¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

lunes, 10 de marzo de 2014

CINCO MINUTOS


MONÓLOGO INTERIOR

El panorama es espantoso. Nos avisaron hace cinco minutos. No llegamos a tiempo ¡dios! Estoy destrozado. Ver a ese niño atrapado entre los hierros… fue horrible. No pude hacer nada, no pude salvarle. Ver cómo su vida se desvanecía entre mis brazos… solamente por cinco minutos… si hubiera llegado antes… ¡solo por cinco malditos minutos! Tenía que haber llegado antes… tenía que salvarlo… ¡solo por cinco minutos!

SOLILOQUIO

Llegamos tarde. Aunque solamente tardamos cinco minutos, los coches estaban destrozados y ardiendo. Vimos a un niño atrapado entre los escombros. Intentamos sacarlo sin éxito. El niño murió delante de nuestros ojos. No pudimos hacer nada. Estoy hecho polvo.

ESTILO INDIRECTO

Dionisio Rodríguez, bombero contó que llegaron a los cinco minutos del accidente y añadió que él fue el primero en acercarse, viendo los coches siniestrados. Estos formaban un amasijo de hierros incendiados. También había un niño atrapado entre los hierros que falleció. No pudo hacer nada. Declaró que había sido espantoso. Dionisio  finalmente concluyó que estaba hecho polvo.

ESTILO INDIRECTO LIBRE

Llegaron a los cinco minutos del accidente. Cinco malditos minutos. Los bomberos no pudieron hacer nada para sacar al niño de los amasijos. Dionisio, el bombero, lo intentó por todos los medios posibles. ¡Dios mío! No pudieron salvarle la vida. Fue espantoso.

ESTILO DIRECTO

¡Dios Mío! Y yo sin poder hacer nada…
Dionisio Rodríguez era bombero. Acababa de recibir una llamada que avisa de un incendio, donde un niño estaba atrapado entre los escombros de los automóviles. Llegaron al lugar del incendio, pero no pudieron hacer nada:
-          Llegamos a los cinco minutos- relató a las cámaras- Nos habían avisado de un incendio que se había producido tras un accidente de coche.
Paró un momento para recuperar el aliento.
-          Encontramos a un niño entre los amasijos. Intentamos sacarlos de allí pero no pudimos. ¡dios! El niño murió delante de nosotros y no pudimos hacer nada. Estoy hecho polvo…

DISCURSO NARRATIVIZADO

Llamaron a los bomberos. Había ocurrido un accidente. Los bomberos llegaron a los cinco minutos. Dionisio fue el primero en acercarse para intentar salvar al niño que estaba entre los escombros.
A pesar de todos los intentos, la tragedia se cristalizó y no pudo hacer nada para salvarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada