¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

domingo, 16 de febrero de 2014

No Volverán. La Revolución venezolana ahora.

La revolución bolivariana nos encontró, a muchos cuadros y militantes revolucionarios, dejando en la última década de lado, la formación de las generaciones de relevo. Allí reside una de las causas por las cuales resulta tan difícil ubicar cuadros tecnopolíticos, calificados para la gestión y adecuadamente formados políticamente. Por ello, robándonos horas de sueño, descanso y de vida familiar, consideramos importante escribir un texto problematizador que le permitiera a las nuevas generaciones adentrarse en el proceso caótico y multireferencial de construcción de la revolución bolivariana.
Este es un texto crítico sobre la izquierda, los militares y los patriotas. Quienes venimos de la izquierda lo hacemos desde múltiples experiencias hermosas que nos permitieron aprender haciendo, pero a decir verdad no nos posibilitaron "el asalto al poder". Al contrario éste nos resulte esquivo. Por ello, buena parte del trabajo constituye una crítica – autocrítica revolucionaria sobre nuestras experiencias diversas.
Pocos esfuerzos hacemos los revolucionarios por sistematizar nuestro recorridos y acumulados. Este texto pretende presentar la herencia libertaria que nutre la revolución bolivariana desde la perspectiva crítica de nuestros puntos de vista. No puede ser interpretado como un ejercicio historicista, que ajusta su rigor técnico – científico a la presentación exhaustiva de los hechos tal como los relatos oficiales los han dispuesto en los anaqueles de las academias.
El presente documento es una pequeña crónica de nuestra revolución que a dos manos, unos inexpertos reparadores de la historia, hemos querido reconstruir. Sin la arrogancia característica de quienes se creen dueños de interpretacines absolutas y definitivas, no pretendemos ser agentes de discordia sino promotores, catalizadores del debate estratégico – político entre revolucionarios, en aras del reconocimiento de nuestra especificidad.
Por otra parte, resulta significativo y emblemático que muchos de los militares de contrainsurgencia luego dirigieran buena parte de la lucha revolucionaria. Ello implicó, una aproximación reflexiva y por ende de revisión de paradigmas cívico militar cuyas aristas no han sido aprovechadas pedagógicamente aún. Otro tanto ocurrió con los nacionalistas quienes tuvieron que aprender aceleradamente que los sueños demandan una buena dosis de lógica política y de tiempos de ejecución.
Estos aspectos nos parecen profundamente enriquecedores, porque nos permiten develar la unidad en la diversidad que se expresa en el movimiento bolivariano, lo cuál eleva mucho más la valoración que desde cualquier ángulo se le haga al líder del proceso. Hugo Rafael chávez Frías es una suerte de director de orquesta sinfónica que bajo su tutela ha propiciado la construcción de una hermosa melodía rebelde y justiciera: la revolución bolivariana.
De acá que en la presente edición realizamos un esfuerzo síntesis que conjuga la fragua de la revolución bolivariana más allá del 4 F y del triunfo electoral de Hugo Chávez y el bloque del cambio en el 98. Hemos excavado en las profundas vetas del recorrido precedente, referenciado a los primero intentos democráticos de fines de 1940 cuando Gallegos es separado del gobierno.
Continuamos nuestro tránsito histórico revisando los vaivenes de la experiencia de la democracia representativa y petrolera que durante más de cuarenta años instaló en el poder a una jerga rancia de lacayos del imperio. Años en los que también, las fuerzas revolucionarias se debatían en la dicotomía lucha armada – práctica democrática.
Más adelante se hace referencia a lo que nos atrevemos a llamar, los hitos estelares de la revolución bolivariana, a saber, los años prerevolucionarios donde se produce una dinámica muy intensa y se desarrollan saltos cualicuantitativos en el propio pueblo insumiso que decididamente comienza a adoptar un papel protagónico por su autoliberación. El punto de inflexión paz democrática – situación prerrevolucionaria, se sella el aciago 27 de febrero de 1.989.
Una segunda parte del trabajo se dedica a estudiar críticamente las actuaciones del movimiento bolivariano en gobierno. Y en esta revisión crítica entendemos que nuestro punto de vista es sólo uno, dentro de la multiplicidad de enfoques y perspectivas interpretativas. Nuestra intención es contribuir a propiciar debates y evaluaciones críticas de éstas actuaciones y nunca erigirnos en la conciencia colectiva. Estamos reflexionando y aprendiendo y, queremos aprender juntos.
En algunos casos las críticas se refieren a los partidos y organizaciones revolucionarias que hacen parte del polo patriótico. Ello no implica un desprecio por los partidos. Si bien los autores no forman parte de ninguna franquicia partidaria, entendemos que habría resultado imposible avanzar hasta donde lo hemos hecho sin el esfuerzo de los partidos políticos del proceso, especialmente el Movimiento Quinta República, el Partido Patria para Todos, PODEMOS, el Partido Comunista de Venezuela (PCV), el Movimiento Electoral del Pueblo (MEP) y la Liga Socialista. Hasta experiencias organizativas más inéditas o localizadas como la UPV, Esperanza Patriótica o los Tupamaros, por tan solo citar algunos, han dado su decidido aporte a la construcción del sueño común.
Y es que los movimientos sociales, los partidos más radicales o las personalidades no están exentas de los mismos errores en que pudieron haber incurrido los partidos o en otros igualmente significativos. Ello no es malo, al contrario debe ser visto como un proceso de soberanía cognitiva colectiva, de construcción compartida de nuestro horizonte programático.
La historia no ha llegado a su fin, la estamos construyendo. La ideología no ha muerto, que viva la ideología que edifiquemos en colectivo, inventando, errando, aprendiendo de nuestros aciertos y equivocaciones. Para ello dirigimos la mirada hacia el florido horizonte andado, hurgamos en los sinsabores y deleites de la acción consumada. Ese es el humilde aporte que procuramos significar con estas líneas.
Aprender de nuestra historia... de dónde venimos, nos permitirá comprender hacia dónde vamos y cómo estamos andando. En consecuencia, se aceptan correcciones, enmiendas, aportes, añadiduras, críticas, etc. por cuanto es un texto inacabado.
Aquí todos somos necesarios y nadie es dueño de la verdad. Cada uno es co-autor de buena parte de los éxitos y responsable de aunque sea de una milimétrica parte de los errores. El reto está en derrotar la soberbia y decidirnos a mejorar de manera compartida nuestras prácticas. En hora buena camaradas.
En estos hermosos días de cambios en la configuración política latinoamericana, días de venturosa compañía, en la que Venezuela y Cuba ya no están solas en su grito histórico de libertades, presentamos nuestro crónica de lucha, mostramos nuestras cicatrices y nuestros sueños realizados, con el único fin de que nuestro humilde recorrido sirva de ventana, y espejo a otras fraguas que se libran o están por librarse. El futuro nos pertenece; el padecimiento de nuestros pueblos germina en los fecundos campos de la justicia, la libertad, la igualdad, la solidaridad y el amor.
Haiman El Troudi
Luis Bonilla-Molina


Leer más: http://www.monografias.com/trabajos25/revolucion-bolivariana/revolucion-bolivariana.shtml#ixzz2thAm9noQ


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada