¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

domingo, 3 de abril de 2016

SUPERMAN: EL HOMBRE DE ACERO Y LA CRÍTICA AL IMPERIALISMO

El planeta Krypton enfrenta su inminente destrucción debido a su núcleo inestable; el resultado de agotar los recursos naturales del planeta. El consejo gobernante es derrocado por el comandante militar de Krypton, el General Zod, y sus seguidores durante un golpe de estado. Sabiendo que el control de población artificial y el aislamiento han arruinado su civilización, el científico Jor-El y su esposa Lara lanzan a su hijo recién nacido, Kal-El, el primer niño kryptoniano nacido naturalmente en siglos, en una nave espacial a la Tierra después infundir su células con un codex de toda la raza kryptoniana. Después de que Zod mata a Jor-El, él y sus seguidores son capturados y exiliados a la Zona Fantasma. Sin embargo, ellos son liberados indirectamente cuando Krypton explota.

La película de Zack Snyder, o lo que es lo mismo, la versión de Superman criado en Kansas comienza haciendo hincapié en las razones de la destrucción del mundo del que proviene, Krypton. Krypton atravesó tres fases que se pueden apreciar brevemente: nacimiento, expansión y declive. La expansión que se nos relata en la película, nos habla de un imperialismo claro, donde se establecían puestos de avanzada coloniales con la intención doble de encontrar recursos nuevos y dar salida al exceso de población. El carácter expansivo de la población llevaría a la extinción de los recursos y a la necesidad de explotar su entorno hasta el punto de acabar con él.

Se trata de una visión a largo plazo de la dinámica capitalista (aunque más adelante veremos que es más una dinámica humana). La representación del final de una civilización por la extinción de sus recursos hace referencia al capitalismo salvaje y su necesidad de explotar su entorno de forma irracionalmente masiva con el único objetivo de enriquecer a unos pocos.

El imperialismo, fase superior del capitalismo de Lenin

La palabra imperialismo se usó por primera vez en el XIX y a finales de ese siglo se utilizaba con frecuencia gracias a las obras de historiadores como Conant y Hobson, para estos historiadores el imperialismo estaba íntimamente unido a intereses económicos. Esta acepción de la palabra sería retomada en el siglo XX por los historiadores marxistas, entre ellos Rosa Luxemburgo y Lenin, sobre todo este último que en su folleto El Imperialismo, etapa superior del Capitalismo critica la explotación de los pueblos de África y Asia por las ambiciones de la burguesía europea que necesita controlar mercados y materias primas. A partir de los historiadores y escritos marxistas el término adquirió unas connotaciones negativas y se hizo sinónimo de explotación y dominio de unos pueblos por otros. La palabra sigue teniendo vigencia hoy en día para designar la política agresiva y expansionista de un pueblo con respecto a otro.

Lenin explica que la época del capitalismo de librecambio toca su fin. Los capitalistas han dejado de ser competidores anónimos dentro de un mercado desconocido y la libre competencia se ha trasformado en su contrario. La competencia en la nueva época del capitalismo, se da ahora en unas condiciones nuevas en las que solo los grandes monopolios pueden competir entre sí. El estado ha dejado de ser propiedad de toda la burguesía para pasar a estar controlado solo por los sectores monopolistas de la burguesía. El estado sirve ahora solo a los capitalistas dueños de grandes monopolios.
La peculiaridad distintiva fundamental del imperialismo respeto al período preimperialista del capitalismo estriba en que el gran capital monopolista domina en las esferas económica, política e ideológica. De ahí que el imperialismo se denomine también capitalismo monopolista.

El imperialismo no revoca los fundamentos del régimen burgués. Bajo el imperialismo se conservan las bases generales del modo capitalista de producción. Como antes:

  • La propiedad de los medios de producción fundamentales sigue en manos de un pequeño puñado de capitalistas o de sus agrupaciones. 
  • Los trabajadores son objeto de explotación. 
  • El estímulo principal de la producción capitalista es el afán de ganancias. 
  • La economía de los países capitalistas se desarrolla en las condiciones de la anarquía de la producción y de la lucha competitiva, bajo el influjo de leyes económicas espontáneas. 
  • La ley económica básica del capitalismo, la ley de la plusvalía -ley económica fundamental del capitalismo sigue actuando también bajo el imperialismo.
El colonialismo y imperialismo fueron una consecuencia del gran capitalismo. El desarrollo de la producción en masa requirió de crecientes mercados y de fuentes de materias primas. Para obtenerlos, cada potencia industrial trató de asegurar la posesión de territorio en calidad de colonias, especialmente en el África y en Asia. Esto es lo que se llama Colonialismo.

El desarrollo del colonialismo y del imperialismo trajo consigo una serie de manifestaciones ideológicas típicas. Ellas constituyeron una forma de justificación y, a la vez, una defensa de la actividad colonialista e imperialista.

Entre los rasgos más importantes de tales expresiones ideológicas sobresalen los siguientes:
  • Un acentuado nacionalismo, que tendía a colocar a la propia nación por sobre las demás, exagerando sus virtudes y proclamando la posesión de cierta misión universal.
  • Una creencia sobre la superioridad del hombre frente a las poblaciones de color, la ideología colonialista proclamaba la misión civilizadora que supuestamente le correspondía desempeñar al europeo, misión que presuntamente debía realizarse a través de la constitución de los imperios coloniales.
El cine como crítica al capitalismo
Si el cine desarrollara con espíritu comprometido su labor social, debería reflejar los movimientos, inquietudes y pensamientos de la sociedad de su tiempo. ¿puede convertirse el cine en una herramienta de propaganda?  de hecho, ya lo ha sido durante la primera mitad del siglo XX y la Guerra Fría, pero ¿puede convertirse en una herramienta de crítica al capitalismo a través de la ficción?

Karl Marx ya planteó hace dos siglos que el capitalismo no podría sostenerse por su tendencia a acumular la riqueza en unas pocas personas que romperían el esquema básico de la economía (la ley de oferta y la demanda) ya que la demanda disminuiría y, aunque la oferta se mantuviera estable, el consumo sería menor lo que obligaría a bajar los precios, por lo que la riqueza generada (la plusvalía) sería menor.

El cine y la propaganda es una importante herramienta de la promoción que sirve para dar a conocer, por una parte, doctrinas, ideas y puntos de vista; y por otra, información referente a una organización, sus productos, servicios y/o políticas. Todo ello, con la finalidad de atraer al espectador y lograr incrementar las ventas, viendo  la reacción del público hacia el producto u organización interesada en vender.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada