¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

domingo, 22 de junio de 2014

CONCEPTOS MARXISTAS


Materialismo dialéctico.
Marx consideraba a la dialéctica como el único método lógico de explicar una materia de estudio en constante desarrollo, es una ley de lógica.
 Pensaba que los estudios sociales podrían alcanzar la misma certeza que los demás. Su dialéctica aplicaba una flexibilidad a la lógica que le impedía distinguir entre probabilidad y rígida necesidad o reconocer que los supuestos son condicionales. La religión aporta sensaciones ficticias o imaginarias que desvían al esfuerzo por encontrar satisfacciones reales.
Para los marxistas es la base fundamental filosófica del marxismo, ya que como su nombre indica, es una combinación de la dialéctica hegeliana y el materialismo filosófico de Ludwig Feuerbach, Karl Marx y Friedrich Engels.
      
Determinismo económico.

Es el método mediante el cual una sociedad utiliza sus recursos, es la fuente de su existencia, su modo de producción explica su situación política y los cambios en el modo de producción se corresponden a sus cambios políticos.
Esta teoría le ha  permitido analizar a la Revolución Francesa como una revolución burguesa que promociono los derechos de una clase media. Pensaba que en la revolución de una sociedad no puede perderse nada valioso.
En las revoluciones de su tiempo ve un levantamiento por la toma de conciencia de la clase trabajadora ante su propia degradación.
Por otra parte, no valoró ningún sistema de reforma. 

Su lucha por las clases sociales

La lucha de clases es un concepto o una teoría que intenta explicar la existencia de un conflicto de intereses entre diferentes clases sociales, donde este sería un antagonismo inherente a toda sociedad estratificada en clases dominadas y clases dominantes.
Según Karl Marx la lucha entre las clases sociales es el motor de la historia, es decir que el conflicto entre clases sociales en sentido marxista, es decir la relación de los diferentes grupos de una sociedad con los medios de producción, ha sido la base sobre la que se produjeron los hechos que dan forma a la historia.
Esta lucha se da entre dos clases sociales antagónicas características de cada modo de producción. En las sociedades primitivas cuando la producción apenas alcanzaba para la subsistencia no existían clases sociales pero a partir de las sociedades esclavistas nos encontramos con dos clases antagónicas, esclavos y esclavistas, en el paso por la sociedad feudal nos encontramos con siervos y señores feudales y por último en la sociedad capitalista nos encontramos con el proletariado y la burguesía.
Esta lucha de clases se define por las características inherentes a cada una, de un lado la clase explotada, oprimida pero a su vez productora de bienes y servicios, creadora y modificadora de la realidad que la rodea y por la misma razón revolucionaria en tanto pretende cambiar el orden establecido. Del otro lado está la clase explotadora defensora de los beneficios que goza a expensas de la otra clase, sin interés en modificar la realidad que les beneficia y por la misma razón reaccionaria.
Para Marx el fin último de la historia es la eliminación de las clases sociales cuando la clase más desvalida y universal (el proletariado creado por el modo de producción capitalista) consiga "emancipar" a toda la humanidad.
El marxismo considera que las clases sociales aparecen en las sociedades con división social del trabajo, y que no todo el mundo trabaja de la misma manera, ni se relaciona del mismo modo con las fuerzas productivas.
Con la aparición de la propiedad privada la sociedad se divide en dos grandes grupos o clases: una fue la de las personas que poseen propiedad privada, que son dueñas de los medios de producción (tierras, fábricas) y por otra parte estaban  aquellas personas que no son dueñas de dichos medios y sólo disponen de la fuerza de su trabajo para sobrevivir.
De esta forma, son básicamente dos las clases sociales en toda sociedad que admite la propiedad privada de los medios de producción.
En está teoría Marx propuso que el obrero se uniera para hacer que sus derechos no fueran marginados y así controlar la burguesía

Teoría sobre el Hombre Nuevo

Marx, en oposición de la mayor parte filosófica (y especialmente a Aristóteles, que había visto  la esencia del hombre en la razón teórica en donde la meta es la pura contemplación), concebirá l hombre un ente que se produce a si mismo. Y este acto autogenerador del hombre es el trabajo.
Para marx, lo que el hombre es no puede terminarse a partir del espíritu ni de la Idea, sino a partir del hombre mismo de lo que este es concretamente el hombre real, corpóreo. El hombre no es un ser abstracto, fuera del mundo, sino que el hombre es en el mundo, esto es el estado y la sociedad.                                                                                                                                                                                                 
Esto significa que, en vez de buscar la esencia del hombre como determinación interior, Marx buscará relaciones exteriores en virtud del intercambio que cada hombre mantiene con la naturaleza y con los otros hombres.
 Para Marx el hombre es ante todo el conjunto de sus relaciones sociales, por este pensamiento, su opinión era  "... la esencia humana no es algo abstracto inherente a cada individuo. Es, en su realidad, el conjunto de sus relaciones sociales…"

