¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

martes, 26 de enero de 2016

LA CORTINA DE HUMO. LA ESTRATEGIA DE LA DESINFORMACIÓN


De un modo muy general, el problema de la efi­cacia comunicativa puede formularse señalando que los signos-estímulo transmitidos provocan unas mu­taciones psíquicas en el destinatario, que se manifiestan en forma de signos-respuesta. Este fenómeno constituye una de las preocupaciones centrales de los pedagogos, de los moralistas, de los políticos que buscan los votos o la adhesión de las masas, de los profesionales de la publicidad y en general de todos aquellos cuyas profesiones están en mayor o menor grado basadas en la formación o mutación de los estados de opinión pública y de las conductas consiguientes a tales estados de opinión. Tan importante es este fenómeno en la vida social contemporánea, que en una conferencia de profesionales norteamericanos de publicidad, uno de los ponentes, con énfasis pragmático, pudo declarar que el objetivo principal de la comunicación es el de formar o cam­biar las opiniones de otras personas.

Influir y persuadir son dos actividades no sólo lícitas, sino en algunos casos necesarias y obligatorias, pues se trata de una actividad cotidiana en las relaciones intersubjetivas y sociales. Aunque puedan ser utilizadas como sinónimos las palabras influir y persuadir, es mejor darle al término influir un sentido más amplio, incluso para situaciones en las que no hay conciencia de influencia sobre el otro. 



Sabemos por las leyes perceptuales que todo puede influir porque todo es comunicación, desde un saludo sonriente hasta llevar una corbata. Los padres, los líderes y los “ídolos” influyen constantemente sobre la conducta de otros, aún sin proponérselo y aún sin tener la mínima intención de persuadir o de ser modelos a imitar. El influir unos sobre otros es una condición del ser humano y es lo que permite su sociabilidad.

La persuasión es una actividad consciente que con una intencionalidad explícita intenta modificar la conducta de los otros mediante el lenguaje de la comunicación.

La persuasión intenta modificar las conductas, pero también la percepción del otro, su punto de vista, su esquema referencial. 
Desde este concepto, vemos que tanto en la propaganda como en la publicidad se cumple el acto de persuadir; pero esto también sucede en la educación, en las terapias, en las relaciones familiares o de amigos y vecinos; en los escritores, en los encuentros de estudio, etc.
La desinformación ha existido siempre, pero su utilización masiva a través de los medios de comunicación surge a consecuencia de la conflictividad creciente de los grupos humanos, y más concretamente a consecuencia de los procesos revolucionarios.

El punto de partida de la consideración, siempre cierta, de la necesidad de utilizar la información como arma, lo que inevitablemente trae consigo la necesidad de modificar la información en función de unos objetivos concretos de alguna de las partes del conflicto.

Para que exista desinformación es necesaria una intención. Sin intención de desinformar no hay desinformación. Podría haber desidia, falta de información, carencia, pero nunca desinformación. Una información truncada o insuficiente, si es resultado de un proceso intencional, es siempre deformadora.

En la guerra psicológica, de gran importancia en todo tipo de conflicto, los adversarios recurren siempre a mecanismos desinformativos. A través de mensajes tratarán de provocar en el receptor cambios de opinión, de actitud o de actuación favorable al objetivo táctico o estratégico propio. La "veracidad" del mensaje se sustituye entonces por la credibilidad subjetiva. Lo importante no es que un mensaje sea o no cierto, sino que sea creíble. De ahí que la persuasión se convierta en la principal preocupación del emisor de mensajes informativos.

Siempre bajo las premisas del adagio "convencer es vencer".

La desinformación transciende a la ética y su única norma es la efectividad y el éxito mediante la confusión del adversario y el debilitamiento de su resistencia. Con mensajes construidos hábilmente el emisor consigue englobar al receptor en su sistema. De ahí que pueda presentarse dentro de un abanico tan amplio que va desde la falsedad hasta una aproximación tal, con la información veraz, que el límite es difícilmente perceptible.

Jean Ferré la define como "la técnica que consiste en proporcionar a terceros informaciones generales erróneas llevándoles a cometer actos colectivos o a difundir opiniones que correspondan a las intenciones del desinformador".


La cortina de humo

Apenas dos semanas antes de las elecciones presidenciales americanas, surge un enorme escándalo en Washington. El presidente es acusado formalmente de abuso sexual a una menor, un asunto que amenaza con hundir la candidatura para su segundo mandato.Pero antes de que el incidente pueda causar un daño irreparable, un misterioso personaje es llamado a la Casa Blanca. Se trata del asesor Conrad Brean (Robert De Niro), que posee la extraña habilidad de manipular la política, la prensa y lo que es más importante: al pueblo americano. Anticipándose a la reacción de la prensa, Brean hábilmente desvía la atención creando una historia más grande y mejor: declarar la guerra a un país remoto. Con la ayuda de Stanley Motss (Dustin Hoffman), un famoso productor de cine y televisión afincado en Hollywood, y su irreverente entorno, Brean reúne un increíble gabinete de crisis que trama un conflicto universal muy distinto de los vistos hasta entonces en la todopoderosa CNN.

Basada en la novela titulada American Hero de Larry Beinhart; la película muestra en clave de comedia el cinismo de la política exterior norteamericana. La fotografía corre a cargo de Robert Richardson, colaborador de directores como Oliver Stone y Martin Scorsese. La banda sonora está escrita e interpretada por el guitarrista y cantante del grupo Dire Straits, el escocés Mark Knopfler.

La desinformación es uno de los recursos más importantes del poder político para minar la resistencia de sus adversarios. De ahí que sea precisamente el poder político el máximo difusor de mensajes desinformativos. Para que el mensaje desinformativo sea eficaz precisa de un calculado y permanente goteo en su difusión. La elección del momento es un aspecto esencial para la eficacia del mensaje. No es casual, por tanto, que sea casi siempre en determinados contextos cuando los medios de comunicación difunden informaciones con claros signos desinformativos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada