantes") impusieran su voluntad sobre las mayorías y las condenaran a la servidumbre y el esclavismo.

Desde la antigüedad, pasando por Grecia y Roma hasta el "sistema capitalista", las guerras fueron herramientas estratégicas (claves) para la construcción de los distintos sistemas de dominio basados en el control masivo de poblaciones para concentrar (por medio de la explotación del trabajo social) poder y riquezas económicas.

Históricamente, los "ricos" (la concentración del poder económico) no nacieron de un repollo, sino que son el emergente evolutivo y transformacional de un sistema de dominio del hombre por el hombre (el control y el dominio sobre los "pobres") que descansa en última instancia en la concentración del poder militar y en la capacidad para hacer la guerra.

viernes, 11 de marzo de 2016

ADIÓS

Busqué en grandes campos amarillos mientras el sol se ponía. Busqué por sucias calles mojadas por culpa de la lluvia caída. Busqué por desérticas estaciones de tren de las que ningún nuevo viaje partiría jamás. Busqué y busqué, y no encontré nada. Decidí cerrar la cabeza de mi padre, y me lamenté por nuestra mala suerte.

Uno no puede elegir a la familia. Nos viene dada por herencia. Pero hay personas dentro de nuestra familia que nos marcan y nos ayudan en los momentos más difíciles. A pesar de todos nuestros errores y nuestras caídas ellos están ahí para ayudarnos a levantarnos y continuar nuestro camino.

La tristeza aparece siempre cuando menos te lo esperas. Es un sentimiento caprichoso que deja un vacío en tu interior y una sensación de pesimismo que pesa sobre tu alma. Vuelven acompañándola los buenos y los malos momentos que dejan cicatriz, que provocan dolor y agonía que nos recuerdan que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Porque nadie muere mientras es recordado y ni el paso del tiempo puede borrar nuestras huellas a pesar de haber finalizado nuestro camino. Y, aunque no podamos alzar la voz y gritar contra el silencio imperante y nos convirtamos en un susurro que se disipa por el aire, muchas veces son los muros y sus pintadas los que nos recuerdan y avivan la memoria colectiva mientras nos sumergidos en el mar de la amnesia y del olvido.

jueves, 3 de marzo de 2016

Matanza del 3 de marzo 1976

LOS SUCESOS DE VITORIA
Lo ocurrido aquel 3 de marzo de 1976 en Vitoria pasará a la historia como uno de los mayores actos represivos acaecidos durante la Transición Española.
Dentro del marco de reivindicaciones laborales y políticas que sacudían la España del momento, en Vitoria, miles de trabajadores iniciaban en enero de 1976 una huelga en contra del decreto de topes salariales y por mejores condiciones de trabajo. El 3 de marzo, con un masivo seguimiento, tenía lugar en la ciudad la tercera huelga general consecutiva. La respuesta policial fue intervenir la asamblea de trabajadores que se celebraba en la Iglesia San Francisco de Vitoria. Tras llamar al desalojo y sin dar tiempo al mismo, se lanzaron contra los trabajadores gases lacrimógenos dentro de la iglesia. Esta acción produjo la estampida de los manifestantes que fue respondida con cargas policiales, disparos de pistola y ráfagas de metralleta.
Aquel día 3 de marzo de 1976, en Vitoria, la represión policial ocasionó la muerte de 5 manifestantes y más de 150 sufrieron heridas de bala. Los autores y responsables de aquella matanza nunca fueron condenados ni las víctimas suficientemente reconocidas. La matanza no fue el principio del fin de la represión sino momento álgido de una realidad en la que trabajadores siguieron muriendo en las calles, que el entonces Ministro de la Gobernación, Manuel Fraga, consideraba suyas.

MANUEL FRAGA IRIBARNE, era el ministro responsable de la fuerzas del orden durante los sucesos de Vitoria de 1976. Fraga se encontraba en Alemania participando en una campaña diplomática (para vender internacionalmente una reforma avalada por la monarquía), cuando tuvo lugar la masacre y le sustituía en sus funciones el Ministro Secretario General del Movimiento ADOLFO SUÁREZ GONZÁLEZ.

Fraga junto con Rodolfo Martín Villa, Ministro de Relaciones Sindicales, y el General Campano, director de la Guardia Civil, intentaban, visitando a los heridos, reducir el impacto de su decisión.

Todavía prohibidos los derechos de reunión, manifestación y de huelga, los sindicatos, ilegales también, convocan huelgas en toda España. La respuesta del gobierno fue la habitual represión policial. Los altercados se multiplicaron y las huelgas generales de protesta se sucedieron durante varios meses.