(a)      Ideas filosóficas

Durante su juventud, y tras su formación en filosofía, Marx recibió la influencia del filósofo alemán predominante en Alemania en aquel tiempo, Hegel. De este autor tomó el método del pensamiento dialéctico, al que, según sus propias palabras, pondría sobre sus pies; significando el paso del idealismo dialéctico del espíritu como totalidad al materialismo histórico.
Una interpretación sobre el desarrollo de la obra de Marx, interpretación del francés Louis Althusser, considera que los escritos de Marx se dividen en dos vertientes. Esta interpretación es relevante en la exegética marxista, pero a la vez es muy polémica y pocos autores la mantienen al día de hoy. Althusser encuentra dos etapas:

En la primera etapa, Marx hasta 1845 pasó un periodo en que estudia la alienación y la ideología, desde una perspectiva cercana al humanismo influida en gran parte por la filosofía de Ludwig Feuerbach.
Paralelamente a estas ideas describe al hombre con diversas concepciones: lo considera un ser real de carne y hueso; es únicamente el resultado de la historia económica, un predicado de la producción de la misma.
Además, piensa que el hombre se realiza modificando la naturaleza para satisfacer sus necesidades en un proceso dialéctico en que la transformación de agente y paciente es transformación mutua.
Cuando Marx habla de 'realidad' hace referencia al contexto histórico social y al mundo del hombre y asegura que el hombre es sus relaciones sociales.                                                                                                                                                                              
Para Marx, lo que el hombre es no puede determinarse a partir del espíritu ni de la Idea sino a partir del hombre mismo, de lo que éste es concretamente, el hombre real, corpóreo, en pie sobre la tierra firme. El hombre no es un ser abstracto, fuera del mundo sino que el hombre es en el mundo, esto es el Estado y la sociedad.
La libertad, la capacidad de actuar eligiendo, está limitada a las determinaciones históricas, pero es, al mismo tiempo, el motor de aquellas cuando las relaciones sociales y técnicas entran en crisis.
“Dios, la Filosofía y el Estado constituyen alienaciones en el pensamiento, alienaciones dependientes de la alienación económica” era lo que Marx consideraba una única enajenación real.
Políticamente, el pensador alemán aboga por una sociedad comunista. Entre el hombre alienado (aquel que no coincide consigo mismo) y el hombre comunista (aquel que finalmente es igual a hombre) se coloca el proceso transformador. Sólo en la sociedad comunista habrá desaparecido toda alienación.
En la segunda etapa, Marx maduró (1845-1875): Según Althusser, 1845, el año de La ideología alemana y las Tesis sobre Feuerbach, marca la ruptura epistemológica , a partir de la cual Marx rompe con su etapa anterior, ideológica y filosófica, e inaugura un período científico en el cual desarrolla estudios económicos e históricos usando el método del materialismo histórico.
 Marx inaugura el continente historia, el cual es eminentemente el período de su magna obra: El capital. Crítica de la economía política.

El marxismo y la religión

Los marxistas revolucionarios sostienen que es necesario luchar contra un sistema social que sólo produce miseria y opresión para millones de personas. Y no rechazan la disposición a luchar por acabar con este sistema de nadie, aun cuando adhiera a cualquier religión. Sin embargo, sostienen e intentan demostrarle a sus compañeros de lucha que para transformar la sociedad de raíz, el marxismo  permite adoptar la perspectiva más adecuada para comprender científicamente la realidad, tanto como para elaborar un programa y una estrategia revolucionaria.                                                  


Para el marxismo, el universo es materia en movimiento y las ideas están determinadas por este movimiento de la materia. Dicho en palabras de Marx: “todas las relaciones sociales y políticas, todas las concepciones teóricas que aparecen en la historia, sólo se explican por las condiciones de existencia materiales de la época en cuestión. No es la conciencia de los hombres la que determina su ser, sino que, por el contrario, sus condiciones de existencia social determinan su conciencia.”

En este sentido, para los marxistas, las religiones son el producto de determinadas condiciones sociales de existencia. Dios no ha creado al hombre a su imagen y semejanza. Más bien, sostenemos que fueron los hombres los que crearon a Dios a imagen y semejanza de sus relaciones sociales.


1 comentario:

  1. ....nada nuebo,
    Lo de la plusvalia no esta
    Los desafectos con los socialistas antiautoritarios tampoco....

    ResponderEliminar