¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

martes, 2 de diciembre de 2014

AMÉN

Hasta entonces, me había limitado a escuchar y a obedecer, porque quería ser una niña buena. Sin embargo, ahora me daba cuenta de que yo no era igual a las otras alumnas, ellas eran hijas de familias ricas y lo tenían todo ¿Por qué? Yo había nacido pobre, ¿Por qué? Caí en la desesperación y grité para mis adentros: ¿Dónde estás? Te busco por todos los lugares reales e imaginarios: Te necesito; necesito tu ayuda ahora que la oscuridad cierne su velo ante mis ojos, privándome de las miradas de la gente, de los animales, de toda la creación del Altísimo. No me abandones ahora, no me dejes solo: yo nunca te abandoné; sacrifiqué todos mis bienes, dejé a mi familia, a mis amigos, a todos cuanto quería por seguir tu Palabra, seguir tu camino como una oveja que sigue al pastor. Camino por tu templo, desesperado. Tus ángeles me miran con desprecio desde las vidrieras; me lanzan miradas furibundas mezcladas con sonrisas malignas como si tramaran algo contra mí, contra mi alma, la cual te entregué fielmente. Estoy desesperado. Noto la voz del Maligno en cada esquina, en cada rincón oscuro de la iglesia, en tus propios ojos, en la mirada de tus fieles ángeles y de tu Santísima madre. Cojo los tomos de tu sagrada palabra. Me corto con las hojas secas de la Biblia. Mi sangre empaña las hojas, mezclándose con la tinta. Padre Omnipotente, ¿Por qué me has abandonado? ¿Qué hice mal? ¿Acaso mi alma pecó de soberbia cuando acepté tu palabra? ¿Acaso he tenido pensamientos impuros en mis rezos? ¿Por qué callas? ¿Acaso no te importan mis plegarias? ¡Respóndeme! ¡Te lo suplico! No obtengo la respuesta, impera el silencio. Noto como la rabia crece en mí ser. Se extiende como la lepra, dejándome marcas en mi cuerpo y alma, en mis creencias, en mis pensamientos… ¿Cómo puedo impedirlo? No obtengo respuesta. Solo el silencio se hace eco de mis palabras. ¿Me condenas a una vida de oscuridad, de vacío, de olor a azufre y fuegos ardientes de aquel ángel que se rebeló contra ti? Padre, ¿Por qué me has abandonado?

1 comentario:

  1. LETRAS LIBERTARIAS,SUEÑOS DE UTOPIA Y LUCHAS INTERMINABLES.......VENCEREMOS !!!!!!!

    ResponderEliminar