¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

viernes, 10 de octubre de 2014

Ljudmila Mijailivna Pavlichenko



Un 10 de octubre de 1974 fallecía la Ucraniana Ljudmila Mijailivna Pavlichenko, francotiradora del Ejército Rojo soviético que combatió a los nazi-fascistas durante la invasión. Las bajas confirmadas fue de 309, incluyendo a 36 francotiradores enemigos.

Nació el 12 de Julio de 1916, en la pequeña localidad de Belaya Tserkov (cuyo nombre significa Iglesia Blanca), en Ucrania. Era una joven prodigiosa para los estudios, aunque era muy independiente y testaruda. Al terminar su noveno grado ella y su familia se trasladaron a Kiev (Capital de Ucrania). Una vez establecida en la ciudad trabajo en un arsenal, al mismo tiempo se unió a un club de tiro donde demostró un maravillosos talento como francotiradora. En 1937, como estudiante de la Universidad de Kiev defendió con éxito su tesis sobre Bogdan Jmelnytsky ((jefe Militar Cosacp, lidero un levantamiento en 1648, contra la alta nobleza de la Comunidad Polaco-Lituana, con el objetivo de crear un estado independiente cosaco. En 1654 firmó el Tratado de Pereyáslav con el zar de Rusia, lo que condujo en la práctica a una pérdida de la primera independencia de Ucrania dentro del Imperio ruso, y luego en la Unión Soviética). Cuando los alemanes comenzaron la invasión de la Unión Soviética el 22 Junio de 1941 (Operación Barbaroja) Lyudmila Pavlichenko era un estudiante de 24 años de edad, en la Universidad Estatal de Kiev, especializándose en la historia. Y sin dudarlo, ella y muchos de sus compañeros se apresuraron a enlistarse en el ejército, pero el oficial de reclutamiento la miró con asombro. Tenía el aspecto de un modelo, con las uñas bien cuidadas, ropa de moda, y el peinado. Pavlichenko dijo al reclutador que quería llevar un rifle e ir a la lucha. El reclutador se echó a reír y le preguntó si sabía algo acerca de rifles, Lyuda sacó su certificado de francotiradora para demostrarle que no era ignorante en la materia, entonces el reclutador trató de persuadirla para convertirse en una enfermera de campo, pero ella se negó.

En Mayo de 1942, Lyudmila Pavlichenko había ascendido al grado de teniente gracias a su hazaña de abatir a 257 soldados enemigos. En Junio de 1942, fue herida por fuego de mortero y tuvo que ser evacuada a un hospital, donde pasó un mes recuperándose de sus heridas. El alto mando consideró que sería malo para la moral de la tropa que la famosa Lyudmila fuera abatida por el enemigo, así que la retiró del frente por razones propagandísticas. Después de abandonar el frente, viajó a Canadá y Estados Unidos, para hacer propaganda de la causa soviética y defender los valores comunistas. Lyudmila será el primer ciudadano soviético en visitar la Casa Blanca y entrevistarse con el presidente de EEUU, Franklin D. Roosevelt. Su éxito propagandístico le proporcionó el rango de Comandante y su abandono definitivo del frente al ser nombrada instructora de francotiradores. Su total de muertes confirmadas durante su estancia en primer línea fue de 309, incluyendo la muerte de 36 francotiradores alemanes destinados a cazarla.

En 1943 será condecorada con la Estrella de Oro de la medalla de héroe de la Unión Soviética. Finalizada la guerra, continuará su labor de historiadora, conjugándola con su cargo de “ayudante” del Cuartel General de la Armada Soviética. Lyudmila falleció el 10 de Octubre de 1974, quedando su recuerdo como el de la perfecta heroína soviética, fiel al Partido por encima de todas las cosas. Un modelo perfecto para la propaganda.

Luchadora, partisana y compañera
siempre con el fusil en la mano
preparada para combatir

Con la vista y la mano certera
combatiendo con los compañeros partisanos
bajo la bandera Vencer o Morir

Siempre en primera fila, siempre con el fusil armado
siempre con la revolución en el corazón
combatiendo contra el enemigo que había ocupado
las tierras de URSS, la patria del proletariado

Siempre estás en nuestro recuerdo y nuestra memoria
compañera, guerrillera, camarada
dejaste tu huella marcad en la historia,
huella que jamás será borrada




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada